Elecciones EU: ¿Por qué no siempre gana el candidato más votado?

En las elecciones generales en Estados Unidos, los candidatos son elegidos por voto popular. No obstante, cuando se trata de las elecciones presidenciales, el resultado no depende directamente del voto ciudadano, si bien sigue siendo efectivo de otra manera

Elecciones EU: ¿Por qué no siempre gana el candidato más votado?
Las elecciones presidenciales en Estados Unidos tendrán lugar el próximo 3 de noviembre - Foto: Jason Szenes/EFE
Mundo 23/10/2020 14:11 Redacción Ciudad de México Actualizada 19:54
Guardando favorito...

El próximo 3 de noviembre será un día de gran relevancia pues Estados Unidos elegirá a su siguiente presidente. Los ciudadanos de nuestro país vecino decidirán entre votar por el republicano Donald Trump para un segundo término o el demócrata Joe Biden como su sucesor.

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos tienen un impacto significativo en el resto del mundo dada la influencia de este país en decisiones de diversa índole. Es por eso que todos los ojos estarán puestos sobre la democracia más antigua del mundo para saber quién será su próximo gobernante.

Los estadounidenses no sólo elegirán a su próximo presidente, puesto que demócratas y republicanos también se estarán disputando 35 puestos en el Senado y 435 puestos en la Cámara de Representantes, además de que se elegirán nuevos gobernadores en 11 estados.

Si bien Estados Unidos es una democracia, su proceso electoral es diferente al de otros países, por lo que a veces puede parecer un tanto confuso, más cuando, para sorpresa de muchos, el candidato más votado no gana las elecciones. Aquí te explicamos cómo es el proceso electoral en Estados Unidos para aclarar tus dudas.

¿Cómo son las elecciones en Estados Unidos?

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos se realizan cada cuatro años en el primer martes después del primer lunes de noviembre. Esto quiere decir que las elecciones de este año serán el martes 3 de noviembre.

Antes de las elecciones presidenciales se realiza un largo proceso que incluye las elecciones primarias y el caucus. Ambos métodos tienen el fin de definir a un candidato presidencial. La forma de ganar la nominación a la presidencia es por medio de la obtención del mayor número de delegados y superdelegados.

Tras las elecciones primarias y los caucus, republicanos y demócratas pasan a las convenciones nacionales. En esta etapa, los partidos eligen a un candidato presidencial y anuncian quién será el vicepresidente. A partir de ese momento, ambos candidatos y sus vicepresidentes pueden comenzar sus campañas políticas
 

elecciones3.png
El proceso electoral en Estados Unidos es diferente al de otras democracias - Foto: Tomada de USA.gov
 

El voto popular y la elección de presidente

Aunque en Estados Unidos existe el voto popular, éste no determina quién gana las elecciones presidenciales. El nuevo presidente es determinado por el Colegio Electoral.

Esta situación se ha dado en múltiples ocasiones, como en las elecciones del año 2000 donde George W. Bush recibió menor porcentaje del voto popular que Albert Gore Jr, pero ganó la elección al obtener la mayoría del voto electoral. Lo mismo pasó en la elección de 2016 en la que Donald Trump obtuvo la presidencia por medio del voto electoral a pesar de que Hillary Clinton obtuvo la mayoría del voto popular.

En otras elecciones en Estados Unidos, los candidatos son elegidos por voto popular. No obstante, cuando se trata de las elecciones para presidente y vicepresidente, el resultado no depende directamente del voto ciudadano, si bien sigue siendo efectivo de otra manera.

El Colegio Electoral es parte del proceso establecido en la Constitución de los Estados Unidos a modo de encontrar un punto medio entre el voto popular ciudadano y una votación en el Congreso.

Cada estado tiene tantos electores como miembros en el Congreso que, contando a los tres electores de Washington D.C., suman un total de 538 electores.
 

elecciones2.png
Cada estado tiene un número asignado de electores - Foto: Tomada de USA.gov

En 48 estados y Washington D.C., está establecido que quien recibe la mayoría del voto popular gana también todos los votos electorales de ese estado. Por ejemplo, el candidato elegido por el voto popular en California recibe los 55 votos de ese estado independientemente del margen por el que ganó.

No obstante, Maine y Nebraska asignan a sus electores de acuerdo con un sistema proporcional.

Para ganar la elección presidencial, es preciso que un candidato obtenga más de la mitad del total de electores, es decir, al menos 270 votos electorales.

La mayoría de las veces es posible proyectar por medio del voto popular ciudadano quién sería el ganador de la contienda presidencial tomando en cuenta los electores asignados a cada estado. No obstante, la votación del Colegio Electoral determina oficialmente al ganador a mediados de diciembre.

¿Qué pasa si ningún candidato gana la mayoría de los votos electorales?

Esta situación sólo se ha dado una vez en la historia de los Estados Unidos. En 1824, la Cámara de Representes eligió a John Quincy Adams como presidente.

Cuando ningún candidato obtiene la mayoría de los votos electorales, la votación presidencial queda a cargo de la Cámara de Representantes, cuyos miembros deberán elegir al ganador entre los tres candidatos principales.

Por otro lado, la elección de vicepresidente es responsabilidad del Senado quien decidirá entre los dos candidatos principales restantes.

mp

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios