La narcoguerra en la CDMX

Héctor De Mauleón

Una presunta narcomanta apareció ayer en un puente peatonal de la colonia Tlaxpana, en la delegación Miguel Hidalgo:

“Primer aviso a usted señor procurador. Ya pon orden en Tepito o vamos a entrar a limpiar este desmadre que dejo Mancera y su cartel de la union CJNG

“Rodolfo y Muñiz los estamos vigilando y no acen nada por los putos de la ‘U’ el betito el Pulga el Hugo el ‘Hugito’ el manzanas el jamones el bala el chore el Elvis el Irvin el Vicente el Oropeza el pozole el jeovani el barbas y los que faltan…

ATTE ‘CJNG’”.

Otra presunta narcomanta apareció el pasado domingo al sur de la Ciudad de México. Entre otras cosas, dice:

“A toda la población nosotros somos El Cartel de Jalisco Nueva Generación por este medio hacemos de su conocimiento que hemos llegado y que la pelea que se va a sucitar no es contra civiles. Pero si eliminaremos a todos los que se hacen llamar el cartel del ‘H’ llamado ‘Hugo’ y su tío ‘Don Agustín’ de Santo Domingo Coyoacán. No permitiremos chapulines extorsionadores ni ratas (…)”. Firma: “CJNG”.

Todos los personajes mencionados en la primera manta forman o formaron parte del grupo criminal conocido como la Unión Tepito, que encabeza Roberto Moyado Esparza, alias El Betito, el criminal más buscado en la Ciudad de México.

Según las autoridades, El Betito se quedó con el control de la Unión tras el asesinato en octubre pasado de Francisco Javier Hernández Gómez, conocido como Pancho Cayagua —fundador del grupo criminal.

El Betito fue el principal lugarteniente de Pancho Cayagua. Rompieron relaciones en 2015, sumergiendo a la capital en una ola de ejecuciones y desmembramientos.

La pugna terminó con la ejecución del segundo, dentro de su propio auto, en el estacionamiento de una tienda departamental. El asesinato se cargó a la cuenta de El Betito. Los “viejos” de la Unión no perdonaron esta muerte. El grupo se fragmentó.

Dos meses antes de estos hechos, en un operativo dirigido por la Marina, fue abatido el narcotraficante José de Jesús Pérez Luna, alias El Ojos, líder del Cártel de Tláhuac.

Del mismo modo en que la Unión Tepito domina las actividades criminales en el centro/norte de la ciudad —delegaciones como Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero y Venustiano Carranza—, El Ojos controló la venta de droga en el sur y parte del oriente capitalino. Se afirma que llegó a tener presencia en siete delegaciones y algunos municipios del Edomex.

A raíz de su muerte, el Cártel de Tláhuac se rompió. Familiares suyos recibieron el mando; sin embargo, hubo grupos que se les opusieron. Uno de ellos fue el de Xochimilco, conocido como Los Rodolfos (lo dirige Rodolfo Rodríguez Morales), que comenzó a moverse a fin de apoderarse del sur.

Las ejecuciones registradas en los últimos meses en diversos puntos de la Ciudad están relacionadas con estos reacomodos.

Según una investigación del reportero David Fuentes, publicada hace unas semanas en este diario, además de las pugnas surgidas en el corazón de cada grupo, ha comenzado ya el enfrentamiento entre la Unión Tepito y Los Rodolfos. El territorio en disputa es la Ciudad Universitaria.

La historia de siempre: a la caída de un capo le sigue la pugna por el botín, con toda su cauda de ejecuciones. Para agravar las cosas, en la Ciudad de México estos capos cayeron con dos meses de diferencia.

El reportero policiaco Carlos Jiménez consignó la aparición, antier, de un cadáver al que le habían “rayado” con una navaja, justo en el estómago, un mensaje de la Unión Tepito: “Por no alinearse”. El mismo reportero consignó la semana pasada el hallazgo de otro cadáver al que, también a navaja, le habían impuesto una “U” en el pecho: las señales de la guerra por las calles son inocultables.

De acuerdo con la procuraduría, de los personajes mencionados “en la manta localizada en la colonia Tlaxpana”, cuatro se encuentran actualmente presos (El Manzanas, El Chore, El Oropeza y El Michel) y por lo menos dos están muertos (El Barbas y El Elvis). De manera que los datos están desactualizados. Los nombres, sin embargo, todos los nombres, son verdaderos. Hay una guerra que está a la vista, mientras la capital parece haberse quedado sin gobierno. 

Comentarios