“Sabemos cómo hacer nuestro trabajo”

Agente de la Patrulla Fronteriza señala que el envío de militares para contener a la oleada de inmigrantes que van a Estados Unidos da la imagen de que ellos no pueden solos

Agentes de la Patrulla Fronteriza al participar ayer, durante un entrenamiento de control de multitudes, en El Paso. (JOSÉ LUIS GONZÁLEZ. REUTERS)
Mundo 10/11/2018 03:14 Max Aub Actualizada 06:07
Guardando favorito...

El Paso, Texas

“No nos molesta la presencia de los soldados aquí [en la frontera], a muchos nos molesta que el presidente [Donald Trump] anuncie que los manda para detener a los migrantes”, dice Pedro, agente de la Patrulla Fronteriza y quien pidió el anonimato para hablar, en exclusiva con EL UNIVERSAL.

“El presidente está diciendo una mentira y está diciendo algo sin mencionarlo. Los soldados no pueden detener a ningún migrante, esa tarea es nuestra; por ley ningún militar puede detener a las personas por cruzar la frontera sin permiso”, sub- raya el oficial. “Al enviar soldados a la frontera está diciendo al mundo que nosotros [los agentes de la Patrulla Fronteriza] no podemos o no sabemos hacer nuestro trabajo y eso nos tiene molestos”, indica.

A raíz de los éxodos centroamericanos con rumbo a Estados Unidos, Trump ordenó a su secretario de Defensa, James Mattis, desplegar a la frontera sur de la Unión Americana tropas del ejército con la misión de apoyar las tareas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), a la que pertenece la Patrulla Fronteriza.

Han comenzado a llegar con tareas de ingeniería, levantando carpas militares en las que se planea mantener detenidos indefinidamente a quienes crucen y pidan asilo.

También están revisando los kilómetros de muros metálicos existentes para darles mantenimiento y están levantando vallas de alambres de púas en distintas regiones. La estrategia es dificultar lo más posible el ingreso a territorio estadounidense fuera de los puertos de entrada. Otra misión del ejercito será la de dar apoyo con los servicios médicos correspondientes y de alimentación. La vigilancia podrán y deberán ejercerla junto con la Guardia Nacional y la Patrulla Fronteriza.

“El entrenamiento y la preparación entre el ejército y nosotros [la Patrulla Fronteriza] no puede compararse. Ellos están entrenados para la guerra y nosotros para cuestiones fronterizas, entre las que destacan detectar, detener y procesar a personas sin documentos”, reconoce Pedro, quien nació en El Paso, Texas, igual que sus padres. “Ellos [los soldados] conocen más de la tecnología que usamos aquí porque la han usado en las guerras; está bien”, comenta, “pero no nos gusta cómo nos hacen quedar [Trump y Mattis]”.

De acuerdo con datos de la corporación, existen alrededor de 20 mil agentes de la Patrulla Fronteriza, de los cuales un promedio de 14 mil están a lo largo de la frontera sur, sólo 4 mil están custodiando la frontera con Canadá y alrededor de 2 mil están en tareas administrativas.

“Hemos sido entrenados para esta tarea y tenemos personal muy bien preparado sobre tecnología, vehículos de tierra, aire y mar”, comenta. “No se trata de compararnos, sino de que cada uno haga lo que le toca y sabemos hacer nuestro trabajo”, dice.

Inicialmente, Trump había dicho que enviaría sólo 800 soldados del ejército a la frontera con México. Después incrementó el número y mencionó que serían 5 mil y al final la cantidad de militares en la frontera podrían sumar entre 10 mil y 15 mil, según las últimas declaraciones. “Lo que va a pasar es que de todas maneras van a entrar [los centroamericanos], va a quedar mal el ejército y nosotros”, señala Pedro, quien afirma que el mundo los está viendo más que nunca debido a la personalidad de Trump.

“No tenemos problemas de comunicación con los soldados, nos llevamos bien; ellos están haciendo lo que les ordenan y también nosotros. No creo que les guste mucho estar en este tipo de misiones porque no pueden hacer mucho como militares”, indica. “Están acostumbrados a situaciones diferentes, aunque la frontera es peligrosa”, comenta. “Lo que acaba de decir nuestro presidente acerca de que pueden disparar [los militares] contra civiles, si ellos arrojan piedras o cualquier cosa que sea considerado como algo que puede hacer daño y causar la muerte, ya lo hemos hecho. Tenemos ese permiso desde hace mucho y así se nos entrena”, confiesa. “Aquí las cosas son muy diferentes a como se ven en México. No esperamos que suceda nada así, pero ha ocurrido”, divulga.

“Nada es como antes. Lo que quiero es seguir haciendo bien mi trabajo y que no piensen que hizo falta el ejército”, concluye.

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios