Detienen momentáneamente que extrema derecha conduzcan relaciones con México
Foto: Twitter @VOX_Europa_

Detienen momentáneamente que extrema derecha conduzcan relaciones con México

26/09/2019
16:29
Inder Bugarin / Corresponsal
-A +A
Ultranacionalistas europeos fracasaron en tomar las riendas del Parlamento Europeo encargado de las relaciones con México; la candidatura del partido de extrema derecha Vox, no obtuvo la mayoría para hacerse de la presidencia

Bruselas.- Los ultranacionalistas europeos fracasaron este jueves, en un primer intento, tomar las riendas de la delegación del Parlamento Europeo encargada de las relaciones con México, luego de que la candidatura del eurodiputado del partido de extrema derecha español Vox, Hermann Tertsch, no obtuviera la mayoría para hacerse de la presidencia.

La votación celebrada en la sesión constitutiva de la presidencia de la Delegación para México de la Eurocámara, cerró con seis votos a favor frente a seis en contra.

El antiguo periodista dijo a EL UNIVERSAL que mantendrá su candidatura y volverá a presentarse en la siguiente votación, la cual podría tener lugar en octubre.

El integrante del Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos, sumó el apoyo de un eurodiputado no inscrito y de cuatro del Partido Popular Europeo, mientras que se topó con la negativa de los socialistas, verdes y la izquierda unida.

Los liberales de Renovar Europa, familia política a la que pertenece la República en Marcha del presidente Emmanuel Macron, se abstuvieron dejando el proceso abierto.

La eurodiputada socialista Clara Aguilera, quien convocó a votación, frenando así el nombramiento automático de Hermann por la vía de la aclamación, es decir, sin necesidad de voto por falta de otro candidato, explicó que se opusieron a su elección por su ideología política extremista, machista y xenófoba.

“Tenemos un problema con lo que representa su grupo político en España, que es la extrema derecha”, aseguró.

“El Partido Socialista entiende que la extrema derecha no debe ocupar espacios en las instituciones europeas. Ellos están en el límite de la democracia y no nos gusta su ideario político”.

Además, consideró que con ultra en la presidencia, en México no se proyectaría una buena imagen de la Unión.

 “No creemos que sería una buena imagen para la UE que una persona represente a las instituciones con ésta ideología política”.

Para Tertsch, el bloqueo respondió a intereses políticos relacionados con la campaña electoral en España.

“Una serie de grupos españoles, porque están en campaña electoral, están jugando con México, y no quiere que vaya un español como jefe de la delegación. Los socialistas españoles estaban pensando poner un italiano pero no se atrevieron porque quedarían en evidencia”, explicó.

 “(El motivo para no elegir a un español) es la hostilidad hacia mí, porque yo defiendo la soberanía nacional de México, de España, de todos los países europeos dentro de la UE, soy un firme defensor de las libertades, de lo que son los principios constitucionales que al parecer entre los socialistas españoles no están nada de moda”.

El eurodiputado euroescéptico dijo ser el candidato más adecuado para el cargo. Sostuvo además que puede “llevarse bien” con Andrés Manuel López Obrador, a pesar de ser un presidente de izquierda.

“No podemos estar de acuerdo con todos los puntos filosóficos para hacer una política común. Creo que López Obrador tiene tanto interés, como lo tenemos nosotros, en tener una política soberana, de crecimiento y de desarrollo y consolidación”, señaló.

Reconoció que AMLO llegó al poder con señalamientos preocupantes, como pedirle a España que se disculpe por los agravios durante la conquista, aunque considera que los ha corregido y las relaciones son cada vez más constructivas.

“Somos hijos de la misma historia, México ha sido más tiempo España que República Mexicana, todavía hoy, tenemos una historia tan larga común que cuando un mexicano se mete con los españoles en realidad se está metiendo consigo mismo. ¿De dónde viene el nombre de López Obrador?”, aseguró.

Sostuvo que de asumir la presidencia, lanzará un debate cultural abierto y franco, promoverá las relaciones económicas, así como pondrá en la agenda el tema de derechos humanos, seguridad y violencia.

“Si Hermann Tertsch es presidente de la delegación no habrá discusión sobre derechos humanos en México, ni se pedirá aclaración de los hechos, todo lo contrario. Me atrevo a decir que él es una persona casi fascista”, declaró un asesor del Grupo de los Verdes que opera para echar abajo la candidatura.

agv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios