Violencia contra la prensa no tiene fin en México: FIP

El país se mantiene como el más mortal para los periodistas, advierte

Violencia contra la prensa no tiene fin en México: FIP
Con música de mariachi, rodeado de amigos, familiares y radioescuhas fue como despidieron el año pasado al periodista Jesús E. Ramos Rodríguez. CORTESIA
Mundo 05/02/2020 04:19 Inder Bugarin / Corresponsal Actualizada 04:29
Guardando favorito...

Bruselas.— Durante el primer año de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, México se mantuvo como el país más mortífero para la prensa a nivel mundial, al tiempo que prevalece el temor de que la tendencia continúe en los años venideros.

“México sigue siendo el país más peligroso del mundo para periodistas”, denuncia la Federación Internacional de Periodistas (FIP) en un informe publicado ayer en el que analiza la situación y las circunstancias de las 49 muertes registradas a nivel mundial en 2019.

El año anterior por primera vez desde 2000 fueron asesinados menos de 50 informadores a nivel planetario. Tres de las víctimas eran mujeres.

En contraste, en México la situación de violencia se mantuvo contra los trabajadores de medios de comunicación.

Uno de cada cinco asesinatos registrados en el globo en 2019 tuvo lugar en México, y más de uno de cada dos en América Latina y el Caribe (18 casos confirmados).

En total, 10 trabajadores de medios de comunicación fueron asesinados en México durante el año. “México por tanto, sigue siendo el país más peligroso de la región y del mundo para ejercer el periodismo”, sostiene.

“La profesión está amenazada en gran medida por los cárteles del crimen organizado y la debilidad de un poder político incapaz de atajar la violencia y hacer justicia con los asesinos”.

La mayor organización internacional de periodistas advierte que a este escenario se suma el temor de que la situación persista en los próximos años. “Desafortunadamente, ahora como en años anteriores, la situación de violencia contra los profesionales de los medios no tiene fin a la vista”.

Los asesinatos contabilizados el año pasado se suman a docenas de muertes acumuladas desde hace dos décadas y que siguen sin ser investigadas y resueltas por la justicia.

El organismo, que tiene su sede en Bruselas, pone a México y Haití como máximos ejemplos de la crisis de seguridad que se registra en Latinoamérica.

“El periodismo está amenazado tanto por los cárteles del crimen organizado en México, como por la clase política que busca socavar el libre flujo de información en Haití”.

Afirma que las consecuencias de los fenómenos registrados en ambos países son la reducción de la democracia y la negación del derecho de las personas a ser informadas.

La FIP reitera el reclamo a las autoridades para que se comprometan a luchar contra la impunidad y recomienda a las empresas de la información proporcionar pólizas de seguro, equipo y capacitación en materia de seguridad a sus trabajadores.

En el historial negro de México figura el locutor Jesús Ramos Rodríguez asesinado a balazos en Tabasco; Rafael Murua Manríquez, director de Radio Kashana y encontrado sin vida al interior de su vehículo en Baja California, y Samir Flores, fundador de la estación comunitaria morelense Radio Amiltzinko, quien fue atacado con armas de fuego.

“Santiago Barroso Alfaro, periodista radiofónico, conductor del programa San Luis Hoy, fue asesinado en su casa, un día después de denunciar la cadena de personas involucradas en tráfico de drogas y humanos en Sonora”, indica el reporte.

El resto de la lista está formada por Telésforo Santiago Enríquez, Francis Romero Díaz, Norma Sarabia Garduza, Rogelio Barragán Pérez, Celestino Jorge Ruiz Vázquez y Nevith Condés Jaramillo. Éste último era director del portal El Observatorio del Sur y fue víctima de amenazas previas a su asesinato.

Guardando favorito...
 

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones