X

Del aborto a las armas, los desafíos del Supremo en EU

En el periodo que acaba de iniciar, el máximo tribunal, que Trump dejó a modo para inclinar la balanza del lado conservador, verá temas cruciales sobre derechos civiles; los pronósticos son sombríos

Del aborto a las armas, los desafíos del Supremo en EU
Una marcha en defensa de los derechos reproductivos de las mujeres, frente al Capitolio de EU, el pasado 2 de octubre. Foto: AFP
Mundo 12/10/2021 02:47 Víctor Sancho / corresponsal Actualizada 02:50
Guardando favorito...

Washington.— El Tribunal Supremo de Estados Unidos inició un nuevo periodo judicial ante la atenta mirada de todo un país. El Alto tribunal estadounidense encara un momento crucial para los derechos civiles, en el que la mayoría aplastante de jueces conservadores (6-3), gracias a las tres nominaciones del expresidente Donald Trump, auguran una mala temporada para los defensores de derechos civiles, y en el que los magistrados tendrán que decidir y sentar precedente en casos fundamentales que pueden deshacer o revertir avances en temas de aborto o armas.

Estados Unidos siente que está ante uno de los periodos judiciales más cruciales de los últimos años. Si bien el año pasado se empezó a notar el impacto de la mayoría conservadora, este periodo va a aumentar al tener entre manos dos temas por los que los sectores más conservadores del país llevan décadas batallando, esperando una oportunidad para que lleguen a la meta y haga prevalecer su ideología.

Será este periodo en el que realmente se note el poder del legado judicial de Trump. Al frente de la Casa Blanca consiguió colocar tres jueces en el Alto Tribunal, el presidente con más confirmaciones desde Ronald Reagan, y nunca ocultó el criterio de selección que había seguido: que fueran antiaborto y defensores de la “Segunda Enmienda”, del derecho a portar armas. Precisamente los dos temas que ahora el Supremo tiene que decidir.

El caso de aborto es un éxito de los antiabortistas, que durante años han tratado de encontrar un proceso judicial con la suficiente fuerza y posibilidad de éxito. Ahora, con la mayoría conservadora en la corte, están ante la mejor posibilidad de revertir la jurisprudencia que lo legaliza en todo el país, y que data de 1973 (tras el caso Roe contra Wade).

La que estará en disputa en el Supremo es una iniciativa que aprobó el Congreso estatal de Mississippi en 2018 para prohibir el aborto a partir de las 15 semanas, cuando la jurisprudencia de 1973 reconoce que una mujer puede acabar con su embarazo en los primeros seis meses de gestación. El 1 de diciembre está prevista una vista del Supremo sobre el caso.

La definición y redacción del texto legal es tan específico y calculado que los conservadores que la defienden argumentan que lo mejor, en caso de que se les dé la razón, sería eliminar de una vez por todas cualquier legalización del aborto, para evitar posibles violaciones involuntarias y desajustes con decisiones precedentes.

Los augurios sobre qué decisión tomarán los jueces en este tema son nefastos para los defensores de la legalidad del aborto. El Supremo, gracias a su mayoría conservadora, decidió no actuar para frenar una ley en Texas todavía más restrictiva que la de Mississippi, que prohíbe el aborto con la detección de un latido, que se calcula que se da a las seis semanas de embarazo.

La urgencia es máxima, y el primer fin de semana de octubre decenas de miles de personas salieron a las calles en una reedición de la Marcha de las Mujeres que se centró en exclusiva en la necesidad de proteger los derechos reproductivos.

El otro gran caso que tendrán que dirimir se refiere a la legalidad de portar armas ocultas si existe una “causa apropiada”. De ser aprobada por el Supremo, expandiría de manera casi automática la posibilidad de llevar armas ocultas encima en todos aquellos estados que sea legal, en función de lo que cada estado dictamine como “causa apropiada” para ello. Nadie duda que empezaría un frenesí de leyes, especialmente en territorios controlados por gobiernos republicanos, para que las “causas apropiadas” sean laxas y fáciles de cumplir.

Ya agendados también hay asuntos como la potestad del gobierno de ocultar información sobre torturas, debates que pueden erosionar la separación entre Iglesia y Estado, la sentencia de pena de muerte al autor de los atentados de la maratón de Boston de 2013 o casos sobre financiación política y electoral.

Y todavía hay tiempo para que el Alto Tribunal acepte nuevos casos y, por tanto, otros temas cruciales puedan dirimirse en este período. Como muy tarde, deberán cerrar todas las carpetas abiertas antes del 27 de junio de 2022.

El Supremo tiene otra tarea más difícil por delante: recuperar la confianza de la opinión pública. La politización del Alto Tribunal, que se ha convertido en un proxy de la incapacidad manifiesta del Congreso de hacer política y promulgar leyes, convierte en los jueces en políticos ‘de facto’, algo que Trump entendió con sus nombramientos y que se ha magnificado por el contexto social actual que vive el país, en una polarización divisiva fratricida.

Según la última encuesta de Gallup, de este mes de septiembre, solo el 40% de los estadounidenses aprueba la tarea del Supremo, el registro más bajo desde que se estudia este factor, hace más de dos décadas. No es buen augurio que en las últimas semanas, muchos de los jueces hayan hablado públicamente del compromiso de que la justicia no es partidista, obligados a reafirmar algo que se da por hecho.

“Es un secreto a voces que los jueces son políticos, como el resto de nosotros, y que toman decisiones politizadas”, opina Samuel Moyn, profesor de leyes de Yale. Para Irv Gornstein, que preside el instituto sobre la Corte Suprema en la universidad de Georgetown, se ha llegado a un punto crítico en el que la opinión pública ya no cree las palabras asépticas de los jueces, cuando sus decisiones e ideas encajan perfectamente con políticas partidistas.

A la espera de las primeras decisiones, la gran novedad es la emisión en directo, aunque solo de manera auditiva, de las sesiones de presentación de argumentos. La pandemia de coronavirus y la obligación de cerrar espacios públicos para evitar transmisiones obligó a implementar medidas de urgencia para que el poder judicial no frenara su actividad: una de ellas, la de las audiencias por teléfono, ya se quitó con el regreso de los jueces al edificio del Supremo. La otra, la posibilidad de seguir el procedimiento a través de retransmisiones auditivas, parece que es una medida que llegó para quedarse, paso que se espera que pueda ser solo intermedio hasta la tan demandada emisión en vivo y con imágenes de las audiencias judiciales del Alto Tribunal.

Temas Relacionados
tribunal supremo EU Aborto El Universal
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal
Las Indispensables

Termina tu día bien informado con las notas más relevantes con este newsletter

Al registrarme acepto los términos y condiciones