¿Cómo hizo China para bajar drásticamente los casos de Covid-19?

El cierre de escuelas, oficinas y aeropuertos, aunado a los exámenes diarios de la población, logró que Wuhan, la ciudad cuna del coronavirus, pudiera salir de la crisis

¿Cómo hizo China para bajar drásticamente los casos de Covid-19 en el país?
Foto: AFP
Mundo 17/03/2020 18:09 El Comercio - Perú / GDA Actualizada 18:16
Guardando favorito...

Este martes, el presidente de China, Xi Jinping, visitó Wuhan, la ciudad de 10 millones de habitantes donde se detectó por primera vez el coronavirus a fines de diciembre y que fue sometida a una estricta cuarentena para contener la epidemia, algo que se ha logrado.

La visita buscó dar la señal de que el país está retornando a la normalidad. El martes, China reportó solo 19 infecciones nuevas, comparadas con el mes pasado cuando surgían miles por día. En total, en el país se han detectado más de 80 mil contagios por coronavirus, así como 3 mil 136 muertes.

Lee también: Científicos de EU no descartan que el coronavirus se contagie por el aire

Xi Jinping visitó el hospital de Huoshenshan, que fue construido en solo diez días para hacer frente a la epidemia en el momento en el que la situación parecía fuera de control.

“Los primeros resultados fueron obtenidos estabilizando la situación y cambiando la tendencia en Wuhan y en Hubei”, dijo Xi al resaltar que la epidemia está en retroceso.

El pasado 23 de enero, unas 56 millones de personas fueron puestas en cuarentena en la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan.

Las autoridades anunciaron este martes que la mayoría de personas no contaminadas y que no hayan estado en contacto con enfermos podrían ahora viajar dentro de la provincia. El levantamiento parcial del confinamiento no afecta a la ciudad de Wuhan y los 56 millones de habitantes de Hubei tampoco pueden salir de la provincia.

¿Cómo fue la cuarentena?

Ciudadanos que viven en China han usado las redes sociales para contar cómo es el control que hace el gobierno de la vida cotidiana para enfrentar la epidemia.
Cuando se inició la cuarentena en Hubei, el Gobierno ordenó el cierre de las oficinas públicas y privadas, las fábricas, los colegios, el aeropuerto, las estaciones de tren, las carreteras, los cines, los parques de diversiones, las discotecas, los estadios, los gimnasios, entre otros establecimientos.

La orden era que todos debían permanecer en sus casas. Luego se ordenaron cuarentenas más flexibles en otras zonas del país, como Beijing.

Los comités vecinales y las empresas están obligados a enviar al gobierno informes diarios de los ciudadanos.

Además, las personas reciben a diario en sus celulares cuestionarios en los que debían consignar, además de sus nombres, apellidos y dirección, el resultado de la toma de temperatura corporal, los lugares que visitó en los últimos 14 días, si tuvo contacto con afectados por coronavirus, si presenta síntomas relacionados con una gripe.

Esa información permite al Gobierno implementa un sistema de códigos tipo “semáforo” que aparece en el celular de cada ciudadano al escanear un código QR. El color verde significa que no hay peligro, el naranja es para quienes han visitado zonas sin riesgo durante los 14 días previos, y el rojo determina que la persona debe permanecer en cuarentena.

Este sistema permite al Gobierno tener prácticamente toda la información de los ciudadanos. Por ejemplo, si alguien viajó en el mismo transporte donde estuvo una persona a quien se le diagnosticó el coronavirus, la policía va a su casa para ponerlo en cuarentena.

El código QR que se lleva en el teléfono debe ser escaneado en el lugar de trabajo, en la zona donde vive el ciudadano, en restaurantes y todo lugar público o privado al que se desplace. Si sale rojo, se le niega el acceso y pasa a cuarentena.

Además, antes de entrar a algún lugar al ciudadano se le toma la temperatura. Si está por encima de 37,3 grados, se da aviso a la policía para que ordene la cuarentena por 14 días.

En las urbanizaciones solo entran los residentes, mientras que en los lugares de trabajo lo hacen solo los empleados.

Los restaurantes que siguen abriendo han sido obligados a reducir el número de mesas para que los clientes permanezcan separados. Además, en algunos no dejan que se sienten más de tres personas en un mismo lugar.

agv

Temas Relacionados
China coronavirus Covid-19
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios