Se encuentra usted aquí

El narco llegó al periodismo

17/12/2015
02:06
-A +A

Autoridades de Estados Unidos dieron a conocer a través de un reporte del Departamento del Tesoro que el periódico Unomásuno ha brindado apoyo a las actividades de tráfico de drogas del grupo criminal que dirige Abigael González Valencia, líder de Los Cuinis.

Los Cuinis son el brazo financiero del cártel más rico del mundo: el Cártel Jalisco Nueva Generación. Según el Departamento del Tesoro, el ciudadano mexicano Naim Libien Tella, vicepresidente de ese diario, fue incluido en la lista de Narcotraficantes Especialmente Designados, de conformidad con la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico.

El CJNG era prácticamente desconocido hace unos años. En 2015 la DEA lo consideró “el que ha logrado esparcirse con mayor rapidez”, luego del proceso de descabezamiento de las organizaciones criminales que inició en el sexenio de Felipe Calderón y continúa en los primeros tres años del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Este cártel, crecido al amparo del de Sinaloa, que dirigen Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zambada, no sólo extendió su poder a lo largo de ocho estados: se le considera uno de los principales exportadores de metanfetaminas al Lejano Oriente, África y Europa.

Naim Libien Tella, según las acusaciones, ha tenido una larga relación personal con el líder de los Cuinis: en 2007 el narcotraficante le entregó el poder notarial de una empresa de inversiones en Guadalajara. Más recientemente, afirma el reporte, “Libien Tella y Unomásuno han brindado apoyo para las actividades de tráfico de drogas de González Valencia y Los Cuinis”.

Si Estados Unidos está en lo cierto, el CJNG sería el primero al que se le comprueba el haber infiltrado a un periódico mexicano: no importa que después de una historia retorcida y siniestra, el Unomásuno no sea ni la sombra del diario mitológico que hace casi cuarenta años vivificó el periodismo mexicano.

El CJNG era tan desconocido como la identidad de sus líderes. En realidad, el verdadero debut de todos ellos ocurrió en cadena nacional en abril pasado, cuando lograron poner 25 municipios de Jalisco en “código rojo” durante una operación que incluyó la movilización de 500 sicarios, la quema de once bancos, cinco gasolineras y 36 autobuses, y cuyo fin fue impedir la captura de Nemesio Oseguera Ramos, alias El Mencho.

El líder de Los Cuinis, Abigael González Valencia, es uno de los fundadores del Cártel del Milenio que en los años 90 dirigieron en Michoacán los hermanos José y Armando Valencia.

De acuerdo con investigaciones del gobierno federal, Abigael Gónzalez encabeza una familia formada por 16 hermanos dedicados a la producción, el tráfico, la comercialización y el blanqueo de dinero producto de la venta de drogas, en especial de metanfetaminas.

González Valencia está emparentado con El Mencho, y dirige las finanzas de la organización. La PGR afirma que fue el encargado de buscar nuevos mercados, en sitios que el resto de los cárteles, con la mirada fija en Estados Unidos, no solían mirar. De ese modo halló socios distribuidores en China, Japón y Rusia, además de meter la mano en varias ciudades de Europa.

En dichos lugares el CJNG logró contrabandear metanfetaminas disfrazadas de productos legales, lo que —sostiene el gobierno mexicano— “dificultó las investigaciones en su contra”. En esos mismos países se documentó la existencia de empresas fantasma que mantenían domicilios fiscales relacionados con números telefónicos de Guadalajara.

La PGR afirma que Zhenli Ye Gon, al que se le descubrieron más de 200 millones de dólares en una casa de Las Lomas, era empleado de los Valencia.

Abigael fue detenido en Puerto Vallarta el 28 de febrero pasado: ofreció a sus captores 50 millones para que no lo sacaran en televisión. El grupo que dirige ha sido vinculado con hoteles, cerveceras, spas, restaurantes, agencias de autos, tequileras, inmobiliarias, desarrollos turísticos y plazas comerciales. Carlos Loret documentó aquí que Los Cuinis habían abierto en Guadalajara una prestigiada clínica de rejuvenecimiento vaginal e incluso “una marisquería que no parece vender mariscos”.

Según el Departamento del Tesoro, en el remolino de empresas lavadoras de dinero está incluido el periódico legendario. El narco habría llegado al periodismo.

@hdemauleon

[email protected]

Comentarios