Me hubiera quedado para estar en las calles: exiliados venezolanos en Miami
Foto: Especial

"Estamos llenos de miedo y esperanza", dicen venezolanos en el exilio en Miami

01/05/2019
09:40
Max Aub
Estados Unidos
-A +A
Vestidos con camisetas y gorras azules, amarillas y rojas, alrededor de 400 venezolanos exiliados en Miami llegaron a El Arepazo para pronunciarse a favor de la Operación Libertad

Miami.- La cita había sido pactada a las 13:00 horas en uno de los lugares más emblemáticos del exilio venezolano en Miami: El Arepazo, una pequeña y sencilla tienda de autoservicio y comida venezolana ubicada en una gasolinería. Antes de que llegara la hora acordada ya había un nutrido grupo de personas con camisetas, playeras y gorras multicolores: azul, amarillo y rojo, como la bandera de Venezuela.

Se escuchaban cánticos, dichos, versos y dobles sentidos contra Maduro y a favor del Presidente interino, Juan Guaidó. Fiesta, colorido, esperanza, llantos de alegría y enormes sonrisas. Jóvenes, adultos y menores, todos al unísono entonando por ratos el himno nacional de su país.

“Estamos llenos de miedo y esperanza, no podemos creer lo que está sucediendo, pero es posible que se derrame mucha sangre. Dios quiera y no sea así”, comenta Daniel de la Rosa a EL UNIVERSAL, quien es profesionista y desde hace dos años vive en Miami, pero es originario de Caracas.

“Donde la vida cada día era más insostenible, insoportable y aunque nos duele dejar nuestra tierra y especialmente nuestra gente que está luchando como lo hicimos mi esposa y yo, hay momentos en la vida que se deben tomar decisiones trascendentales, como lo que estamos viviendo hoy con Juan Guaidó”, dice con mucho entusiasmo.

danien_vene.jpg
Daniel de la Rosa de Caracas. Foto: Especial

“¡Esto parece un sueño!, ha sido una gran sorpresa para todos (los venezolanos), estoy segura de que este es el día más importante en los últimos 20 años de la vida política en mi país”, agrega Ángela González, esposa de Daniel.

“Sabemos que no es fácil y quisiéramos poder hacer más desde aquí, pero que valgan nuestras voces, los cantos, el estar parados horas esperando noticias y enviándoles todas nuestras oraciones”, agregó González.

Para las dos, tres y cuatro de la tarde, hora de Miami, el Sol todavía mantenía sus altas temperaturas; más de 32 grados centígrados, pero, según los especialistas, con una sensación térmica de más de 40 y la humedad a más de 70%.

“Nada, ni el calor ni la lluvia que de repente ha caído en días pasados nos va a mover”, dice Ángela. Alrededor de 250 venezolanos estaban agrupados frente a El Arepazo y se esperaban más.

angela_venezuela.jpg
Ángela González. Foto: Especial

Las palabras que por la mañana habían escuchado del embajador de Venezuela en Washington, Carlos Vecchio, los han mantenido muy animados.

“El mundo occidental, los países decentes nos apoyan, es increíble que en estos momentos haya gente que apoye a Maduro”, cometa Karla Senda a EL UNIVERSAL.

Está de acuerdo con lo declarado por Vecchio, “nada de esto se trata de un golpe de Estado, (Juan) Guaidó es el Presidente encargado constitucionalmente, después del fraude electoral de enero (por parte de Maduro) y lo único que está haciendo (Guaidó) es restituir la democracia en Venezuela”, asegura.

Casi simultáneamente, cuando hablaba el embajador Vecchio, el líder militar venezolano Vladimir Padrino daba un mensaje por televisión en el que dijo que todo estaba bajo control.

“¿Qué va a decir un sátrapa como ese tipo?”, se cuestiona muy molesto Daniel de la Rosa, “no podía decir otra cosa, pero ¿quién le va a creer a alguien que se la pasa mintiendo y que ha ocasionado tanto daño y tantas muertes?”, señala.

Algunos jóvenes, prácticamente recién llegados de Venezuela, estaban muy sorprendidos de lo que está sucediendo en su país. “Apenas tengo tres meses, no imaginé que esto podría suceder tan rápido. Me hubiera quedado para estar en las calles con mis amigos”, dice Dayana Kafernaoui.

dayana_venezuela.jpg
Dayana Kafernaoui. Foto: Especial

“Yo estuve en la calle muchas veces, la esperanza se va gastando cada vez que regresas a casa, si regresas; pero lo que ha pasado hoy es un verdadero alimento para todos nosotros, aunque estemos aquí (en Miami), sabemos lo que significa, sabemos que es lo que cada día estábamos esperando. Estamos muy contentos, pero tenemos miedo de lo que pueda suceder”, asegura.

Robert Rivas sólo tiene un mes de exilio en Miami. “La vida es ya insoportable, uno ya no sabe qué sigue, no quería dejar a mi gente, quería seguir en la calle, pero necesitaba un espacio”, confiesa este joven venezolano. “Es indescriptible, cualquier cosa que te diga no alcanza la magnitud de la desesperación que se vive allá (en Venezuela)”, describe.

Conforme pasaban las horas continuaban los cánticos, los versos, los dichos y el ambiente de optimismo y esperanza. El grupo presente se nutría y crecía en momentos y se adelgazaba en otros. Según algunos observadores, considerando el tránsito de entrada y salida de exiliados en el evento de apoyo a la Operación Libertad en Venezuela, podrían sumar más de 400 las personas que pasaron por El Arepazo y permanecieron minutos u horas a partir de las 12:00.

Algunos venezolanos aceptaron que volverían inmediatamente a su país, una vez que la democracia fuera restituida. “Hay mucho por hacer, el país debe ser reconstruido y quienes hemos apoyado desde afuera, ahora también nos tocará ir y participar en ese camino (de la reconstrucción) que va a tomar muchos años”, comenta uno de ellos.

En contraposición, otra persona afirma: “Muchos de los que nos quedemos también podremos ayudar con el envió de nuestros dólares y manteniendo las actividades que ya tenemos años haciendo aquí (en Estados Unidos) y que, de volver, sería como volver a empezar otra vez y ya nos tocó esa parte cuando llegamos (a Miami)”.

Pero más allá de las decisiones que se tomen en su momento, el llamado hoy por hoy es mantenerse atentos y unidos alrededor de las decisiones que Juan Guaidó vaya anunciando.

iarp

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios