18 | DIC | 2018
En Houston, los informes de violencia doméstica latina disminuyeron incluso cuando la comunidad hispana de la ciudad creció, según las autoridades (SERGIO FLORES. REUTERS)

‘Muchas mujeres, víctimas de abuso, con miedo a deportación’

04/06/2018
03:42
Notimex
-A +A
Reporte: hispanas denuncian menos a agresores por temor a ser detenidas

Washington.— Cada vez menos inmigrantes están denunciando abuso doméstico en Estados Unidos, mientras la policía culpa al miedo a la deportación, reportó ayer el diario The New York Times.

Los departamentos de policía en varias ciudades con grandes poblaciones hispanas, incluyendo Los Ángeles, Denver y San Diego, experimentaron un declive en los informes de violencia doméstica y agresión sexual en sus comunidades latinas.

En Houston, los informes de violencia doméstica latina disminuyeron incluso cuando la comunidad hispana de la ciudad, que ahora es 44% de la población, creció de manera significativa. “Esa escena está sucediendo todo el tiempo”, dijo el jefe de la policía de Houston, Art Acevedo. Aunque la población inmigrante de Houston es una de las que más crece en el país, el año pasado la ciudad sufrió una caída de 16% en los informes de violencia doméstica de la comunidad hispana.

Un decenso de la culpabilidad de la policía en una nueva y dura ley de inmigración en Texas forma parte del clima político hostil en el país en torno a la cuestión de la inmigración ilegal. “Los inmigrantes indocumentados e incluso los inmigrantes legales tienen miedo de denunciar el delito”, dijo Acevedo, quien habló sobre la necesidad de que los líderes locales cuiden a los inmigrantes bajo una mayor presión de las autoridades estatales y federales. “Están viendo los titulares de todo el país, donde los agentes de inmigración están apareciendo en los juzgados, tratando de deportar a las personas”, destacó. Una mujer de 38 años dijo que nunca había llamado a la policía para hablar de su esposo, que con frecuencia la golpeaba, ni siquiera cuando tenía seis meses de embarazo, y le dio un puñetazo en el estómago, causando que perdiera al bebé.

Eventualmente, cuando su esposo amenazó con matarla, ella lo dejó, pero ella no lo reportó. “Sé que la policía está allí para ayudar”, dijo la mujer, que temía ser identificada y deportada. “Pero con las leyes ahora, muchas mujeres como yo tienen demasiado miedo”. En todo el país, las autoridades han documentado disminuciones en la denuncia de delitos por parte de los inmigrantes. La policía dice que muchas de las caídas más abruptas comenzaron a principios de 2017, cuando el presidente estadunidense Donald Trump asumió el cargo.

Una encuesta a cientos de agentes de policía, defensores de víctimas y fiscales en los 50 estados, publicada por la Unión Estadunidense de Libertades Ciciles en mayo, encontró numerosos informes de que los inmigrantes indocumentados son ahora más reacios a llamar a la policía.

Un total de 82% de los fiscales encuestados dijo que los casos de abuso doméstico se han vuelto más difíciles de enjuiciar. A pesar de la caída en los informes a la policía, las víctimas hallan soluciones. El Centro de Mujeres del Área de Houston, que recibió 33 mil 692 llamadas a su línea directa de violencia doméstica el año pasado, vio un aumento en las mujeres hispanas que buscan ayuda. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios