Suscríbete

No se puede llamar democracia a Venezuela: Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno de España se reunió con Iván Duque, presidente de Colombia, donde dialogaron sobre la actualidad venezolana bajo el gobierno de Nicolás Maduro

“No se puede llamar democracia a Venezuela", declara Pedro Sánchez
Foto: Cortesía
Mundo 30/08/2018 19:34 José Meléndez / corresponsal Actualizada 21:54
Guardando favorito...

San José.- El presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, advirtió hoy en Colombia que al régimen de Venezuela no se le puede llamar democracia”.

En la tercera de las cuatro escalas de un periplo latinoamericano que empezó el lunes pasado en Chile, prosiguió el martes y miércoles en Bolivia y Colombia y concluirá mañana en Costa Rica, Sánchez afirmó hoy en Bogotá que “no se puede llamar democracia a un sistema que tiene presos políticos, (los) tiene encarcelados por sus ideas”.

“Se tiene que resolver entre venezolanos esta crisis que dura ya muchos años, que está trayendo mucha pobreza y mucha miseria y mucho sufrimiento al pueblo venezolano”, pidió el gobernante, en una declaración en la Casa de Nariño, sede de la Presidencia de Colombia.

Procedente de Colombia, a donde llegó el miércoles por la tarde, Sánchez arribó este jueves por la tarde a Costa Rica y en esta capital culminará mañana en horas vespertinas su primera gira como mandatario por América Latina en la que pasó una noche en cada uno de los cuatro países.

En una conferencia de prensa conjunta con Sánchez, el presidente de Colombia, Iván Duque, calificó al gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, como “dictadura oprobiosa”.

Sánchez se distanció del criterio de su anfitrión eludió utilizar esos mismos términos sobre el régimen de Maduro, aunque recordó que “he sido bastante claro” para reafirmar que Venezuela tampoco es una democracia.

Las declaraciones del dirigente español en la capital colombiana contrastaron con la cautela que preservó en las escalas previas de su viaje latinoamericano, en las que destacó que su gobierno carece de vocación de injerencia en los asuntos internos de otros estados, observa con “profunda preocupación” el diferendo de Venezuela y promueve el diálogo para resolverlo.

Migración venezolana

Sánchez se entrevistó en Nariño con Duque para evaluar asuntos bilaterales, regionales, multilaterales y globales, entre los que destacó la profunda crisis humanitaria por la masiva y creciente migración de venezolanos que huyen de los agudizados conflictos políticos, socioeconómicos e institucionales de Venezuela.

El gobernante español confirmó una donación de 35 millones de euros de la Unión Europea (UE) para ayudar a que la región enfrente el éxodo venezolano, que se aceleró desde 2017 y que, de acuerdo con datos actualizados de organismos especializados internacionales, ya superó los dos millones de migrantes nacidos en Venezuela.

Los países más golpeados por el flujo masivo de venezolanos son Colombia, Brasil, Perú y Ecuador, aunque el fenómeno también impactó a Chile, Panamá y Argentina, entre otros. Los cálculos oficiales reconfirmaron que solo en Colombia hay más de un millón.

La migración venezolana “no es un problema de Colombia, es un problema de América Latina”, puntualizó el presidente visitante, al abogar ante Duque para que se evite que los venezolanos queden “sin cabida, ni futuro, ni ubicación”.

duque-sanchez_0.jpeg
Foto: Cortesía

Nicolás Maduro

Otro punto en el que Duque y Sánchez disintieron fue en la posibilidad de que el presidente venezolano Maduro sea eventualmente juzgado por la Corte Penal Internacional, con sede en Holanda, por delitos de lesa humanidad.

Un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) emitido en mayo de este año culpó al Maduro de desatar una intensa represión en contra de los opositores venezolanos en las protestas antigubernamentales que sacudieron a Venezuela de abril a julio de 2017 y determinó que existen bases legales suficientes para ser denunciado en la Corte.

Mientras que Sánchez subrayó que “cada país es soberano de decidir su futuro” e instó a que Venezuela comience “una negociación consigo misma”, Duque respaldó la opción de acudir a la Corte para que la comunidad internacional continúe con la investigación de los crímenes del régimen chavista. Esa vía podría ser únicamente para que Maduro sienta la presión” externa para buscar una solución a la crisis, adujo Duque.

Paz

En una maniobra diplomática que podría reducir el protagonismo de Cuba en la negociación de la paz completa en Colombia, el presidente Sánchez reafirmó hoy que ofreció al territorio español como sede de las negociaciones de paz entre el gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la última guerrilla comunista de ese país y alzada en armas desde 1964.

“No somos ajenos a la realidad colombiana. Somos un país que queremos echar una mano, que queremos arrimar el hombro, como decimos en términos coloquiales en España, con los hermanos, como es la sociedad colombiana. Con lo cual si Colombia necesita ese apoyo, si Colombia necesita de esa cobertura, desde luego España la dará”, dijo Sánchez, al justificar el ofrecimiento en una entrevista con Caracol, un canal de la televisión colombiana.

Al asumir el pasado 7 de agosto, Duque decidió que la negociación con ELN sería sometida a un mes de evaluación, que vencerá el viernes de la próxima semana, pero que son claves para una pacificación completa luego de que, en noviembre de 2016, se pactó la paz entre el gobierno y las entonces guerrillas comunistas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Sobre la oferta de Sánchez, Duque recordó que el involucramiento del ELN en secuestros es uno de los factores de desconfianza para avanzar en las negociaciones. “Un gobierno no puede estar en la negociación de secuestros. El gobierno lo que debe exigir es el cumplimiento de la ley y si hay voluntad de paz, entonces que la primera parte de la voluntad de paz se exprese con la liberación de los secuestrados”, destacó.

En la entrevista televisiva, Sánchez anticipó que “respetamos por supuesto la aproximación que hace el presidente Duque, y sabe que tiene todo nuestro apoyo, todo nuestro apoyo, para consolidar algo que es un bien preciado, preciadísimo, para el conjunto de la ciudadanía como es la paz”.

Las gestiones entre el gobierno y el ELN empezaron en febrero de 2017 en suelo ecuatoriano. Sin embargo, cambiaron de sede luego de que el gobierno de Ecuador decidió en abril pasado dejar de ser garante del proceso por el secuestro de un equipo periodístico de tres ecuatorianos que fueron asesinados en Colombia por disidentes guerrilleros; las pláticas se trasladaron a Cuba.

Sánchez argumentó que el objetivo es seguir “empujando y ayudando para construir la paz” y recordó “el terrorismo que afectó durante estos últimos 40 años a España” por las acciones del grupo terrorista vasco ETA.

“El haber logrado la disolución de la banda ETA, el haber logrado el cese definitivo de toda violencia, ¿qué es lo que yo veo en el País Vasco? Que cuando llegó la paz, ya esa paz es irreversible. Ya la gente quiere eso, quiere vivir en paz, quiere vivir en libertad, quiere que se respete la pluralidad”, declaró.

En su visita a Costa Rica, Sánchez se reunirá con el presidente costarricense, Carlos Alvarado, para analizar cuestiones de medio ambiente y democracia visitará la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte—IDH), que tiene su sede en esta capital y, como máximo tribunal del Hemisferio Occidental, parte de su financiamiento es otorgado por España.

agv

Guardando favorito...

Comentarios

 

Recomendamos