Más antiguo que la Biblia

Javier Alarcón

Insultar dentro de una cancha de futbol ocurre en todos lados; Néstor busca quitarle presión a ‘Chepo’ para que funcione Chivas

Néstor de la Torre, mandamás deportivo de Chivas, le quitó un poco de atención al juego de la semana entre Cruz Azul y América, al acusar al árbitro Luis Santander de haber insultado a varios de los jugadores del Rebaño en el juego contra León de la semana pasada.

Me dio toda la impresión de que al hablar de eso, los medios nos distrajimos un poco del tema central en la problemática de Chivas: es un plantel con poco alcance. De esa forma, Néstor le ayudo al ‘Chepo’, de su misma sangre, a sortear con menos presión la semana antes de recibir a Jaguares el próximo domingo.

Desde el primer partido en la época de los cavernícolas, los insultos en un campo son la moneda de cambio corriente de todos los implicados en el juego. Al encenderse los ánimos, todos los componentes del juego prueban su paciencia, inteligencia y tolerancia a la frustración.

Como los golpes no se pueden esconder, se golpea con la lengua desde el barrio hasta la final de un Mundial.

Difícil que Néstor no haya insultado nunca. Fue un jugador con carácter. No es que esté bien. No es que no crea que los árbitros, en su rol de autoridad formal y moral, son los primeros obligados a generar respeto.

Lo que afirmo es que seguirá ocurriendo en todas las canchas y muchos deportes, incluso entre jugadores de un mismo equipo, suele ocurrir en un momento de ofuscación.

Santander tiene cara de que no rompe un plato, pero también así era mi abuelita y se sabía un montón de sinónimos léperos.

Caras vemos, mentadas no sabemos. Néstor se tiró al piso para desahogarle otro tipo de cuestionamientos al ‘Chepo’ en la semana.

Es muy difícil probar, por lo tanto, la queja terminará en un cajón de la Federación Mexicana de Futbol, en el mejor de los casos. Le preguntarán al árbitro y dirá que no es cierto. Luego la FMF le dirá a la dirigencia de Chivas que ya hablaron con él.

Todos los árbitros y jugadores en retiro afirman que los insultos son tan comunes en el futbol como los tiros de esquina. Es más, hemos desarrollado todos, gracias al futbol, una aceptable facilidad para leerle los labios a los futbolistas y árbitros.

A veces insulta más una cara como la que puso el técnico Van Gaal, del Manchester United, cuando Javier Hernández falló el penalti en el playoff de la Champions el miércoles pasado. ¿O no?

Mejor que Néstor nos explique las razones por las que ‘Chepo’ no encuentra las palabras adecuadas para que le entiendan sus Chivas, sean soeces o no.

Twitter: @Javier_Alarcon_

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios