Los secuestros cometidos por el PRI

Raúl Rodríguez Cortés

Todavía no ha restañado la operación cicatriz en el PRI, tras la designación de un candidato presidencial que nunca militó en sus filas, y el otrora partidazo comete ahora tres nuevos “secuestros”.

Ocurrieron el domingo pasado. El primero fue de su sede nacional, el segundo de la Comisión Política Permanente y el tercero de sus listas de candidatos plurinominales al Senado y a la Cámara de Diputados. Y hay uno más del que es víctima el ciudadano Meade.

Ante el temor de que la sede nacional del PRI fuera tomada por priístas inconformes de la ciudad de México, la dirigencia nacional del partido optó por “secuestrar” el inmueble de Insurgentes Norte, sacó a los periodistas y lo cerró. Luego decidió “privar de la libertad” por unas horas a los consejeros, citados en el Lunario del Auditorio Nacional, con una llamada en la víspera, la noche del sábado.

El domingo al mediodía, luego del registro de José Antonio Meade en el INE, los 130 integrantes de la comisión política priísta llegaron a la cita. Ahí les pidieron dejar con sus choferes los teléfonos celulares. Los subieron a tres autobuses y sin notificarles el destino, los llevaron a la sede del PRI mexiquense en Toluca. Así fue el segundo secuestro.

El tercero lo avalaron los propios “secuestrados”. Ellos aprobarían ahí las listas de los pluris que dejó absolutamente insatisfecha a la nueva militancia tricolor, sobre todo a la que conforman sus nuevos cuadros. 

En las listas estaban las caras de siempre, las figuras que representan más de lo mismo: corrupción, nepotismo, latrocinios, impunidad. Listas muy lamentables que muy poco ayudarán a Meade a ganar esta elección.

Ahí estaban los nombres de quienes ayudaron a hundir a Peña Nieto y los de sus aliados del grupo ITAM-Atlacomulco. ¿Qué le aportarán a Meade personajes como Enrique Ochoa Reza, tras la estela de corrupción que dejó en la CFE, el bono de casi dos millones de pesos que se autorizó al dejar ese despacho y su numerosa flotilla de taxis en Nuevo León? ¿O Claudia Ruiz Massieu, sobrina de Carlos y Raúl Salinas de Gortari? ¿O Miguel Ángel Osorio Chong con la cauda de muertos dejada por su fallida política contra la inseguridad? ¿O Carlos Aceves del Olmo, botón de muestra de la gerontocracia priísta al igual que Augusto Gómez Villanueva quien le respondió el informe a Díaz Ordaz y participó en el destape de Echeverría? ¿O Luis Miranda, el hombre de las cañerías del actual gobierno? ¿O Eruviel Ávila, quien dejó al Estado de México hundido en el más alto índice de feminicidios del país? ¿O Ximena Puente, quien a su paso por el INAI cubrió de opacidad el expediente Odebrecht entre otras solicitudes de transparencia enviadas a la reserva? ¿O Pablo Gamboa, el hijo de Emilio? ¿O Beatriz Paredes, quien perdió la elección de la ciudad de México? ¿O Rubén Moreira, heredero de su hermano Humberto en el gobierno de Coahuila y ahora considerado el gran ingeniero electoral, el gran operador sobre el que descansa la elección, el virtuoso del mapachismo, si es que hay fraude, claro está, como dicen que ha ocurrido?
 
Meade, a su vez, está “secuestrado”. Primero por la burbuja más cercana formada por personajes de perfil panista: Javier Lozano, Vanessa Rubio, Alejandra Sota, Julio Di Bella y Alejandra Lagunes. Después por quienes muchos priístas inconformes consideran el peor de los males del candidato presidencial: Aurelio Nuño y Eruviel Ávila. Y luego quien es considerado el segundo peor de sus males: Enrique Ochoa Reza.

¿Quién hizo el reparto? ¿Como se acostumbra: el Presidente y el candidato? ¿De verdad lo hicieron pensando en ganar o están abriendo el paraguas o curándose en salud protegiendo a sus más cercanos? ¿Tiene razón el candidato frentista Ricardo Anaya al decir que las listas pluris son como el Arca de Noé: la salvación ante el diluvio que viene? El mensaje que dan esas listas es que el arca empezó a construirse.

INSTANTÁNEAS:      1. CUARTO POLO. Fue en 2016, y aquí lo informamos en su momento, un diseño político de Miguel Ángel Mancera: un candidato ciudadano respaldado por una alianza de partidos para conformar un gobierno de coalición. Derivó en la coalición Por México al Frente, secuestrada por Ricardo Anaya. Mancera cree en esa opción para México y ya obtuvo el compromiso del candidato presidencial frentista de puntualizar los términos de ese gobierno de coalición. De hecho ha sido propuesto como su coordinador, cargo que lo convertiría en Jefe de Gabinete luego de que se hagan los cambios correspondientes si triunfa Anaya. Por eso ayer confirmó que pedirá licencia por 90 días, antes de que termine este mes y que dejará a José Ramón Amieva como encargado de despacho.
2. VIDEO. Mal le ha sentado a la candidata de Morena a la jefatura de gobierno de la ciudad de México, Claudia Sheinbaum el video que desempolvaron las redes sociales de su ex esposo Carlos Ímaz recibiendo fajos de billetes del empresario argentino Carlos Ahumada. Ya se hizo viral con 4.7 millones de reproducciones.     

Comentarios