Burundanga: la droga de la sumisión

Raúl Rodríguez Cortés

Los delincuentes y pervertidos emplean esta droga para facilitar robos, secuestros exprés y violaciones

Aquí apenas se empieza a correr la voz sobre su uso y efectos. En Colombia ya es una herramienta que emplea comúnmente la delincuencia. En España su aparición causa alarma entre la gente y desconcierta a la autoridad.

Se le conoce como burundanga y provoca lo que los expertos llaman sumisión química: ausencia de voluntad y olvido absoluto. Los delincuentes y los pervertidos la emplean para facilitar robos, secuestros exprés y violaciones. Jóvenes y ancianos son las principales víctimas. Se suministra en bebidas o incluso se inhala soplada a la cara. No tiene color ni sabor. Testimonios recientes refieren que puede inocularse por el simple contacto con la piel, lo que es científicamente muy poco probable, pero ha desatado gran alarma e inquietud.

Ocurrido un atraco o abuso con burundanga, la víctima no recuerda nada. En sus cuerpos no hay señales de resistencia, pues no hay oposición al ataque. Los rastros de la sustancia desaparecen del cuerpo muy rápidamente: de 2 a 6 horas de la sangre y doce horas de la orina. La evidencia, pues, es de corta vida. Por eso no se sabe de ella ni en la estadística oficial ni en los juzgados.

Burundanga no es una droga recreativa, es decir, que se consuma por decisión propia para generar determinado estado de ánimo y/o satisfacer una adicción. Ni siquiera está considerada en el catálogo de drogas ilegales, de manera que su consumo no está penado, aunque sí su uso para cometer otros delitos.

Burundanga es el nombre popular de la escopolamina, un alcaloide que bloquea los neurotransmisores y actúa sobre las zonas del cerebro relacionadas con la memoria y la cognición. Forma parte de los componentes (en no más de un miligramo) de una buena cantidad de medicamentos antiespasmódicos. La dosis que se utiliza para la sumisión química va de 60 a 80 miligramos, cantidad que resultaría imposible suministrar mediante el tacto o el uso de parches dérmicos que sólo liberan un miligramo de la sustancia en tres días. Por eso la mayoría de los especialistas descartan el suministro por tacto, aunque otros insisten que es factible.

El uso de la burundanga ya lo tiene detectado y documentado la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), pero su directora general técnica, María José Martínez, reitera que el estado de sumisión que provoca en las víctimas, la amnesia y la difícil detección de su uso por la corta duración de sus residuos en el cuerpo humano hacen prácticamente imposible la denuncia y, en consecuencia, la medición y monitoreo de su uso.

No obstante, fuentes de la Policía Federal consultadas por esta columna, aseguran que entre 20 y 30 por ciento de las agresiones sexuales ocurren mediante sumisión química, no exclusiva ni necesariamente provocada por la escopolamina, también por otros psicoactivos, muchos de los cuales sí están incluidos en el catálogo de drogas ilegales.

Es el caso del fentanilo (potente opiáceo detonador de estados de euforia que ha provocado ya una ola de muertes por sobredosis en EU y que se ha convertido en fuente de preocupación para la DEA); o la flakka, estimulante alucinógeno de diseño, hoy en boca de todos por ser la sustancia que presuntamente llevó a la muerte a la joven modelo colombiana Stephanie Magón en calles de la colonia Nápoles de la Ciudad de México.

Algunos hospitales privados y asilos consultados confirman casos de ancianos extraviados que fueron víctimas de robo, pero que no recuerdan cómo ni dónde, lo que los enfrenta al drama de que no les crean, igual que ocurre con chicas que fueron abusadas, pero cuya denuncia es soslayada cuando sale a relucir la amnesia y no muestran daño alguno en genitales, ya que la sumisión química diluyó cualquier tipo de resistencia.

Otra complicación para detectar y prevenir el uso de esas drogas es que son sustancias que evolucionan con el cambio de una sola molécula en los laboratorios clandestinos. En este sentido, la directora del Conadic aporta un dato revelador: entre 2009 y 2014 han surgido 541 drogas de diseño.

El uso de la burundanga sigue siendo tan subterráneo que, al investigar sobre el tema, sólo encontramos un par de casos lo suficientemente escandalosos para llegar a los medios: el de un violador detenido en Madrid que se hacía pasar por chamán y sometía a sus víctimas con esa sustancia; y el de un pederasta, en esa misma ciudad, que la ponía en dulces y golosinas que regalaba a los niños de los que abusaba.

[email protected]

@RaulRodriguezC

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios