Turquía prohíbe todos los eventos de grupos LGBTI

Asegura que es por “seguridad pública”; Egipto estudia ley para criminalizar las relaciones homosexuales

El presidente Recep Tayyip Erdogan saluda a sus seguidores durante un evento el domingo en Bayburt, Turquía (KAYHAN OZER. AP)
Mundo 20/11/2017 04:46 Estambul Actualizada 04:58

Las autoridades turcas han prohibido todos los actos de los grupos en defensa de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales en la capital del país. El veto, que entró en vigor el sábado y se mantendrá durante un tiempo “indefinido”, se aplica a todas las proyecciones de películas LGBTI, teatros, paneles y exposiciones.

La medida se impuso para proteger la “seguridad pública”, anunció ayer la oficina del gobernador de Ankara. Explicó que esos eventos pueden crear confrontaciones entre distintos grupos y poner en peligro la “salud y moralidad”, así como los derechos y libertades de los demás.

La oficina del gobernador advirtió que algunos grupos podrían verse provocados por los actos del colectivo LGBTI y emprender acciones contra sus participantes debido a “ciertas sensibilidades sociales”. Aunque Turquía no prohíbe la homosexualidad y hay numerosas asociaciones LGBTI registradas legalmente en todo el país, los activistas por los derechos del colectivo dicen que algunos de sus miembros sufren discriminación y están estigmatizados.

Impulsan en Egipto ley contra homosexuales. Un proyecto de ley que por primera vez criminaliza la homosexualidad en Egipto se debatirá en el Parlamento en las próximas semanas, en medio de una campaña de represión contra la comunidad LGBTI luego de que una bandera arcoíris ondeara en un concierto en El Cairo. El autor de la propuesta, el parlamentario Riad Abdelsatar, del partido liberal Egipcios Libres, aseguró a la agencia EFE que su propuesta, que pretende “preservar la moral y principios de la sociedad egipcia”, cuenta con el apoyo de 450 de los 596 diputados del país.

La nueva ley, si es aprobada, establece penas de hasta tres años de cárcel para dos personas del mismo sexo que tengan una relación sexual “invertida” y hasta cinco años si son reincidentes. También castiga con tres años de cárcel para aquellos que publiciten o anuncien eventos o reuniones de homosexuales. AP y EFE

Comentarios