El presidente Xi Jinping sostuvo un encuentro virtual con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden

El presidente Xi Jinping señaló que actualmente tanto China como Estados Unidos se encuentran en fases cruciales de desarrollo, mientras la "aldea global" de la humanidad afronta múltiples desafíos

El presidente Xi Jinping sostuvo un encuentro virtual con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden
cortesía: CGTN
Mundo 17/11/2021 10:19 Redacción Actualizada 10:41
Guardando favorito...

En la mañana del 16 de noviembre, el presidente Xi Jinping sostuvo un encuentro virtual con el presidente estadounidense Joe Biden, en el que realizaron de forma plena y profunda comunicaciones e intercambios sobre los temas estratégicos, generales y fundamentales concernientes al desarrollo de la relación entre China y Estados Unidos, así como otros temas importantes de interés común. 

El presidente Xi Jinping señaló que actualmente tanto China como Estados Unidos se encuentran en fases cruciales de desarrollo, mientras la "aldea global" de la humanidad afronta múltiples desafíos. Como las dos economías más importantes del mundo y miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, China y Estados Unidos deben fortalecer la comunicación y la cooperación y abordar bien sus respectivos asuntos domésticos a la vez de asumir sus debidas responsabilidades internacionales, en aras de promover juntos la noble causa de la paz y el desarrollo de la humanidad. Esto no sólo constituye la aspiración compartida de los pueblos chino y estadounidense y de todo el mundo, sino también una misión común de los líderes de China y Estados Unidos.

El presidente Xi Jinping enfatizó que se requiere una relación sino-estadounidense sana y estable para promover el desarrollo respectivo de los dos países, preservar un entorno internacional pacífico y estable, y responder eficazmente a los desafíos globales, como el cambio climático y la pandemia de COVID-19. En este sentido, los dos países deben respetarse mutuamente, convivir en paz y cooperar en pos de ganancias compartidas. El presidente Xi Jinping expresó su disposición de trabajar junto con el presidente Biden para alcanzar consensos y tomar acciones activas, a fin de orientar el desarrollo hacia adelante de las relaciones binacionales por una dirección positiva. Esto no sólo beneficiará a ambos pueblos, sino que también responderá a la expectativa de la comunidad internacional.

El presidente Xi Jinping señaló que en las últimas cinco décadas, el acontecimiento más importante en las relaciones internacionales es la reanudación y el desenvolvimiento de la relación sino-estadounidense, lo cual ha beneficiado a los dos países y al mundo entero. En las próximas cinco décadas, el acontecimiento más importante en las relaciones internacionales será que China y Estados Unidos encuentren la manera correcta de llevarse bien. Como la historia es un juez justo, lo que ha hecho un estadista, tanto sus méritos como sus errores, serán recordados por la historia. Se espera que el presidente Biden pueda demostrar su liderazgo político para reencauzar la política estadounidense hacia China al rumbo razonable y pragmático.

El presidente Xi Jinping destacó que a base de resumir las experiencias y lecciones en el desenvolvimiento de la relación sino-estadounidense, ambos países, para relacionarse en la nueva era, han de persistir en los siguientes tres principios. Primero, el respeto mutuo. Los dos países deben respetar de manera recíproca los respectivos sistemas sociales y caminos de desarrollo, los respectivos intereses vitales y preocupaciones trascendentales, así como los respectivos derechos al desarrollo. Deben tratarse en pie de igualdad, mantener las diferencias bajo control y buscar puntos comunes dejando de lado las diferencias. Segundo, la convivencia pacífica. No conflicto y no confrontación es el límite que ambas partes deben defender. La parte estadounidense ha planteado una "convivencia" con China, y se puede añadir una palabra más para que sea una convivencia pacífica. Tercero, la cooperación y las ganancias compartidas. Los intereses de China y Estados Unidos están profundamente convergentes. La cooperación beneficia a los dos, mientras que la confrontación perjudica a ambos. La Tierra es suficientemente grande en la que caben tanto el desarrollo respectivo como el desarrollo conjunto de China y Estados Unidos. Han de abogar por el beneficio mutuo en vez del juego de suma cero donde uno gana y el otro pierde.

El presidente Xi Jinping indicó que ambos países deberán centrar sus esfuerzos por promover las siguientes cuatro prioridades. Primero, demostrar el sentido de responsabilidad como países grandes para liderar la respuesta global a los desafíos destacados mediante la cooperación. En este aspecto, a lo mejor con la cooperación entre China y Estados Unidos no se da solución a todos los problemas, pero sin esta cooperación pocos problemas se resolverán. Todas las iniciativas globales planteadas por la parte china están abiertas a Estados Unidos, y esperamos que la parte estadounidense haga lo mismo. Segundo, fomentar el intercambio de todos los niveles y en todos los terrenos con apego al espíritu de igualdad y beneficio mutuo para inyectar más energía positiva a las relaciones binacionales. El presidente Xi Jinping expresó su disposición de mantener contactos con el presidente Biden por diferentes formas, para indicar el rumbo e inyectar mayor dinamismo para el desarrollo de las relaciones bilaterales. Entre China y Estados Unidos, compartimos amplios intereses comunes en múltiples terrenos como la economía, las energías, las dos fuerzas militares, la aplicación de la ley, la educación, la ciencia y la tecnología, la Internet, la protección medioambiental y los entes territoriales. Por lo tanto, debemos fomentar la comunicación para aprendernos y complementarnos mutuamente, haciendo así más grande la tarta de la cooperación sino-estadounidense. Los dos países pueden aprovechar los equipos de asuntos exteriores y seguridad, de asuntos económicos, comerciales y financieros y del cambio climático, entre otros canales, mecanismos y plataformas de diálogos, para promover la cooperación práctica y resolver los problemas concretos. Tercero, controlar las diferencias y abordar los temas sensibles de manera constructiva para evitar que las relaciones binacionales descarrilen o queden fuera de control. Es natural que haya diferencias entre China y Estados Unidos, y lo crucial consiste en controlarlas de manera constructiva para evitar su ampliación y agravación. Por supuesto, la parte china tiene que defender su propia soberanía, seguridad e intereses de desarrollo. Por eso, es importante que la parte estadounidense aborde de manera apropiada y prudente los temas pertinentes. Cuarto, reforzar la coordinación y cooperación en los asuntos internacionales y regionales candentes de trascendencia, y proporcionar más bienes públicos al mundo. El mundo todavía no es del todo tranquilo. Ambos países necesitan trabajar junto con el resto de la comunidad internacional para salvaguardar conjuntamente la paz mundial, promover el desarrollo global y defender el orden internacional justo y razonable.

El presidente Xi Jinping resaltó que China y Estados Unidos son como dos barcos gigantes navegando en el mar. Es importante tomar firmemente el timón para que los dos barcos gigantes avancen juntos desafiando los vientos y olas, sin abatimiento ni pérdida de velocidad, ni mucho menos choque entre sí.
El presidente Xi Jinping explicó el camino de desarrollo y las intenciones estratégicas de China. El presidente Xi Jinping señaló que en la recién clausurada VI Sesión Plenaria del XIX Comité Central del PCCh, se han resumido los importantes éxitos y las experiencias históricas del Partido en su centenaria lucha. En los pasados cien años, las aspiraciones fundacionales y las misiones del PCCh siempre han sido la persecución de la felicidad del pueblo chino y la revitalización de la nación china. En este aspecto, hemos conquistado importantes logros, pero aún nos queda un largo camino que recorrer y se nos exige emprender mayores esfuerzos. El presidente Xi Jinping dijo que cuando él asumió el cargo, dijo públicamente que la aspiración del pueblo a una vida mejor es nuestro objetivo de lucha. La aspiración del pueblo chino a una vida mejor constituye la mayor fuerza motriz endógena del desarrollo de China y una tendencia histórica inevitable. Cualquier intento por detener esta tendencia histórica será rechazado por el pueblo chino, y de ninguna manera tendrá éxito. El presidente Xi Jinping dijo que como el líder de China, el poder servir a los 1.400 millones de chinos y crear junto con ellos una vida mejor es un importante desafío y una gran responsabilidad. "Dejaré de lado mi propio bienestar para estar a la altura de las expectativas de mi pueblo", dijo el presidente Xi Jinping.

El presidente Xi Jinping señaló que el pueblo chino siempre ha sido amante de la paz y valorado la armonía. En la sangre de la nación china, no existe el ADN de invadir a los demás o buscar la hegemonía. Desde la fundación de la República Popular China, China nunca ha provocado una guerra o conflicto, ni invadido un ápice de la tierra ajena. China no tiene la intención de vender su camino por todo el mundo, sino anima a todos los países a encontrar su propio camino de desarrollo conforme a sus condiciones nacionales. 

El presidente Xi Jinping resaltó que la apertura al exterior es una política de estado fundamental y un distintivo de China. China no cambia su determinación de ampliar la apertura de alto nivel, ni la de compartir sus oportunidades de desarrollo con el resto del mundo ni la de encauzar la globalización económica hacia un rumbo que sea más abierto, inclusivo y equilibrado de beneficios generalizados y ganancias compartidas. El nuevo paradigma de desarrollo que China está trabajando por establecer tiene como objetivo ensanchar el mercado doméstico y conformar una doble circulación doméstica e internacional con mayor alcance y escala, en aras de propiciar un clima de negocios orientado al mercado, regido por las leyes y a la altura de los estándares internacionales. Esto proporcionará un mercado más grande y más oportunidades para los demás países.

El presidente Xi Jinping recalcó que China aboga por los valores comunes de la humanidad de la paz, el desarrollo, la equidad, la justicia, la democracia y la libertad. Trazar líneas ideológicas o dividir el mundo en diferentes campos o grupos rivales no traerá sino sufrimientos para el mundo. Las amargas lecciones de la Guerra Fría aún están frescas en la memoria. Esperamos que la parte estadounidense cumpla su propia palabra de no buscar una "nueva Guerra Fría" con acciones concretas.

El presidente Xi Jinping expuso la posición de principios de la parte china sobre la cuestión de Taiwan, y destacó que actualmente el Estrecho de Taiwan está experimentando una nueva ola de tensiones. Esto se debe a que las autoridades taiwanesas han pretendido una y otra vez procurar la independencia valiéndose de Estados Unidos, y que algunos de la parte estadounidense intentan contener a China aprovechando Taiwan. Estas conductas son tan peligrosas como jugar con el fuego. Y quien juegue con el fuego, se quemará a sí mismo. El Principio de Una Sola China y los tres Comunicados Conjuntos entre China y Estados Unidos constituyen la base política de la relación sino-estadounidense. Las sucesivas Administraciones estadounidenses anteriores han hecho claros compromisos al respecto. El verdadero estatus quo de la cuestión de Taiwan y la esencia medular de Una Sola China radican en que: En el mundo existe una sola China, Taiwan forma parte de China, y el Gobierno de la República Popular China es el único gobierno legítimo que representa a China. Materializar la reunificación completa de China es la aspiración común de todas las hijas e hijos de la nación china. Tenemos paciencia y nos esforzaremos por la perspectiva de la reunificación pacífica con la mayor sinceridad y los máximos esfuerzos. No obstante, si las fuerzas secesionistas en pos de la independencia de Taiwan nos provocan y presionan, e incluso cruzan la línea roja, no tendremos otra opción que tomar medidas decididas.

El presidente Xi Jinping señaló que tal como las civilizaciones son diversas y variopintas, la democracia también es multicolorida. La democracia no es un producto moldeado de un mismo patrón o especificación para todo el mundo. Si un país es democrático o no, debe ser juzgado por su propio pueblo. Si una democracia se ve rechazada simplemente por su distinta forma de realización, esto en sí es nada democrático. China está dispuesta a realizar diálogos sobre los derechos humanos sobre la base de respeto mutuo, y nos oponemos a la intervención en los asuntos internos de otros países so pretexto de la cuestión de derechos humanos.
El presidente Xi Jinping indicó que China y Estados Unidos deben salvaguardar el sistema internacional centrado en la ONU, el orden internacional basado en el derecho internacional, y las normas básicas de las relaciones internacionales basadas en los propósitos y principios de la Carta de la ONU. Sin la cooperación entre China y Estados Unidos, el multilateralismo es incompleto.

En cuanto a las relaciones económico-comerciales entre China y Estados Unidos, el presidente Xi Jinping describió las relaciones económico-comerciales entre ambos países como de naturaleza mutuamente beneficiosa. Negocios son negocios. Las cuestiones económico-comerciales entre los dos países no deben ser politizadas. Ambas partes deben hacer más grande la tarta de cooperación. La parte china atribuye importancia al deseo de la comunidad empresarial estadounidense de tener mayor facilidad para viajar a China, y ha aprobado actualizar la "Vía Rápida", lo que fomentará en mayor medida el intercambio económico-comercial y la recuperación económica de ambos países. La parte estadounidense debe dejar de reprimir a las empresas chinas abusando y generalizando el concepto de la seguridad nacional. Son necesarias las comunicaciones entre China y Estados Unidos sobre las políticas macroeconómicas para apoyar la recuperación económica mundial y prevenir los riesgos económicos y financieros. La parte estadounidense debe prestar atención al efecto de desbordamiento de sus macropolíticas domésticas y adoptar políticas macroeconómicas responsables. 

baaaciaok_1.jpg
Xi Jinping describió las relaciones económico-comerciales entre ambos países como de naturaleza mutuamente beneficiosa.

En cuanto a la seguridad energética, el presidente Xi Jinping afirmó que China y Estados Unidos deben promover a la comunidad internacional a defender juntos la seguridad energética global, reforzar la cooperación en materia de gas natural y nuevas energías, y trabajar junto con el resto de la comunidad internacional para salvaguardar la seguridad y la estabilidad de las cadenas globales industriales y de suministro.

En cuanto al cambio climático, el presidente Xi Jinping recordó la cooperación entre China y Estados Unidos que contribuyó a lograr el Acuerdo de París. Él señaló que actualmente ambos países están en transición hacia una economía verde y baja en carbono, por lo que el cambio climático bien puede convertirse en un nuevo punto brillante de la cooperación binacional. El presidente Xi Jinping reiteró su convicción en que las aguas cristalinas y las montañas verdes son tan valiosas como las montañas de oro y plata, y que debemos proteger el ambiente ecológico como cuidar nuestros propios ojos y tratarlo como a nuestras propias vidas. Hoy en día, la civilización ecológica ya es un concepto familiarizado y aceptado por toda la sociedad china. China llevará a cabo la mayor reducción de la intensidad de emisiones de carbono en un tiempo más corto en la historia, lo cual requiere esfuerzos sumamente arduos. China siempre honra sus compromisos con acciones concretas, cumple lo prometido y no hace promesas fuera de su capacidad. China sigue siendo el mayor país en vías de desarrollo del mundo, y enfrenta destacados problemas del desarrollo desequilibrado e insuficiente. Todos los países deben adherirse al principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas, y coordinar la respuesta al cambio climático y la garantización del bienestar de sus pueblos. Lo que el mundo necesita es menos acusaciones o juegos de la culpa, pero más solidaridad y cooperación. Las palabras importan, pero las acciones importan aún más. Los países desarrollados deben cumplir seriamente sus responsabilidades históricas y debidas obligaciones, y garantizar la estabilidad de sus políticas.

baaadeaok.jpg
El presidente Xi Jinping reiteró su convicción en que las aguas cristalinas y las montañas verdes son tan valiosas como las montañas de oro y plata, y que debemos proteger el ambiente ecológico como cuidar nuestros propios ojos y tratarlo como a nuestras propias vidas.

El presidente Xi Jinping reiteró su convicción en que las aguas cristalinas y las montañas verdes son tan valiosas como las montañas de oro y plata, y que debemos proteger el ambiente ecológico como cuidar nuestros propios ojos y tratarlo como a nuestras propias vidas.

En cuanto a la seguridad de la salud pública, el presidente Xi Jinping indicó que la pandemia de COVID-19 ha puesto otra vez de manifiesto que la humanidad conforma una comunidad de futuro compartido. No hay mayor prioridad que la vida de las personas. La solidaridad y cooperación es el arma más poderosa de la comunidad internacional para vencer COVID-19. Para responder a las graves pandemias, se requiere una actitud científica, por lo cual la politización de las mismas es sumamente dañina. La máxima prioridad actual de la lucha antiepidémica global consiste en solventar el déficit de las vacunas y cerrar la brecha de vacunas. El presidente Xi Jinping dijo que el año pasado, en la etapa inicial de la pandemia, él planteó hacer de las vacunas contra COVID-19 un bien público global, y hace poco propuso la Iniciativa de Cooperación Global en Vacunas. China ha llevado la delantera en suministrar vacunas a los países en vías de desarrollo en necesidad, con un volumen acumulado de vacunas e insumos de más de 1.700 millones de dosis. Consideraremos hacer donaciones adicionales de acuerdo con las necesidades de los países en vías de desarrollo. La pandemia de COVID-19 no será la última crisis de salud pública para la humanidad. China y Estados Unidos deben abogar por establecer un mecanismo global de cooperación en salud pública y prevención y control de enfermedades contagiosas, y promover el intercambio y la cooperación internacionales al respecto.

El presidente Biden dijo que la relación entre Estados Unidos y China es la relación bilateral más importante del mundo. Como dos países importantes, Estados Unidos y China tienen una responsabilidad con el mundo y con nuestra gente. Las dos partes deben mantener diálogos abiertos y sinceros para mejorar la comprensión de las intenciones de cada uno y asegurarse de que la competencia entre los dos países sea justa y sana y no se convierta en un conflicto. El presidente Biden hizo eco del comentario del presidente Xi Jinping de que la historia es un juez justo y que deben hacer que las relaciones binacionales funcionen y no deben estropearlas. China ha sido una gran potencia desde hace 5.000 años. Biden reiteró que Estados Unidos no busca cambiar el sistema de China, la revitalización de sus alianzas no es anti-China y Estados Unidos no tiene intención de tener un conflicto con China. El presidente Biden reafirmó la política de Una Sola China del Gobierno de Estados Unidos desde hace mucho tiempo, declaró que Estados Unidos no apoya la "independencia de Taiwan" y expresó su deseo de mantener la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwan. Estados Unidos está dispuesto a trabajar con China sobre la base del respeto mutuo y la coexistencia pacífica, aumentar la comunicación, reducir las percepciones erróneas y manejar las diferencias de manera constructiva. El presidente Biden enfatizó la necesidad de que Estados Unidos y China trabajen más de cerca en áreas donde sus intereses se alinean, respondan a desafíos globales como la pandemia de COVID-19 y el cambio climático, y brinden mejores vidas a los dos pueblos. Debemos alentar a la generación más joven a interactuar más y estar más expuesta a la cultura del otro, lo que ayudará a hacer del mundo un lugar mejor. 

Ambas partes también intercambiaron opiniones sobre otros asuntos internacionales y regionales de interés común como Afganistán, la cuestión nuclear de Irán y la situación de la Península Coreana. 

Los dos mandatarios coincidieron en que el encuentro ha sido sincero, constructivo, sustancial y fructífero, que ha favorecido al aumento del conocimiento mutuo y las expectativas positivas de la comunidad internacional sobre la relación sino-estadounidense y ha transmitido una fuerte señal a los dos países y al mundo. Ambas partes acordaron seguir manteniendo estrechos contactos por diversos medios, reencauzando la relación sino-estadounidense a la vía acertada del desarrollo sano y estable, en beneficio de ambos pueblos y los pueblos del mundo. 

Ding Xuexiang, Liu He, Yang Jiechi y Wang Yi estuvieron presentes en el encuentro.

baaadia_1.jpg
El Presidente Xi Jinping señaló que actualmente ambos países están en transición hacia una economía verde y baja en carbono, por lo que el cambio climático bien puede convertirse en un nuevo punto brillante de la cooperación binacional. 

 

Temas Relacionados
Xi Jinping Biden
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones