EU ofrece recompensa de 10 mdd por cualquiera que obstruya elecciones

El secretario de Estado informó que ofrecen la recompensa a quien dé información que lleve a la identificación y localización de cualquier persona extranjera que interfiera con las elecciones

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo
(Foto: AP)
Mundo 05/08/2020 15:56 EFE y AFP Washington Actualizada 16:01
Guardando favorito...

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció este miércoles una recompensa de hasta 10 millones de dólares por información que conduzca al arresto de cualquier extranjero que busque interferir en el proceso electoral estadounidense.

"El Departamento de Estado está ofreciendo una recompensa de hasta 10 millones de dólares por información que lleve a la identificación y localización de cualquier persona que actúe bajo la dirección o el control de un Gobierno extranjero que interfiera con las elecciones implicándose en actividades cibercriminales", dijo Pompeo en una rueda de prensa.

Esto se enmarca en los esfuerzos del gobierno de Donald Trump por "asegurar nuestra democracia", señaló.

Covid-19 cambia campaña en EU

La pandemia de Covid-19 dio el miércoles otro golpe a la campaña presidencial en Estados Unidos: Joe Biden renunció a aceptar en persona su nominación en la convención nacional demócrata, mientras que Donald Trump está considerando endosar los colores republicanos desde la propia Casa Blanca.

Tradicionalmente, las convenciones partidarias inician la campaña electoral con gran fanfarria. Los delegados nominan oficialmente a su candidato quien, en un publicitado discurso, acepta la postulación y describe sus programas.

Pero el aumento de los contagios del nuevo coronavirus en el país, que llora más de 156 mil muertos, hizo disminuir la magnitud de estos eventos con miras a las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

El miércoles, "ante el empeoramiento de la pandemia", los organizadores de la convención demócrata, programada del 17 al 20 de agosto en Milwaukee, Wisconsin, redujeron aún más los actos previstos.

"Los oradores de la Convención, incluido el vicepresidente Biden, no viajarán a Milwaukee para proteger la salud pública", escribieron en un comunicado.

El exnúmero dos de Barack Obama, de 77 años, pronunciará su discurso de nombramiento desde el estado de Delaware, donde vive, dijeron.

Lee más: ¿Cómo votar para las elecciones de Estados Unidos desde el extranjero? 

Con esta decisión, la convención nacional demócrata será realizada por primera vez en su historia en un formato completamente virtual.

Trump, cuya campaña de reelección brega con una economía en profunda recesión y un aumento de los casos de Covid-19 anunció por su parte que planea pronunciar su discurso de nominación desde la sede del poder en Washington DC.

"Estamos pensando en hacerlo desde la Casa Blanca porque no supone traslados. Es fácil. Y creo que es un entorno hermoso", dijo el mandatario en una entrevista con Fox News.

Es "de lejos lo menos costoso para el país", agregó, tras apuntar las ventajas "desde el punto de vista de la seguridad".

El discurso de investidura de Trump iba a ser originalmente un acto masivo de la convención nacional republicana en Charlotte, Carolina del Norte, prevista del 24 al 27 de agosto. Pero el plan tuvo que descartarse para evitar la propagación del virus, al igual que un intento de trasladar el evento a Jackson, Florida.

Trump dijo sin embargo que la decisión no está tomada y que está dispuesto a cambiar el sitio en caso de que haya alguna objeción.

Lee más: Casa Blanca descarta que sean retrasadas las elecciones en EU 

En Estados Unidos, los presidentes que buscan la reelección deben separar los actos de su campaña de las actividades oficiales financiadas por los contribuyentes, por lo que usar la icónica Casa Blanca como escenario para el discurso de aceptación sería como mínimo algo cuestionable.

Pero la pandemia, que imposibilita la realización de mitines y recorridas, priva a Trump de una de sus grandes fortalezas: su capacidad de galvanizar su base electoral en grandes actos masivos donde, para deleite de sus partidarios, asesta golpes sin restricciones.

Rezagado en las encuestas de intención de voto, parece tentado a usar el "podio" privilegiado de la Casa Blanca. Después de varias semanas sin ruedas de prensa diarias, acaba de regresar a las ruedas de prensa diarias sobre la Covid-19, que utiliza para defender su gestión y atacar a su rival.

Atrapado en Washington, Trump también ha estado dando múltiples entrevistas en las que enfatiza lo malo que piensa que es Biden, a quien acusa de haberse convertido en un radical bajo la influencia del ala progresista a del Partido Demócrata.

lsm

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios