Brasil: “Debemos buscar una reparación”

Mundo 12/10/2020 02:37 GDA Actualizada 02:38
Guardando favorito...

En Brasil, el país más grande de Sudamérica, el racismo y la discriminación por la pobreza se manifiesta cada día en escenarios tan populares como el fútbol y la samba: Para el filósofo y professor Renato Noguera, de la Universidad Federal de Río de Janeiro, “la mejor forma de combatir el racismo es buscar una reparación. Es una forma replicable, no es difícil, pero tiene un costo para los estados. Ellos son responsables del racismo estructural pues perpetúan este tipo de acciones. No resuelve el racismo decir que todos somos iguales. Hay que hablar de la participación de los afrodescendientes en todas las áreas, en los puestos directivos y de gestión”.

Menciona que la mayor parte de futbolistas en Brasil, en todas las series, son negros, pero solo hay un negro como presidente de un club negro y pocos entrenadores. Otro ejemplo son las escuelas de samba del carnaval que fueron “creadas por negros”, pero que sus líderes son mayormente blancos.

“Las reparaciones solo vienen con políticas públicas. Las acciones afirmativas, como las cuotas, son políticas de inclusión, una forma inteligible de enfrentar el racismo. Nadie es racista porque esté menos informado, es porque tiene que ver con el poder, el territorio, la ocupación del espacio. En la guerra de todos contra todos, en la competencia depredadora en la que vivimos, el racismo es una herramienta ”, dice Noguera a O’Globo.

Además de las cuotas, el filósofo destaca la necesidad de enseñar historia y cultura africanas y pueblos indígenas. “La historia no se puede contar solo desde cuando Pedro Álvares Cabral invadió Brasil. Por ejemplo, las personas esclavizadas que llegaron a Minas Gerais tenían técnicas de minería, no fueron esclavizadas al azar. El 13 de mayo no se puede contar solo por la Ley Áurea de la Princesa Isabel (1888), sino también por la Revuelta de Carrancas (1833), cuando los esclavos se rebelaron en Minas Gerais. Es preciso que los maestros enseñen otras versiones de la historia, más allá de la europea, y eso tiene que estar en el material didáctico. La gente tiene una visión muy restringida”.

Doctor en Historia Comparada en el Laboratorio de Experiencias Religiosas de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), el investigador y babalaô (guía espiritual del Candomblé) Ivanir dos Santos enfrentó situaciones de racismo e intolerancia religiosa a lo largo de su vida, y dice que esta historia se repite con sus hijos.

“Una persona pública y militante como yo siempre experimenta el racismo porque es estructural en la sociedad brasileña. Incluso en el mundo académico, donde la gente intenta ignorarte y tratarte menos, hasta en los centros comerciales. O incluso la policía. Hace dos años estaba con mi hijo en el Día Nacional de la Samba y tomamos una camioneta. Cuando nos detuvo la policía en Jacarezinho. El policía quiso registrar a mi hijo y le dije que no, porque no había acusación. Exigí que esto se hiciera, entonces, en la comisaría. Si encuentran algo con él, está bien, pero si no lo hacen, serían procesados por restricción ilegal. La policía terminó rindiéndose. Ese mismo episodio me pasó al salir de Mangueira en 1992 cuando la policía me detuvo. Intentaron registrarme, no lo acepté, y le dispararon al auto.

Podría haber muerto. La policía detuvo a mi otro hijo y lo trató de manera agresiva porque tiene el pelo rasta. No es una actitud personal, sino un pensamiento de institución. Mis hijos aprendieron a reaccionar porque siempre los orienté: ve a la comisaría y regístrate. Pero la persona común, de la comunidad, a veces ni siquiera se da cuenta del tema racial, no siempre se preocupa por el racismo porque es pobre, vive en la favela y tiene el discurso social de que son bandidos”.

Temas Relacionados
brasil sudamerica racismo
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios