“No soy de extrema derecha”, asegura Bolsonaro en Brasil

El candidato puntero se dice admirador de Donald Trump
El candidato presidencial Jair Bolsonaro (centro), acompañado de su hijo Flavio (izq.), al llegar a una conferencia de prensa ayer en Río de Janeiro. Foto: RICARDO MORAES. REUTERS
12/10/2018
00:25
EFE y AFP
-A +A

Río de Janeiro.— Jair Bolsonaro, el candidato a la presidencia de Brasil favorito en las encuestas de la segunda vuelta, negó ayer ser un dirigente de ultraderecha, al tiempo que se declaró “admirador” del presidente estadounidense Donald Trump.

“No soy de extrema derecha. Señáleme un acto mío que sea de extrema derecha”, dijo Bolsonaro en su primera conferencia de prensa después haber ganado la primera vuelta electoral del domingo pasado, en la que obtuvo 46% de los votos, frente a 29% del izquierdista Fernando Haddad.

“Cuando hablé de la cuestión de la migración, [es porque] no podemos tener un país con fronteras abiertas”, explicó, en un punto que lo acerca al mandatario republicano. También es partidario de la portación de armas y es conocido por sus comentarios en contra de los derechos de las mujeres y la comunidad LGBT.

“Soy un admirador del presidente Trump. Él quiere un Estados Unidos grande; yo quiero un Brasil grande”, agregó.

El discurso radical de Bolsonaro ha contribuido a que Brasil viva una campaña electoral marcada por agresiones y amenazas contra adversarios políticos, periodistas y homosexuales.

Julyanna Barbosa, una mujer trans, esperaba el miércoles un autobús en Nova Iguaçu, en la zona oeste de Río de Janeiro, cuando fue atacada por vendedores ambulantes que le gritaron: "Bolsonaro tiene que ganar para sacar a toda esa basura de la calle", contó la ex vocalista del grupo funk Furação 2000 a la AFP.

“Fui a pedirles explicaciones y uno de ellos me pegó con una barra de hierro en la cabeza. Me caí y todos se me tiraron encima. Nadie hizo nada. Conseguí llegar corriendo a mi casa", relató Julyanna, que tuvo que recibir diez puntos de sutura en la cabeza.

En un campus universitario de Curitiba (sur), un joven que llevaba un gorro del Movimiento de trabajadores rurales Sin Tierra fue apaleado el martes, reportaron medios.

Al respecto, Bolsonaro dijo el miércoles: “Prescindimos del voto (...) de quien practica violencia” contra adversarios políticos.

En este marco, el progresista Fernando Haddad se acercó ayer a la Conferencia Nacional de Obispos , lo que fue interpretado como un gesto hacia el electorado católico para contrapesar el fuerte apoyo que el líder de la ultraderecha ha logrado de las iglesias evangelistas.

El candidato del PT subrayó que su programa de gobierno coincide con la agenda del papa Francisco, que apunta a “fortalecer la democracia, la protección del medio ambiente y la cuestión social”. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS