Suscríbete

La práctica médica en la actualidad

Arnoldo Kraus

Una de mis grandes obsesiones es el uso adecuado o inadecuado de la tecnología en general y de la biotecnología en particular. He escrito varias veces al respecto. Entiendo que me repito, pero no faltan nuevos motivos para regresar al tema. Mi apuesta siempre ha sido que la tecnología no debería suplir al ser humano. Las radiografías no sustituyen la escucha y los catéteres no compiten con la mirada. Son atributos distintos, se complementan. Me atrae una de las múltiples historias del gran Émile Zola (1840-1902); el padre del naturalismo era aficionado a la fotografía. Se calcula que tomó siete mil retratos, de los cuales se conservan dos mil. Literatos contemporáneos de Zola, como Baudelaire, consideraron que la nueva técnica, la fotografía, era burda y sacrílega, ya que copiaba la realidad con demasiada fidelidad, bloqueando la imaginación del artista. La anécdota ilustra la posibilidad de que la técnica compita y merme los esfuerzos del ser humano para disecar, con sus recursos, tacto, mirada y escucha, a la Naturaleza, y en el caso de la medicina, al ser humano.

La práctica médica en la era tecnológica es un libro de Karl Jaspers publicado originalmente en 1958. Jaspers (1883-1969) fue médico, psiquiatra, profesor de psicología y filosofía. De acuerdo con la contraportada del libro, “conoció los problemas de la práctica médica en la era tecnológica por propia experiencia y reflexión”. Se le consideró médico entre los pensadores y filósofo entre los médicos.

No soy escéptico por herencia. Me nutro de la realidad. Admiro el conocimiento, aprecio su utilidad y gozo de sus beneficios. Lo admiro, pero también lo cuestiono. Demasiadas advertencias, entre ellas la cruda realidad que hoy viven miles de millones de seres humanos y las no pocas heridas infligidas por el ser humano a nuestra casa, la Tierra, exigen debatir acerca del mal uso humano del conocimiento humano.

Comparto unas líneas del libro de Jaspers. Mientras las transcribo recuerdo que han transcurrido 69 años desde la publicación del libro:

1.—El progreso del conocimiento científico tiene como secuela una medicina que si no observa sus límites viola y… limita el intelecto y el alma.

2.—El aumento de los requisitos técnicos de la capacidad médica tiene como secuela la influencia ruinosa sobre la realidad de la idea del médico.

3.—Uno piensa con escepticismo, como Montaigne: “si te enfermas, no llames al médico, pues si lo haces tendrás dos enfermedades”.

4.—Es curioso que en contraste con la extraordinaria eficacia de la medicina moderna se manifieste no pocas veces una sensación de fracaso… los buenos médicos se tornan cada vez más raros, en tanto que la ciencia crece constantemente como saber.

5.—Los descubrimientos de las ciencias naturales y de la medicina han llevado a un dominio jamás conocido. Pero..., para la multitud de individuos enfermos se ha hecho cada vez más difícil hallar al médico indicado para el paciente individual.

6.—Existen hoy en día auténticas y grandiosas concepciones biológicas. Sin embargo, la tendencia general parece contraria. En el mundo se educa gente que sabe mucho, que ha adquirido particular destreza, pero cuyo juicio autónomo, cuya facultad es escasa para un sondeo exploratorio de sus pacientes.

7.—La técnica da origen a grandes empresas, se generaliza el trato con las masas… (debido a lo cual) la aparatización agosta la facultad del juicio, la riqueza del poder ver, la espontaneidad personal.

8.—A la enseñanza hay que planificarla. Se hace cada vez más clara y didáctica. La investigación científica aumenta el conocimiento y la capacidad se torna más crítica y metódica. Por el contrario, la humanidad no admite planificación. Se desarrolla sin un progreso básico en cada médico, en cada clínica a través de la realidad del médico humanista.

9.—La relación de médico y enfermo es absorbida por la gran industria… el enorme desarrollo de las clínicas amenaza la antigua relación del médico particular respecto al paciente particular.

10.—Lo común a todos los procedimientos científicos... (es) el abandono de la idea de humanidad.

Dos conclusiones. Jaspers pervive y tiene razón: la tecnología no suple al ser humano. La obra literaria de Zola no decayó al retratar la realidad: las imágenes no suplen la sensibilidad, se complementan.

 

Médico

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios