Equidad y mejor salario demandan trabajadores

En Los Ángeles piden respeto a derechos laborales y acabar con deportaciones; marchas desembocan en violencia en Francia, Puerto Rico y Chile

Miembros de grupos anarquistas de extrema izquierda lanzaron bengalas e hicieron destrozos durante la marcha de sindicatos por el Día del Trabajo, en París. (ALAIN JOCARD. AFP)
Mundo 02/05/2018 02:22 Agencias Actualizada 02:32

Los Ángeles.— El incremento del salario mínimo y su equiparación con el costo de vida, la protección a los derechos laborales, equidad laboral y acabar con la informalidad fueron algunas las principales reivindicaciones alrededor del mundo con motivo del Día Internacional del Trabajo.

Con un gigantesco mensaje de “Resiste”, miles de manifestantes tomaron las calles del centro de Los Ángeles, California, para exigir fin al odio, a las deportaciones y respeto a los derechos laborales.

“Todos los días ocurren violaciones de derechos humanos, laborales y civiles de los inmigrantes en este país, y por eso demandamos un alto a esta represión”, afirmó por su lado Angélica Salas, directora de la organización pro migrante CHIRLA.

En Bolivia, el presidente Evo Morales encabezó la marcha de trabajadores, promulgó un aumento salarial y una ley que da potestad a los trabajadores para asumir el control de empresas que se declaren en quiebra.

Subrayó que esta medida “no es para quitar sus empresas e industrias a los privados”, sino para “proteger los derechos de los trabajadores”.

En Venezuela, el mandatario Nicolás Maduro, llamó a los trabajadores a respaldar su reelección el próximo 20 de mayo y pidió 10 millones de votos como una “primera muestra de apoyo” para enfrentar los problemas financieros del país.

Los trabajadores afines al gobierno celebraron también el incremento al salario mínimo de 95% —el tercero en lo que va del año— que anunció el lunes Maduro.

La oposición, por su parte, movilizó a cientos de personas para denunciar los problemas que sufren los trabajadores ante la crisis.

En Brasil, las mayores centrales sindicales del país transformaron las manifestaciones por el Día de los Trabajadores en un clamor para exigir la liberación del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y criticaron también las reformas económicas de corte liberal, puestas en marcha por el gobierno del presidente Michel Temer.

En Cuba, el presidente Miguel Díaz-Canel y su predecesor y primer secretario del Partido Comunista, Raúl Castro,encabezaron el acto central en la Plaza de la Revolución, por donde desfilaron, según fuentes oficiales, unas 900 mil personas, con más presencia de jóvenes que otros años y cuyo lema fue “unidad, compromiso y victoria”.

En España, más de 70 ciudades organizaron machas en las que también exigieron equidad de género, mayores salarios y pensiones.

En Rusia, más de 100 mil personas se manifestaron en la Plaza Roja de Moscú convocadas por los sindicatos, mientras los comunistas congregaron a unos pocos miles de personas en un mitin.

“La gente quiere paz sobre sus cabezas, un salario digno (...). Apoyo sus esperanzas y sus demandas, y haré todo lo posible para que los moscovitas vivan mejor”, declaró Serguéi Sobianin, el alcalde de Moscú, al inicio del acto.

Movilizaciones similares se llevaron a cabo en el resto de Europa y varios países Asia, entre ellos Corea del Sur, Filipinas e Indonesia.

Jornada violenta. Las protestas se tornaron violentas en Francia, Puerto Rico, Chile y Turquía.

En París, la policía antidisturbios usó camiones hidrantes y gases lacrimógenos contra cientos de encapuchados que rompieron vidrieras y lanzaron bombas molotov en el inicio de las manifestaciones anuales por el Día del Trabajador en París.

La policía había advertido el lunes de posibles enfrentamientos con grupos anarquistas de extrema izquierda, conocidos como Black Bloc (Bloque Negro), luego de una convocatoria vía redes sociales para convertir las manifestaciones en un “Día Revolucionario”.

Las autoridades francesas dijeron que unos mil 200 encapuchados y enmascarados vestidos de negro se reunieron al margen de la manifestación anual de los sindicatos.

Los extremistas rompieron las vidrieras de varios comercios incluidos un taller de Renault y un restaurante de McDonalds en una calle cercana a la estación de trenes de Austerlitz, en el este de la capital francesa, e incendiaron un vehículo.

En Puerto Rico, las protestas de trabajadores contra los recortes en las pensiones, en los beneficios laborales y el cierre de escuelas, terminó con enfrentamientos entre manifestantes y la policía que dejaron un saldo oficial de 10 detenidos y 15 agentes heridos. La violencia se desató cuando unos 400 manifestantes, muchos de ellos con escudos de madera y la cara tapada, comenzaron a lanzar objetos a los agentes de Policía, que respondieron con una carga que terminó con la disolución de la multitud.

En medio de disturbios y un número indeterminado de detenidos, los sindicatos chilenos señalaron que para avanzar en justicia social se debe convocar “a un debate de derechos y responsabilidades”.

En Turquía, la policía de Estambul detuvo a más de una decena de personas que intentaron marchar a la Plaza Taksim, la cual fue cerrada por las autoridades argumentando motivos de seguridad.

Comentarios