Somalia destituye a jefes de inteligencia tras atentado

Ataque a hotel de Mogadiscio deja 25 muertos, entre ellos varios funcionarios; grupo extremista islámico Al-Shabaab se atribuyó la responsabilidad

Vista del lugar donde estalló un coche bomba en Mogadiscio, Somalia. Al menos 25 personas murieron y otras 39 resultaron heridas por la explosión y el posterior sitio en un hotel de la capital . (FAISAL ISSE. XINHUA)
Mundo 30/10/2017 01:55 Agencias Mogadiscio. Actualizada 02:21
Guardando favorito...

Somalia vive una ola de ataques terroristas que en las últimas horas dejaron al menos 25 muertos y la destitución de los jefes de la Policía e inteligencia,

Este país, del este de África, tuvo un fin de semana marcado por la violencia. La noche del sábado extremistas hicieron estallar un coche bomba frente a la entrada del hotel Nasa-Hablod, de Mogadiscio, y luego cinco de ellos irrumpieron en el inmueble. Un segundo coche bomba explotó muy pocos minutos después del primero en las inmediaciones del jardín de Daljirka, cerca de la oficina central nacional de la Inteligencia.

El sitio en el hotel concluyó ayer con un saldo de al menos 25 muertos y 20 personas rescatadas con vida. También se reportaron 39 personas con heridas, muchas de ellas se encuentran en estado grave.

Este ataque se produjo dos semanas después de que más de 350 personas murieran en un atentado masivo, también con un camión lleno de explosivos, en una concurrida calle de Mogadiscio, el peor ataque terrorista en la historia del país.

Ante esta situación, el gobierno de Somalia despidió a los jefes de la Policía e inteligencia.

El Consejo de Ministros del gobierno de Somalia le pidió sus cargos a los jefes de la Policía, Abdullahi Mohamed Ali, y de la Agencia Nacional de Inteligencia y Seguridad (NISA), general Abdihakim Said, informó la oficina del primer ministro, Hassan Ali Khaire, en un comunicado.

Al-Shabaab, el grupo extremista islámico más leta l de África, se atribuyó la autoría del ataque.

Fuentes del gobierno de Somalia indicaron que tres de los atacantes fallecieron y dos más fueron detenidos. El número de víctimas mortales podría seguir aumentando en las próximas horas debido al gran número de heridos y a la gravedad de las heridas de algunos de ellos.

Entre las víctimas mortales estaban una madre y sus tres hijos, uno de ellos un bebé, todos con disparos en la cabeza. También se cuentan algunos altos funcionarios y políticos del país, entre ellos un diputado y un consejero del Gobierno regional del Estado Suroccidental, mientras que el ministro de Agua y Electricidad del Ejecutivo nacional, Madoobe Nunow Mohamed, salvó la vida tras ser rescatado por las fuerzas de seguridad.

El presidente de Somalia, Mohamed Abdulahi Mohamed, condenó el ataque y dijo que este nuevo hecho tenía como objetivo atemorizar a los somalíes que se unieron tras el incidente del 14 de octubre, manifestándose en masa en Mogadiscio en contra de Al-Shabaab.

El Ejecutivo aseguró estar preparado para lanzar ataques militares contra Al Shabaab, a pesar de la baja capacidad militar y la agitación política que vive el país.

Este grupo armado suele atacar áreas de alto perfil en Mogadiscio. Aunque reclamó de inmediato la autoría del ataque del sábado, el grupo no se ha pronunciado sobre el atentado de hace dos semanas algo que se debería, según expertos, al temor porque el elevado número de víctimas mortales pueda poner en su contra a más ciudadanos.

La misión estadounidense en ese país condenó el ataque y aseguró que EU “sigue comprometido con los esfuerzos conjuntos con nuestros colegas de Somalia, de la Unión Africana, de y de la comunidad internacional para derrotar al terrorismo a fin de que Somalia se vea encaminada hacia la estabilidad y la prosperidad para su pueblo”.

Los dos ataques de octubre afectaron a la confianza de la población en la capacidad del ejército para hacer frente a la situación tras la retirada de las tropas de la Unión Africana a finales de 2020. Muchos en la capital acusan al gobierno de no hacer lo suficiente para protegerlos.

“Ahora estamos muriendo a cientos”, dijo Ahmednur Hashi, un residente en Mogadiscio. “¿Quién nos va a proteger?”

Según analistas locales, los problemas internos del Gobierno y su distanciamiento con la cúpula del Ejército han permitido al grupo yihadista recuperar su capacidad de atentar a gran escala. Al Shabaab, que se afilió en 2012 a la red internacional de Al Qaeda, controla parte del territorio en el centro y el sur del país y aspira a instaurar un Estado islámico de corte wahabí en Somalia. 

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios