Crisis de valores y tradición humanista

Mundo 05/08/2018 01:26 Armando García G. Actualizada 01:26

Europa ha estado viviendo una serie de “crisis migratorias” resumidas en la llegada de miles de refugiados. Dos de los desafíos a nivel supranacional son: el espacio Schengen y la gestión de fronteras, por un lado; y el derecho al asilo junto con el principio de no devolución, por el otro.

Para hacer un análisis es necesario recordar que la política migratoria de la UE no es exclusiva, es decir, no existe una “política europea”, pero sí políticas europeas de migración articuladas por un marco comunitario que puede ser definido como de fronteras exteriores reforzadas bajo la lógica de puertas abiertas y puertas cerradas. A nivel comunitario, el discurso está lleno de referencias a los “valores europeos” y a la tradición humanitaria europea de acogida, que se pierden debido a los problemas de aplicación a nivel estatal de las “propuestas novedosas” que surgen del marco supranacional para afrontar estas crisis.

Para hacer una evaluación objetiva de los desafíos es necesario recordar la construcción del marco comunitario, donde el primer punto a resaltar es que las cuestiones de migración, asilo y fronteras son competencias compartidas entre los Estados miembros y la UE, por lo que es más factible que las responsabilidades se diluyan, ya que ambos extremos se suelen usar de pretexto: los Estados miembros se quejan del poco avance y peso institucional, mientras que las instituciones supranacionales aluden a las acciones individuales de los países como razón principal del nulo avance.

Podemos decir que en una cosa sí han coincidido los países miembros de la UE frente a la actual crisis migratoria: han decidido afrontar la situación de los refugiados como una cuestión de vulnerabilidad de sus fronteras. Por ello, han convenido inversiones y gastos para fortalecer las fronteras europeas, sin atender a las necesidades humanitarias de las personas que se encuentran en las mismas.

Es así que se puede asegurar que este desafío interrelacionado entre la gestión de fronteras y los refugiados presenta la siguiente lógica desde el punto de vista europeo: por un lado, hay que reforzar la seguridad de las fronteras exteriores para preservar la zona de libre movimiento de Schengen. Para que los europeos sigan moviéndose entre países sin necesidad de controles fronterizos, hay que asegurar que no entre a ese espacio de libertad nadie que no tenga derecho a disfrutar del mismo.

Por otra parte, para poder acoger a aquellos migrantes que “realmente necesitan protección” y para que el sistema de acogida funcione para quienes lo precisan y no se desborde, debe ser posible expulsar ágilmente a quienes no lo necesitan. Esta parte de la lógica descansa en una construcción conceptual distinta entre genuine refugees e illegal migrants, más relacionado con la migración por razones económicas, que a todas luces es demasiado corta y simplista frente a la realidad.

Se ha dicho que la solución al desafío migratorio debería ser la de compartir la carga en lugar de las personas, pero esta propuesta tiene que ver con otro de los valores europeístas del proyecto de integración: la solidaridad, tan puesta en duda desde la crisis financiera y económica de 2008. En este sentido, las bases del proyecto se tambalean no sólo en su rol internacional, sino en los sustentos internos: desde el nivel menos politizado que se refleja en las dudas en la ciudadanía europea sobre qué clase de Unión Europea se quiere y en la vergüenza de asumirse como “proeuropea”, hasta el nivel de alta política que representan los partidos y partidarios de extrema derecha y xenófobos que claman por más fronteras nacionales y menos extranjeros.

El discurso europeísta de derechos humanos universales se está convirtiendo en demagógico, olvidando que los derechos humanos son universales no por ser europeos, si no por el papel que han tenido en la historia de la humanidad. Se puede decir que la crisis europea no es migratoria, sino de valores, que la Europa liberal, internacionalista, democrática y de los derechos humanos se hunde un poco más cada vez que un barco o una lancha se hunde en el Mediterráneo.

Internacionalista por la UNAM
Experto en Integración Europea
[email protected]

Temas Relacionados
Armando García G.

Comentarios