Reino Unido pide a Rusia explicar contagio

Hay dos envenenados con Novichok tras manipular “objeto contaminado”; Kremlin descarta estar involucrado, llama a no caer en “este sucio juego”
Reino Unido pide a Rusia explicar contagio
Expertos trabajan en Rollestone Street, en Amesbury, en relación con el envenenamiento, con un agente nervioso, de una pareja británica. Las autoridades pidieron explicaciones a Rusia por este hecho. (CHRIS J. RATCLIFFE. AFP)
06/07/2018
01:51
DPA
-A +A

Londres.— Reino Unido pidió ayer explicaciones a Rusia por la aparición de un nuevo caso de envenenamiento con el agente nervioso Novichok, mientras la pareja afectada continúa en estado crítico tras manipular un “objeto contaminado” en la ciudad de Amesbury, informó la policía.

La policía antiterrorista confirmó que los afectados, un hombre de 45 años y una mujer de 44, resultaron envenenados con Novichok, el mismo agente nervioso empleado en el ataque al ex espía ruso Sergei Skripal y a su hija Yulia en marzo pasado, en la vecina ciudad de Salisbury.

De acuerdo con las autoridades, las víctimas podrían haber estado en contacto casualmente con un objeto contaminado que fue empleado en el ataque al doble agente ruso.

“Se asume que son víctimas a consecuencia del ataque previo o de algo más, pero no se cree que fueran directamente el objetivo de un ataque”, explicó el ministro de Seguridad británico, Ben Wallace.

El sábado se localizó a la mujer en su casa, en la localidad de Amesbury; posteriormente los médicos tuvieron que atender en el hospital a su marido. Según relató un conocido, ambos estaban inconscientes y les salía espuma por la boca.

La localidad de Amesbury está situada a unos 13 kilómetros de Salisbury, donde fueron envenados hace cuatro meses los Skripal.

El ministro del Interior británico, Sajid Javid, acusó al gobierno ruso del “imprudente e insensible” despliegue del agente nervioso en Salisbury, y agregó que Londres no ha recibido cooperación desde el envenenamiento de los Skripal en marzo.

La policía acordonó cinco áreas en Amesbury y Salisbury, que está inspeccionando minuciosamente. La pareja envenenada estuvo en ambas localidades poco antes de enfermar. Las autoridades sanitarias instaron a la población local que visitó desde el martes alguno de esos cinco lugares que tome precauciones, como lavar su ropa y otros objetos que pudieran estar contaminados.

El incidente de los Skripal desató una fuerte tensión entre Reino Unido y Rusia, país al que Londres acusó de haberlos envenenado con la sustancia de fabricación soviética.

Wallace reiteró las acusaciones de Reino Unido de que agentes rusos estarían detrás del ataque contra los Skripal, urgiendo al Gobierno de Moscú a proporcionar información.

“El Estado ruso podría arreglar esto”, dijo en declaraciones a la BBC. “Nos podría decir qué ocurrió (...) son los únicos que podrían dar todas las pistas para mantener a la gente segura”, agregó el funcionario.

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, quien estuvo ayer de visita en Berlín, dijo que era “profundamente alarmante” el hecho de que otras dos personas entrasen en contacto con el agente nervioso y sostuvo que las autoridades “darán vuelta cada piedra” hasta esclarecer cabalmente los sucesos.

Hace cuatro meses Sergei Skripal y su hija fueron hallados inconscientes en el banco de un parque en Salisbury. Tras una larga hospitalización pudieron recuperarse y en la actualidad viven en un lugar secreto. Londres acusó a Moscú de estar detrás del ataque.

El agente Novichok se fabricaba en la antigua Unión Soviética, aunque después apareció en otros países. Es muy difícil de detectar porque es incoloro, insaboro e inoloro.

Rusia rechaza acusación. El Krem-lin reaccionó con preocupación al nuevo caso de envenenamiento y señaló que se trata de una intriga política de Reino Unido.

“Exigimos al gobierno de [la primera ministra] Theresa May que ponga fin a las intrigas con agentes químicos venenosos y no obstaculice las investigaciones”, dijo en Moscú la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Maria Sajarova.

La funcionaria pidió además que las autoridades británicas no participen en este sucio juego político, informó la agencia de noticias Tass. Rusia, añadió, está siempre dispuesta a una investigación conjunta.

Antes, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, había señalado en Moscú: “Es una noticia muy inquietante. Naturalmente genera una gran preocupación”.

La embajada rusa en Holanda descartó que Moscú esté detrás del caso en Amesbury. “¿Creen realmente que Rusia es tan estúpida como para utilizar ‘de nuevo’ el Novichok durante el Mundial de futbol?”, cuestionó en Twitter.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS