Suscríbete

“Uno de cada tres niños migrantes sufre abuso”

Son víctimas de violaciones y trabajo forzado, alerta Cruz Roja; coyotes cometen la mayoría de los ataques, revela en un informe

“Uno de cada tres niños migrantes sufre abuso”
Menores migrantes observan hacia territorio estadounidense desde la barda fronteriza en Ciudad Juárez, el pasado 30 de noviembre. Foto: CHRISTIAN TORRES. XINHUA
Mundo 04/12/2018 05:08 Inder Bugarin / Corresponsal Actualizada 05:17

Bruselas.— La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja (FICR) denuncia que uno de cada tres menores migrantes no acompañados o separados de sus familiares que intentan cruzar la frontera entre México y Estados Unidos es víctima de diversos abusos, incluyendo violaciones y secuestro.

En un informe publicado ayer en Ginebra, precisa que la mayoría de los incidentes son perpetrados por coyotes, personas especializadas en el cruce fronterizo ilícito de personas.

“Una investigación realizada a 15 hombres y 15 mujeres adolescentes no acompañados, procedentes de Centroamérica, muestra que tanto niños como niñas son blanco de secuestro, asesinatos y abandono.

“El 29% de los niños no acompañados entrevistados reportaron haber experimentado algún tipo de abuso durante su recorrido a Estados Unidos, en gran parte en manos de coyotes”, indica el documento.

Entre los crímenes, continúa, hay secuestros, trabajo forzado y distintas formas de violencia, incluyendo sexual.

El documento recuerda que en 2010 Amnistía Internacional había encendido las alertas y reportó que seis de cada 10 mujeres y niñas centroamericanas eran violadas en su cruce por México dirigiéndose a EU.

Un informe más reciente, específicamente sobre niños, sugeriría un escenario similar en la actualidad. Apuntaría que las niñas centroamericanas frecuentemente son blanco de violación por parte de contrabandistas de camino a la frontera entre México y Estados Unidos.

Agrega que algunas de las niñas embarazadas por violencia sexual son deportadas por tierra desde México o por aire desde EU; muchas son atendidas en centros de acogida en la ciudad de Belén, Honduras, en donde a su llegada son registradas y reciben atención sicológica, médica y de reunificación familiar.

“Un niño que migra solo, sin el amor y la protección de un padre, miembro de la familia o tutor, es posiblemente una de las personas más vulnerables del mundo. El mundo le está fallando a estos niños”, denuncia Francesco Rocca, presidente de la FICR.

En su más reciente evaluación, UNICEF estimó que más de mil niños migrantes se desplazan por México o esperan en Tijuana ser atendidos por autoridades migratorias estadounidenses. Sostiene que muchos carecen del acceso a servicios esenciales para su bienestar, incluyendo alimentación, educación, apoyo sicosocial y atención médica.

La información es divulgada en un momento en el que la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, busca que México se haga cargo de los migrantes centroamericanos que solicitan asilo en EU.

El estudio de la Cruz Roja Solo e Inseguro indica que el número de niños que emprenden en solitario la ruta migratoria ha aumentado de manera exponencial en los últimos años a nivel global.

Aunque no hay cifras oficiales, estima que al menos 300 mil migrantes menores de edad y no acompañados transitaron por 80 países en 2017, cinco veces más que en 2012.

“El número de niños que emigran solos o sin sus familias ha aumentado de manera sustancial y alarmante en la última década. De manera inaceptable, estos niños son presa fácil para los agresores, explotadores y traficantes”, sostiene Rocca.

El organismo recomienda a los gobiernos crear zonas seguras en donde se ofrezca asistencia básica a los niños. También pide que los afectados por violencia de género sean tratados como víctimas y no como criminales.

Comentarios