“Nacimos en la dictadura que no ha desaparecido”
Miembros de la Asamblea salieron a marchar desde el Hemiciclo a Juárez, hasta el Zócalo de la Ciudad de México, el jueves pasado. Foto/CORTESÍA

“Nacimos en la dictadura que no ha desaparecido”

26/10/2019
04:00
Andrea Camarena
-A +A
Denuncia violaciones a los derechos por parte del gobierno de Piñera

Las causas que han incitado a los chilenos a tomar las Plazas y calles de Santiago y otras regiones han cruzado fronteras alojándose en el corazón de sus compatriotas que residen lejos. El pasado 20 de octubre, un grupo de aproximadamente 300 chilenos que radican en la Ciudad de México, se juntaron para conformar la Asamblea de Chilenos Movilizados, con el fin de exponer su inconformidad ante las vejaciones de militares a manifestantes en su país natal.

Para las generaciones más adultas, este movimiento ha representado el fantasma del horror que se vivió en el golpe de Estado que hace 46 años derrocó al gobierno de Salvador Allende, e instauró la dictadura de Augusto Pinochet. La sicóloga chilena e integrante de la Asamblea de Chilenos Movilizados en la Ciudad de México, María de los Ángeles Lobos Palacios, explicó a EL UNIVERSAL que aunque la protesta callejera como reflejo de inconformidad y hartazgo refiere a una “larga tradición” en su país, de la mano del libre ejercicio de su derecho a manifestarse ha estado históricamente presente la criminalización.

“Hemos ideado múltiples maneras de manifestarnos, desde el ya conocido cacerolazo hasta bailes y acciones performáticas…”, afirma. Expone el dolor e indignación que envuelve a todos los miembros de la Asamblea al ver que ante este tipo de manifestaciones pacíficas, la violencia sigue siendo la carta que el gobierno juega. “Violencia también son las 12 horas que un chileno espera en un hospital. Violencia es que el sueldo mínimo no alcance para cubrir la canasta familiar básica y que todos los servicios se encuentren privatizados”, asegura.

El Instituto de Derechos Humanos de Chile actualizó las cifras que han dejado los enfrentamientos entre manifestantes y mandos de las fuerzas especiales. Señaló que hasta el momento hay más de 2 mil 600 personas detenidas en todo Chile de las cuales, más de mil corresponden a la capital; también se registraron 584 heridos, 245 por armas de fuego y alrededor de 59 acciones judiciales. Ciudadanos han reclamado censura por parte de los medios e incapacidad del gobierno de Piñera. “Me ha llamado la atención el descaro de las fuerzas policiales para realizar montajes y la acción de infiltrados (…) hoy a pesar de las censura, estas acciones se pueden desenmascarar gracias a las redes sociales”, señala.

Aprovecha para denunciar la violencia a las mujeres. “La violencia policial en Chile no es nueva para nosotras (…) nacimos en la dictadura y ésta nunca se ha ido. Hemos sido un pueblo de lucha y las calles han sido nuestro escenario. En ese marco, hemos recibido en carne propia la violencia sexual de fuerzas policiales”.

Acusa que en las protestas que se han registrado los últimos días, estas prácticas se han replicado. “Ayer conocimos la noticia de una compañera que fue amenazada de ser violada con un fusil, y de una niña que fue desnudada en los calabozos, y obligada a realizar sentadillas frente a los oficiales (…) tenemos aún el fantasma presente de la dictadura donde las mujeres vivían horrores”.

Miembros de la Asamblea salieron a marchar desde el Hemiciclo a Juárez, hasta el Zócalo de la Ciudad de México, para mostrar el rechazo hacia los eventos que están ocurriendo en su país.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios