Piden en juicio autógrafo al "Chapo”

En el segundo día de entrevistas con aspirantes a jurado en el juicio del capo mexicano, un colombiano confesó ser fan de “El Chapo”, lo que provocó que el sinaloense sonriera

Miembros de diferentes medios de comunicación esperan en una calle totalmente cerrada frente al tribunal del Distrito Sur en Brooklyn, Nueva York
Miembros de diferentes medios de comunicación esperan en una calle totalmente cerrada frente al tribunal del Distrito Sur en Brooklyn, Nueva York (Foto: EFE)
Mundo 06/11/2018 15:10 Víctor Sancho / Corresponsal NUEVA YORK Actualizada 20:45

La segunda jornada de la selección de jurado del juicio en EU contra Joaquín “El Chapo” Guzmán inició esta mañana de martes con muchos detalles pintorescos y el descarte de diez potenciales jurados, entre ellos algunos de los más “coloridos” que se vieron en la primera jornada.

Una de esas veces fue cuando el juez informó que uno de los jurados entrevistados ayer, un colombiano de Medellín, había pedido un “autógrafo” de "El Chapo". “Soy un poco fan”, confesó el hombre, a lo que el sinaloense sonrió. Fue descartado.

También quedaron fuera dos más de los testigos más pintorescos de la primera jornada: el imitador oficial de Michael Jackson, ya que la “intensa cobertura” podría provocar que fuera identificado”; y el hombre que dijo que sabía de un sandwich llamado “El Chapo”, en su caso por un problema médico familiar y su “enojo” por el interés mediático en el bocadillo, que teme que le pueda identificar entre sus compañeros.

Otro de los potenciales jurados tuvo un ataque de pánico en la sala de espera y fue enviado al hospital. Otra chica dijo estar “asustada” tras ver una película donde un acusado trataba de matar a un jurado.

Entre ayer y la jornada matinal de hoy se han descartado 27 potenciales jurados. La defensa y la fiscalía todavía esperan que la selección pueda concluir hoy.

“El Chapo” volvió a estar en la sala, con pintas de empresario: traje negro, camisa azul celeste -esta vez abotonada- y corbata en tonos azules, grises y plateados. Eduardo Balarezo, uno de sus abogados, le acomodó la corbata antes de que el proceso empezara.

Esta vez no usó un sistema de traducción automática: Balarezo dijo que, debido a su encierro, “El Chapo” está teniendo problemas de audición y el sistema de auriculares le hace daño. Por eso, las intérpretes le traducían a su lado.

Durante esta sesión, Guzmán estuvo más atento a los potenciales jurados, mirándoles con más atención que la primera jornada. Siguió anotando cosas en un cuaderno, y en algún momento hizo una mueca.

lsm

Comentarios