Demócratas mantienen el control en la Cámara Baja

Marjorie Taylor Greene, republicana que competía sin rival en un distrito de Georgia, será la primera en llegar a Washington como seguidora de las teorías de la conspiración y paranoia de QAnon

Demócratas mantienen el control en la Cámara Baja
La congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, ayer en el Bronx. JUSTIN LANE. EFE
Mundo 04/11/2020 02:53 Víctor Sancho / Corresponsal Actualizada 13:53
Guardando favorito...

Washington.— Todos los buenos augurios que tenían los demócratas de lograr control total del Congreso pueden acabar desvaneciéndose por completo. Si bien nunca hubo dudas de que iban a mantener el poder en la Cámara de Representantes —algo que las proyecciones auguraban sin ningún problema— el asalto al Senado, el gran premio legislativo de estas elecciones, puede quedar en un intento infructuoso.

Para empezar, no se sabrá la composición final de la Cámara Alta hasta el 5 de enero. La elección de uno de los dos asientos por Georgia que estaba en juego irá a segunda vuelta y hasta entonces no se sabrá el equilibrio de fuerzas. El camino de los demócratas para recuperar las curules suficientes para un viraje de mayorías no fue tan fácil como se esperaba y al menos a la altura en la que estaba el recuento en el cierre de esta edición nada estaba dicho.

Como apuntaban los pronósticos, los demócratas recuperaron al menos dos de los asientos que tenían más a mano: Colorado y Arizona, y perdieron el de Alabama. En los otros dos a los que habían puesto los ojos para recortar su déficit de tres asientos: Maine y Carolina del Norte, los sufragios no terminaron de llegar con la claridad que se esperaba.

Al cierre de edición no se sabía aún el resultado y todo estaba en el aire. Los escaños que tenían que servir como plan B fueron un fracaso. Ni Iowa ni Montana respondieron a candidatos que habían ilusionado a los demócratas. Los conservadores vieron recompensado su trabajo con la reelección de sus principales líderes, como Mitch McConnell (Kentucky) o Lindsey Graham (Carolina del Sur).

La decepción entre los demócratas por el mal papel en el Senado no lo compensó ni el mantenimiento del control de la Cámara Baja (llevaban, al cierre de esta edición, 180 escaños contra 171 de los republicanos), algo que según la líder progresista Nancy Pelosi, fue una demostración de que los votantes escogieron a candidatos que apostaban por proteger el sistema de salud actual.

Además, todo apuntaba a que el intento de conseguir que los distritos de la frontera fueran demócratas terminará en fracaso, con recuentos desfavorables en el Distrito Segundo de Nuevo México, el más vulnerable de los nueve.

Como en el caso de las presidenciales, el conteo fue muy lento y habrá que tener paciencia. Hasta el momento faltaba por definir cerca de un centenar de escaños que determinarían la composición final de un Legislativo que tiene por delante unos años fundamentales.

Hubo ciertos elementos destacables. El Escuadrón progresista, liderado por las congresistas Alexandria Ocasio-Cortez, Rashida Tlaib, Ilhan Omar y Ayanna Pressley vio cómo aumentaba en número con la llegada del neoyorquino Jamaal Bowman y otras figuras del ala más izquierdista del partido.

Marjorie Taylor Greene, republicana que competía sin rival en un distrito de Georgia, será la primera en llegar a Washington como seguidora de las teorías de la conspiración y paranoia de QAnon.

Y, aunque sea de carácter estatal, Sarah McBride, al ganar su asiento en el Senado de Delaware, se convirtió en la primera transexual en ocupar un cargo público en la Cámara Alta de una entidad.

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios