Guatemalteca hace llorar a congresistas con desgarrador testimonio de la muerte de su hija

10/07/2019
|
20:09
|
Víctor Sancho / Corresponsal
“Vi morir a mi hija lenta y dolorosamente”: migrante perdió a su bebé en centro de detención en EU
Foto: AP

Guatemalteca hace llorar a congresistas con desgarrador testimonio de la muerte de su hija

10/07/2019
20:09
Víctor Sancho / Corresponsal
-A +A
Yazmín Juárez, de 21 años, buscaba una mejor vida para Mariee, su bebé de 19 meses, pero "la crueldad y falta de corazón" de las autoridades estadounidenses terminaron con sus sueños

Washington.- Yazmín Juárez temía por su vida y la de su bebé Mariee. Pensando en “sacarla adelante”, dejó Guatemala para buscar un futuro mejor en Estados Unidos, pero la pequeña encontró la muerte luego de enfermar en un centro de detención. El desconsuelo de Yazmín es total: “Me quitaron un pedazo de mi corazón”.

Yazmín, de 21 años, habló en español en una audiencia ante el subcomité de derechos civiles y servicios humanos de la Cámara Baja titulada “Niños en Jaula” que, durante esta y la próxima semana, busca investigar y denunciar las malas prácticas del gobierno de Donald Trump con los migrantes detenidos.

El testimonio de la guatemalteca fue desgarrador y varios congresistas no pudieron evitar soltar alguna lágrima.

6_3.jpg
Foto: AP

“Mi hija Mariee y yo huimos de Guatemala buscando asilo en Estados Unidos. Hicimos este viaje porque temíamos por nuestras vidas”, explicó Yazmín, quien contó que una vez en suelo estadounidense, solicitó asilo y fue enviada a un centro de detención en Dilley, Texas.

La “vida mejor” que esperaba se tornó en una pesadilla. En el centro, narró, las condiciones eran antihigiénicas, antihumanas. La gente dormía en el suelo.

“Al cabo de una semana en Dilley, Mariee se enfermó, mi niña. Primero era toser y estornudar, mucha secreción en su nariz”, detalló. La bebé empezó a tener fiebre muy alta, diarrea, y vómito, mientras al mismo tiempo perdía peso. En el centro de detención sólo le dieron Tylenol, y una vez incluso le dieron una paleta helada, pese a estar enferma.

Cuando finalmente la liberaron, de inmediato Yazmín la llevó al doctor. Pero era demasiado tarde. “Vi morir a mi niña lenta y dolorosamente unos meses antes de su segundo cumpleaños”. Era mayo de 2018, y Mariee tenía 19 meses.

La guatemalteca presentó una demanda contra el gobierno por 60 millones de dólares.

Pero más allá de eso, su lucha es otra, según dijo. “El mundo debe saber lo que está sucediendo con tantos niños en las cárceles dentro de la detención de ICE (Servicio de Inmigración y Aduanas de EU), la crueldad, el corazón que ellos tienen en tratar a los niños, es sumamente injusto”.

“La mayoría de los niños son traídos aquí por padres que buscan una mejor vida para sus hijos, una vida segura para ellos. Hoy estoy aquí porque no quiero que otro angelito más sufra como Mariee y como hoy en día yo estoy sufriendo. No quiero que otras madres y padres pierdan a sus hijos, no puede ser tan difícil que en este país, Estados Unidos, no puedan proteger a los niños”, sentenció. El silencio en la sala era absoluto.

“No saben el terror que un niño siente o una madre siente al tener que ver a muchos niños encerrados en jaulas pasando hambre, pasando frío, no tener el calor de un hogar, sólo tener alrededor a cientos de personas pasando lo mismo que ellos. Es sumamente doloroso”.

Por si las condiciones fueran pocas, la guatemalteca describió la negligencia de los funcionarios en el trato de los inmigrantes, la poca atención y cuidado a los enfermos, que se unen a las amenazas que reciben y las palabras despectivas e hirientes.

“Me dijeron, con estas palabras: tú sabes que este es un país de americanos, que mi presidente es Donald Trump, podemos quitarte a tu hija y a ti te podemos encerrar en la cárcel”.

agv

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios