14 | NOV | 2019
Julie Ann Rodríguez (izq.) y Shabel Echeverri, dicen que irán a votar el martes. (INDER BUGARIN. EL UNIVERSAL)

Boricuas buscan la revancha

02/11/2018
06:17
Inder Bugarin / Enviado
-A +A
Tras la destrucción que dejó el huracán María en Puerto Rico, miles fueron a vivir a Florida. Ahora están dispuestos a cobrar a la Casa Blanca la falta de apoyo

Miami, Florida.— En La Isla del Encanto, un pintoresco restaurante especializado en platillos puertorriqueños, nadie supuso que lo que inició como un gesto humanitario terminaría por convertirse en un foco de resistencia contra las políticas discriminatorias del inquilino de la Casa Blanca.

Tras los huracanes Irma y María que devastaron Puerto Rico en 2017, un establecimiento del suroeste de Miami destinó sus medios al auxilio de sus “hermanos” desamparados.

Alimentos en lata, pañales, agua y artículos de primera necesidad llegaron en considerables volúmenes de manera espontánea luego de lanzar una petición de ayuda.

Un año después, nada es igual en el restaurante, más allá del ambiente familiar y el fino sazón de sus deliciosos guisados. “Nadie va a hacer nada por nosotros, la situación no va a mejorar en Puerto Rico porque a los políticos de aquí no les importamos”, dice a EL UNIVERSAL Julie Ann Rodríguez, quien abandonó el municipio de Caguas por hambre, falta de servicios y una violencia en ascenso.

“Por eso pasamos de la solidaridad a la movilización; decidimos dar la batalla y no quedarnos con los brazos cruzados”, agrega.

Bajo el lema “Boricua Vota, tu poder en las urnas” el establecimiento se ha convertido en una de las muchas “células” que han emergido en los últimos meses en toda Florida para sensibilizar a los puertorriqueños sobre la importancia del sufragio en los comicios del próximo 6 de noviembre.

“Mi gente no es política, no estamos interesados en el gobierno, pero ahora sentimos una obligación moral de ayudar como latinos. Tenemos que hacer todo para sacar a Trump de la presidencia y este es un primer paso”, sostiene entusiasmado Shabel Echeverri de 26 años, mesero y padre de un pequeño de un año.

“Indudablemente estamos ante el nacimiento de un movimiento en una comunidad que hasta ahora había permanecido en silencio”, afirma Wanda Ramos, de la organización Vamos por Puerto Rico.

Tras la devastación de la isla tras el paso del huracán María, en septiembre de 2017, miles viajaron a Florida; más de 334 mil llegaron entre octubre y enero de este año, de acuerdo con un informe del gobernador Rick Scott con base en datos aportados por agencias como la Estatal de Gestión de Emergencias.

En total, más de un millón de puertorriqueños viven en Florida, lo cual ha alterado la composición demográfica de un estado en donde 24% de la población es hispana, de acuerdo con el Pew Research Center.

Los boricuas ya son, junto con los cubano-americanos, el mayor bloque de votantes latinos, por lo que su elección será decisiva en un estado donde el presidente Donald Trump ganó por un pequeño margen en 2016 frente a la candidata demócrata Hillary Clinton.

“El voto puertorriqueño será importante y decisivo para todo candidato que compita en Florida”, asegura Melisa Mark Viverito, de la organización Power 4 Puerto Rico.

Tan sólo en los condados de Miami/Dade, Broward y Palm Beach viven 300 mil puertorriqueños, de los cuales 135 mil tienen edad de votar.

Educación, empleo, salud y acceso a una vivienda digna son los temas que más mueven a los votantes puertorriqueños, que a pesar de ser ciudadanos estadounidenses sólo tienen derecho a elegir puestos de elección popular si viven en EU y no en la isla.

Aunque el tema que más los impacta es la forma como fueron tratados por Trump luego de los huracanes, así como la falta de voluntad de Washington para sacar a la isla de la parálisis.

“Hemos sido discriminados y tratados de una manera muy ofensiva por parte de Trump. No olvidamos cuando fue a la isla y nos tiró rollos de papel, aquello fue muy ofensivo”, sostiene Wanda Ramos.

El voto, continúa, será una manera de decir que “estamos presentes, alertas y fijándonos en quienes nos dan la mano y quienes no, será una manera de decir: Esta es mi voz y exijo que me escuchen”.

Si bien algunos candidatos republicanos han buscado en Florida un acercamiento, principalmente distanciándose de Trump, sus baterías se han centrado en conservar el voto cubano, el cual podría servir para tratar de neutralizar el eventual “despertar puertorriqueño”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios