Suscríbete

Trump vs. Biden, ¿qué es la supresión del voto en EU?

La supresión del voto es una de las principales preocupaciones de camino a la recta final de las elecciones en Estados Unidos

Trump vs. Biden, ¿qué es la supresión del voto en EU?
Las elecciones en Estados Unidos serán el próximo 3 de noviembre - Foto: CJ Gunther/EFE/EPA
Mundo 21/10/2020 16:17 Redacción Ciudad de México Actualizada 18:04

Cada vez surgen más preocupaciones en torno a la supresión del voto de camino a las elecciones en Estados Unidos el próximo 3 de noviembre.

Desde críticas de organizaciones hacia las estrategias legales y otras prácticas sutiles para restringir el derecho al voto, hasta películas que abordan la problemática que afecta a ciertos perfiles demográficos, la supresión del voto no deja de ser un obstáculo rumbo a la recta final de las elecciones en el país vecino.

Entre las técnicas para evitar que ciertos perfiles demográficos votasen se indicaron la nueva documentación exigida para registrarse en el censo, el cambio de centros electorales al último minuto o la anulación de votos emitidos por correo.
 

¿Qué es la supresión del voto?

La supresión del voto (o supresión del votante, de acuerdo a la frase en inglés voter suppression) está relacionada con las estrategias enfocadas en desalentar el voto o impedir que ciertos grupos de personas puedan votar.

Usualmente, estas estrategias están dirigidas en contra de minorías raciales y las clases bajas.

La supresión del voto ha sido parte de la historia de la democracia en Estados Unidos desde sus primeras elecciones en las cuales sólo se permitió votar a los hombres blancos mayores de 21 años que fueran propietarios de tierras; entonces, el voto era considerado un privilegio y no como un derecho, como lo es hoy en día.

No obstante, incluso cuando el voto se convirtió en un derecho, surgieron normas que dificultaban ejercerlo. No fue sino hasta que se aprobó la Ley de Derechos de Votación en 1965 que muchas de esas prácticas se volvieron ilegales y se establecieron reglas para controlar los cambios de las leyes electorales desde el nivel federal.
 

voto1.jpg
 

No obstante, en 2013, dichas reglas que controlaban ciertos estados fueron revocadas por la Suprema Corte pues consideró que el monitoreo para evitar cambios discriminatorios ya no era necesario.

Libres de la supervisión federal, varios estados comenzaron a aprobar medidas para restringir el voto.

"Aparentemente lo hicieron con el objetivo de frenar el fraude electoral", explica Kenneth Mayer, profesor de la Universidad Wisconsin-Madison.

"Pero el objetivo real de estas leyes es el de que electores más propicios a votar demócrata -como los jóvenes, los pobres o los afroestadounidenses- se queden en casa", le dice Mayer a la BBC.

¿Qué medidas existen para suprimir el voto en Estados Unidos?

Una de las formas más sencillas de restringir el voto en Estados Unidos es hacer complicado el proceso para votar. Esto se logra por medio de prerregistros, la disminución de centros de votación o la ubicación estratégica de centros de votación.

Aunado a largas filas y prolongados tiempos de espera, este tipo de prácticas privilegian a los blancos mientras dificultan el acceso al voto a la gente de comunidades de color y de clase trabajadora, como se ha demostrado en diversos estudios.

Por ejemplo, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) realizó una encuesta sobre los tiempos de espera para votar que mostró que los votantes blancos esperaron un promedio de 10 minutos contra los 16 que debieron esperar los votantes de color.

Por otra parte, el día en que se llevan a cabo las elecciones en Estados Unidos también es una estrategia sutil que afecta a la clase trabajadora. La votación siempre ocurre en martes, un día laboral, lo cual hace complicado o incluso imposible que los trabajadores puedan acudir a votar sin consecuencias salariales debido al tiempo que deben invertir para lograr hacerlo.
 

voto3.jpg
Largas filas de votantes esperan fuerta de un centro de votación en Estados Unidos - Foto: Mark Makela/Getty Images/AFP
 

Este año, las votaciones tendrán un obstáculo extra que alargará aún más los tiempos de espera: las medidas sanitarias en vista de la pandemia de COVID-19.

Lo anterior ha causado la reducción de trabajadores en las mesas electorales y, por lo tanto, hay un menor número de centros de votación. Coincidentemente, estas medidas de prevención contra el nuevo coronavirus han afecto en mayor medida a comunidades de población negra.

Otra medida que restringe el derecho al voto son los requisitos de documentos de identidad. Si bien esta medida podría parecer incluso necesaria en un principio, un análisis más cercano demuestra cuán problemática y discriminatoria puede ser.

Aunque la identificación de los votantes tiene el objetivo de obstaculizar prácticas fraudulentas, también priva del derecho al voto a personas pobres, personas en situación de calle o incluso a aquellos que no conduzcan o tengan domicilios permanentes, como señala la BBC.

La realidad es que existen miles de personas en Estados Unidos que no tienen un documento de identidad por múltiples razones y son víctimas de las normas de identificación de los votantes que les impiden ejercer su derecho al voto.

Otra medida relacionada con la supresión del voto es la del voto por correo, más ahora que la emergencia sanitaria por el COVID-19 ha colocado a esta opción para votar como una alternativa segura para participar en las elecciones.
 

voto.jpg
El voto por correo se perfila como una de las opciones más usadas en las próximas elecciones debido a la pandemia – Foto: Mark Makela/Getty Images/AFP

Sin embargo, existen múltiples críticas al voto por correo, desde las de los Republicanos que afirman que esta modalidad facilita el fraude electoral hasta las de los Demócratas que señalan que podría derivar en que muchas boletas no sean contadas.

Antes de la pandemia, muchos estados solicitaban justificaciones para votar por correo y exigían que un notario o testigos firmaran las boletas que se enviaran por este sistema. Algunos estados han suavizado este tipo de restricciones pero otros las han mantenido.

Las purgas de las listas de votantes son otra estrategia de la supresión del voto en Estados Unidos. Existen estados que actualizan sus listas cada cierto tiempo para eliminar a aquellos cuyo registro ya no es considerado válido.

Por otra parte se encuentra el derecho al voto de las personas en prisión. La mayoría de los estados restringen el derecho al voto de los presos.

Aunque hay estados donde el derecho al voto se restaura cuando la persona cumple su sentencia, otros esperan hasta después del período de libertad condicional y de prueba o a que hayan pagado sus multas.

No obstante hay estados con normas más estrictas, como recibir el perdón del gobernador antes de poder ser añadidos al censo electoral.

Nuevas formas de suprimir el voto

El acceso a Internet ha demostrado ser un arma de doble filo. Por un lado, facilita el acceso a la información de manera veloz, pero por otro, también expone a los internautas a las famosas fake news, información falsa disfrazada de veracidad que puede confundir a la gente.

De esta forma, cualquier persona con acceso a Internet puede propagar información engañosa que obedezca a sus intereses políticos y convencer a otros de que ya pasó el plazo para registrarse como votante o que su centro de votación cambió de ubicación, de modo tal que haya gente que no pueda votar en las próximas elecciones.

mp/lae

Comentarios