Cartelazo de aniversario

Heriberto Murrieta

Para celebrar sus 71 años la Plaza México tendrá las actuaciones de Morante, Luis David Adame y Julián López

En la misma fecha del centenario de la primera constitución social del mundo y de la elevación a los altares de San Felipe de Jesús, el primer santo mexicano, la Monumental Plaza México celebrará hoy su aniversario número 71 con un cartelazo: Morante, Julián López “El Juli” y Luis David Adame, con toros de la ganadería queretana de Teófilo Gómez.

Al coso le caben exactamente 41,262 personas, cómodamente sentadas. Es una plaza-estadio, la más grande del mundo, que se inauguró el martes 5 de febrero de 1946 con Luis Castro “El Soldado”, Manuel Rodríguez “Manolete” y Luis Procuna, con cuatreños de San Mateo.

Morante nos dejó con la miel en los labios tras su soberbia faena al toro “Peregrino” de Teófilo Gómez, el 11 de diciembre del año pasado. Emoción, felicidad y estremecimiento provocó en nosotros la milagrería morantista, en una pieza torera de arte purísimo. Etéreo y eterno, Morante nos drenó. Siglos de historia y de belleza confluyen en el genio sevillano.

Alternará con Julián López “El Juli”, hoy por hoy uno de los pocos toreros con gran poder de convocatoria en esta capital, y con el hidrocálido Luis David Adame, quien debió cancelar su actuación de ayer en La Chona, pues durante su comparecencia nocturna del viernes pasado en Querétaro se le abrió la mitad de la herida de una reciente cornada en León.

 

Burbuja de seriedad. Fiel a su costumbre, el domingo pasado el ganadero Eduardo Martínez Urquidi envió a la Plaza México un encierro impecablemente presentado.

Toros con seriedad en su percha y en su comportamiento. En la entrevista televisiva previa al inicio de la corrida, Martínez Urquidi habló de su manejo ganadero como una “burbuja de seriedad”, y dejó entrever que no sería mala idea establecer un parámetro para que todas las vacadas tuvieran el mismo compromiso de presentar sus encierros con categoría y sin priorizar la nobleza sobre la bravura, elevando así el nivel de contenido de la materia prima de la Fiesta. Iniciativa difícil de concretar, pues cada criador es libre de “moldear” a sus toros según su gusto y mentalidad, pero que habla del concepto de pureza que abandera el notario.

 

[email protected]

****En la ilustración: Miguel Espinosa " Armillita". Pincelada Taurina. (LUIS CARREÑO)

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios