"Si abrió las piernas antes, ¿por qué no las abre ahora?"

Fátima fue abusada sexualmente a los 13 años por un amigo de su mamá, quien es profesor de primaria y director de la Secretaría de Bienestar Social

víctima de violación
Foto: Archivo / EL UNIVERSAL
Mundo 29/05/2019 04:30 EL TIEMPO / GDA Actualizada 18:44
Guardando favorito...

Bogotá. Fátima fue víctima de violencia sexual a los 13 años. Era noviembre de 2009. Un amigo de su mamá, profesor de primaria y director de la Secretaría de Bienestar Social (institución estatal encargada de proteger a la niñez) en Guatemala, la agredió y la dejó embarazada.

Fátima, quien prefiere mantener su verdadero nombre en el anonimato, es una de las mujeres que llegó hasta Ginebra (Suiza) para exponer su caso ante la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Fátima no recuerda muchos detalles de su embarazo, salvo la respuesta de un médico cuando ella le dijo sentir dolor cuando le practicaban un examen: ‘Si abrió las piernas antes, ¿por qué no las abre ahora?’. Una sentencia que hoy resalta para mostrar el calvario que ha tenido que vivir. Y aunque recibió atención médica y soporte psicológico desde el comienzo, nada compensó el sentirse como una adulta fuera de lugar en un entorno en el que las niñas de su edad se dedican a jugar.

Como se trataba de un embarazo de alto riesgo, el 10 de septiembre del 2010, esta joven tuvo un parto por cesárea en un hospital público. Tenía 14 años de edad. Recalca sin tapujos que dio a luz a un hijo que no quería, a pesar de que todos los informes sicológicos subrayaban el impacto del embarazo no deseado en su salud física, mental y social. Y señala que nadie la orientó, empezando por el mismo Estado.

El parto no fue el final de la historia, sino el comienzo de un camino en el que el rechazo social –no sólo para ella sino para su bebé–, además de los problemas familiares que enfrentó, opacaron de manera grave la impunidad en el caso, porque el agresor siguió campante.

En marzo de 2010, cuando apenas se conocía el embarazo de Fátima, su mamá presentó una denuncia que se tradujo en una orden de captura contra el agresor; sin embargo, la nula acción e interés de las autoridades judiciales y de la Policía Nacional Civil (PNC) facilitaron la fuga de éste. Algo que, sumado al conocimiento precoz e intimidante de las instancias jurídicas, empezó a afectar las emociones de la aún niña, según relata ella misma.

Salud mental y social

Olga Albornoz, siquiatra infantil, explica que un embarazo temprano no deseado, y más si es violento, es un atentado a las emociones en una mente que está en desarrollo y que, dependiendo de las características de cada persona, puede desencadenar alteraciones como ansiedad, obsesiones, depresión y problemas marcados de comunicación, que a la larga afectan el desarrollo integral.

“El mayor problema entre muchos, además de las manifestaciones clínicas, es quedar inmersa en una sociedad que la rechaza, la señala, que poco le aporta y le apoya, lo que acaba de destruir un proyecto de vida”, insiste Albornoz.

58.jpg

Fátima confiesa que desde que ocurrieron los hechos ha tenido complicaciones que han traído consecuencias, como problemas nerviosos y depresión. “Todo este tiempo he vivido en un espacio donde no me siento segura, me siento intimidada, con la sensación de que alguien me persigue, y aunque sé que quizá no es así, vivo con el temor de que alguien me va a hacer daño”.

Ese miedo frente a la incertidumbre, pero también derivado de las presiones del proceso judicial, además del temor permanente de encontrarse con su agresor, han sido una constante con la que dice vivir desde entonces. También, la vergüenza y la percepción de siempre ser rechazada la dejaron a la deriva emocionalmente, tanto que las relaciones con el hijo fruto de la violación se tornaron difíciles.

viola.jpg
36_0.jpg
Y es que un embarazo de este tipo no sólo impacta en la salud mental de la mujer. Ivonne Díaz, ginecóloga, sostiene que tras un episodio de este tipo, se necesita recomponer el cuerpo con asistencia permanente y que, seguramente, aspectos comunes de la vida como la sexualidad y futuras maternidades se pueden ver afectados. En el caso de Fátima, hoy conforma un hogar junto a su pareja y un segundo hijo que, acepta, quizá no esperaba. “Pero estoy agradecida con Dios porque tengo a mi lado a una familia que me apoya y que ha estado conmigo en las buenas y en las malas”, remata esta mujer, quien se desempeña hoy como maestra.

Temas Relacionados
Ginebra
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios