"Me pusieron a la venta en internet porque soy musulmana"

Varias mujeres musulmanas en India descubrieron que sus identidades habían sido utilizadas de forma degradante en una aplicación en internet

Hana Khan es piloto de una línea aérea comercial
Hana Khan es piloto de una línea aérea comercial. Foto: Cortesía
Mundo 13/07/2021 08:31 BBC News Actualizada 08:32
Guardando favorito...

Decenas de mujeres musulmanas en India descubrieron recientemente que las habían puesto a la venta en internet.

Hana Khan, una piloto comercial cuyo nombre estaba en la lista, le dijo a la BBC que un amigo la alertó enviándole un tweet.

El tuit la llevó a "Sulli Deals", una aplicación y sitio web que presentaba fotografías de mujeres disponibles públicamente y creado perfiles, describiendo a las mujeres como "ofertas del día".

La página de inicio de la aplicación tenía una foto de una mujer desconocida.

En las dos páginas siguientes, Khan vio fotos de sus amigas. En la página siguiente se vio a sí misma.

"Conté 83 nombres. Podría haber más", le dijo a la BBC. "Habían tomado mi foto de Twitter y tenía mi nombre de usuario. Esta aplicación estuvo funcionando durante 20 días y ni siquiera lo sabíamos. Me dio escalofríos".

La aplicación pretendía ofrecer a los usuarios la oportunidad de comprar un "Sulli", un término de jerga despectivo utilizado por los trolls hindúes de derecha para referirse a las mujeres musulmanas.

No hubo una subasta real de ningún tipo: el propósito de la aplicación era solo degradar y humillar.

Khan indicó que había sido atacada por su religión. "Soy una mujer musulmana que es vista y escuchada", dijo. "Y quieren silenciarnos".

GitHub, la plataforma web que aloja la aplicación de código abierto, la cerró rápidamente después de las quejas.

"Suspendimos las cuentas de los usuarios después de la investigación de los informes de dicha actividad, todos los cuales violan nuestras políticas", declaró la compañía en un comunicado.

Pero la experiencia ha afectado a las mujeres. Las que aparecieron en la aplicación eran todas musulmanas que tienen medios para expresarse, incluidas periodistas, activistas, artistas e investigadoras.

Desde entonces, algunas eliminaron sus cuentas de redes sociales y muchas otras dijeron que tenían miedo de un mayor acoso.

"No importa lo fuerte que seas, pero si tu foto y otra información personal se hacen públicas, te asusta, te molesta", le dijo otra mujer al servicio hindi de la BBC.

Pero varias de las mujeres cuyos detalles se compartieron en la aplicación recurrieron a las redes sociales para desafiar a los "pervertidos" y prometieron pelear.

Unas 10 de ellas formaron un grupo de WhatsApp para buscar y ofrecer apoyo y otras, incluida Khan, presentaron denuncias a la policía.

Khan publicó un tuit explicando que estaba decidida a que "esos cobardes paguen por lo que han hecho".

Ciudadanos destacados, activistas y líderes también se pronunciaron en contra del acoso.

La policía dijo que había abierto una investigación, pero se negó a indicar quién podría estar detrás de la aplicación.

Las personas que crearon la aplicación usaron identidades falsas, pero Hasiba Amin, coordinadora de redes sociales del opositor Partido del Congreso, culpó a varias cuentas que atacan regularmente a los musulmanes, especialmente a las mujeres musulmanas, y que dicen apoyar la política de derecha.

Según Amin esta no es la primera vez que las mujeres musulmanas son atacadas de esta manera.

El 13 de mayo, mientras los musulmanes celebraban el festival de Eid, un canal de YouTube emitió un "Especial de Eid", una "subasta" en vivo de mujeres musulmanas de India y Pakistán.

"La gente ofrecía cinco rupias (0.06 dólares) y 10 rupias (0.13 dólares), calificaban a las mujeres según las partes de su cuerpo y describían actos sexuales y amenazas de violación", señaló Khan.

Amin me dijo que ese mismo día, una cuenta anónima intentó "subastarla" en Twitter.

Otras cuentas -incluida una llamada @sullideals101 que desde entonces fue suspendida- se unieron, "abusándome, avergonzándome y describiendo actos sexuales groseros", indicó Khan.

Ella cree que quienes intentaron subastarla en Twitter son las mismas personas que están detrás de la aplicación Sulli Deals y el canal de YouTube, que desde entonces fue eliminado por la plataforma.

La semana pasada, Twitter suspendió las cuentas que afirmaban estar detrás de la aplicación y que decían que ésta volvería a funcionar pronto.


musulmanas

AFP


Activistas dicen que las mujeres de minorías religiosas enfrentan más acoso en internet.

Los activistas dicen que el abuso en internet tiene el poder de "menospreciar, degradar, intimidar y, finalmente, silenciar a las mujeres".

La semana pasada, más de 200 actores, músicos, periodistas y funcionarios gubernamentales de todo el mundo escribieron una carta abierta en la que instaban a los directores ejecutivos de Facebook, Google, TikTok y Twitter a hacer de la seguridad de las mujeres "una prioridad".

"Internet es la plaza del pueblo del siglo XXI", escribieron. "Es donde tiene lugar el debate, se construyen comunidades, se venden productos y se crea reputación. Pero la escala del abuso en línea significa que, para demasiadas mujeres, estas plazas digitales no son seguras".

Lee también: 200 mujeres de alto perfil exigen poner fin a la "pandemia de abusos en internet" (y qué respondieron las grandes plataformas digitales)

Un informe el año pasado de Amnistía Internacional sobre el acoso en internet en India mostró que cuanto más se expresaba era una mujer, más la atacaban.

Y así como las mujeres negras tienen más probabilidades de ser molestadas en Reino Unido y Estados Unidos, las mujeres de minorías religiosas y castas desfavorecidas son más acosadas en India.

Nazia Erum, autora y ex portavoz de Amnistía en India, señaló que había pocas mujeres musulmanas en las redes sociales y que las que estaban "eran perseguidas".

"Este ataque dirigido y planeado es un intento de quitarles el micrófono a las mujeres musulmanas educadas que expresan su opinión y se pronuncian en contra de la islamofobia. Es un intento de silenciarlas, de avergonzarlas, de quitarles el espacio que ocupan", señaló.

Amin dijo que los acosadores "no tienen miedo porque saben que se saldrán con la suya".

Señaló varios casos recientes de atrocidades contra musulmanes alentados por partidarios del partido gobernante BJP, como el ministro del gobierno que elogió a ocho hindúes condenados por linchar a un musulmán, y el nuevo ministro de radiodifusión del país que fue visto el año pasado en un video viral alborotando a una multitud hindú para "disparar contra musulmanes".

Para las mujeres cuyas identidades fueron tomadas y utilizadas por la aplicación "Sulli Deals", la lucha por la justicia puede ser larga y dura. Pero están decididas a enfrentarla.

"Si la policía no encuentra a quienes nos pusieron a la venta, iré a los tribunales", dijo Khan. "Voy a perseguir esto hasta el final".


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios