Foto: Archivo/El Universal

México, en las crisis de Venezuela y Nicaragua

01/09/2018
23:56
José Meléndez / corresponsal
-A +A
Maduro atacó en junio de 2017 al gobierno mexicano, le acusó de convertir a México en “Estado fallido”

San José.- Las crisis de Venezuela y Nicaragua permitieron al gobierno de Enrique Peña Nieto colocar a México en un intenso activismo en política exterior y consolidar la tendencia que sus dos predecesores asumieron con otros conflictos interamericanos.

La política exterior de Vicente Fox (2000-2006) censuró las violaciones a los derechos humanos en Cuba y la de Felipe Calderón (2006-2012) condenó el golpe de Estado que en 2009 derrocó al entonces presidente de Honduras, Manuel Zelaya, y desconoció al régimen golpista presidido por Roberto Micheletti.

Con los casos de Cuba, Honduras, Venezuela y Nicaragua, Peña Nieto, Calderón y Fox se apartaron de la doctrina Estrada, que desde 1930 rigió la política exterior mexicana bajo los principios de no intervención en los asuntos internos de otros estados y el derecho a la libre autodeterminación de los pueblos.

En el caso de Nicaragua, sacudida por una profunda crisis política desde abril pasado con protestas contra el presidente Daniel Ortega, el gobierno de México apoyó resoluciones de la Organización de Estados Americanos (OEA) que condenaron la violencia en ese país, pidieron anticipar los comicios de 2021 a 2019 y exhortaron al gobierno a desmantelar el aparato paramilitar o parapolicial.

México integra, desde el 2 de agosto anterior, un Grupo de Trabajo de 12 países americanos que la OEA creó para busca soluciones pacíficas en Nicaragua.

Ortega rechazó adelantar elecciones, tildó al Grupo de intervencionista y manipulado por Estados Unidos y anunció que nunca será recibido en Nicaragua.

Sobre la crisis en Venezuela, México respaldó pronunciamientos de la OEA que en los últimos años cuestionaron al gobierno del presidente Nicolás Maduro. A inicios de 2018, México se involucró, como acompañante de la oposición venezolana, en un diálogo fallido en República Dominicana con el oficialismo.

Maduro atacó en junio de 2017 al gobierno mexicano, le acusó de convertir a México en “Estado fallido” y de permitir que el narcotráfico penetrara su institucionalidad. Caracas catalogó al entonces canciller mexicano, Luis Videgaray, de “muy desvergonzado” por cuestionar la situación venezolana y le retó a un debate público sobre democracia, derechos humanos, delitos, violencia y tráfico de drogas.

México se unió en agosto de 2017 en la capital peruana a Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú para fundar el Grupo de Lima, que promueve una solución al conflicto venezolano y ahora al nicaragüense. Maduro y Ortega fustigan con frecuencia al Grupo de Lima.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios