24 | ABR | 2019
Cierre parcial del gobierno de EU
Foto: AFP

Cierre de gobierno en EU bate récord por ser el más largo de la historia

12/01/2019
15:12
El Comercio - Perú / GDA
-A +A
A 22 días de su inicio, el cierre parcial ha roto la marca del gobierno de Bill Clinton entre 1995 y 1996 que duró 21 días; actualmente, la iniciativa afecta a unos 800 mil trabajadores federales

Han pasado 22 días desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump anunció el cierre parcial del gobierno y parece que ninguna de las partes está dispuesta a un paso atrás. 

La disputa entre Demócratas y Republicanos que surgen por las pretensiones de Trump, que exige millones de dólares para el financiamiento del muro en la frontera con México, ha evidenciado que tanto el presidente y el senado están enfrascados en una lucha que no hace más que perjudicar a los 800 mil trabajadores federales que trabajan de cheque en cheque, y que ya se han quedado sin su primer pago del año. 

"Les rogaría a ambas cámaras del Congreso, les rogaría al pueblo estadounidense que miren alrededor y entiendan que los trabajadores federales tienen una cara; tenemos familias", le dijo a Brooke Baldwin de CNN en una entrevista emocional, Jacqueline Maloney, una trabajadora federal cuyo cheque de pago no llegó el viernes. 

Los cierres del gobierno por lo general finalizan cuando los líderes políticos enfrentados calculan que el daño político sufrido por mantenerse firme en sus posiciones comienza a superar la vergüenza de una escalada. Sin embargo, a tres semanas desde que Trump dijo que estaría "orgulloso" de cerrar el gobierno si no financian el muro, ninguno de los lados está mostrando signos de agrietamiento en sus posiciones. 

En manos de Trump

En la ultima semana, Trump ha intentado una variedad de trucos políticos para intentar justificar la necesidad de construir el muro. Incluso voló el Air Force One a la frontera con México para pintar un cuadro inexacto de hordas de criminales y asesinos que se vertían hacia Estados Unidos.

"La única forma de detenerlo es con una pared muy poderosa o una barrera de acero", dijo Trump en la Casa Blanca el viernes.

Para los partidarios de Trump existe una verdadera crisis en la frontera y marcan como "noticias falsas" cualquier argumento de que un muro a lo largo de la frontera con México puede no ser la mejor manera de abordar el tráfico de drogas y las solicitudes de asilo que van en aumento. 

Lo cierto es que el muro fronterizo se ha convertido en el centro de la base política de Trump, y en un símbolo de antipatía hacia el Presidente por aquellos que se oponen a él. 

De momento, Trump amenazó con  declarar una emergencia nacional y re programar los fondos del Pentágono, posiblemente de proyectos de ayuda para desastres en Puerto Rico y Texas, para financiar su muro.

El congreso

Lo cierto es que no solo Trump tiene responsabilidad en el congelamiento del gobierno de Estados Unidos. 

El Congreso no ha actuado para eliminar el punto muerto en las negociaciones y eso ha disgustado a algunos de sus miembros. 

"¿Cómo podemos resolver esto? Se lo debemos al pueblo estadounidense. Esto es como un circo", dijo el senador republicano Richard Shelby, de Alabama, a principios de semana.

Los demócratas se niegan fervientemente al muro de Trump. No obstante, la idea de cercar la frontera, o un muro en algunas áreas, no ha sido tan radioactiva para ellos en el pasado.

En 2006, Hillary Clinton y Barack Obama votaron para autorizar una cerca segura a lo largo de unos mil 100 kilómetros de la frontera entre Estados Unidos y México.

El proyecto estaba lejos del muro de hormigón o acero que desaea Trump.

"Un muro es una inmoralidad", dijo esta semana la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Pero dada la importancia simbólica de la idea de un muro, no está claro que los demócratas se opongan totalmente a este. Si no, parece que no desean que su primer acto en la mayoría de la Cámara de Representantes sea una concesión a Trump

A principios del 2018, los demócratas y la Casa Blanca parecían estar cerca de un acuerdo que le habría dado a Trump 25 mil millones de dólares en seguridad fronteriza a cambio de un acceso a la ciudadanía para los beneficiarios de DACA: inmigrantes indocumentados traídos a los Estados Unidos ilegalmente como niños. Trump finalmente se retiró del trato.

agv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios