¡Y por qué demonios no, señor presidente manifestante!

Ciro Gómez Leyva

No era el tono de protesta sentida de cuando caminaron por Paseo de la Reforma en junio de 2004 y agosto de 2008, reclamándole al gobierno que se impusiera sobre los criminales, especialmente los secuestradores. La protesta de ayer, a media tarde, de unos cuantos empresarios de Coparmex en el Ángel de la Independencia parecía… una ocurrencia de madrugada.

Encabezados por su presidente, Gustavo de Hoyos, los manifestantes de Coparmex reprobaban, por ejemplo, la “ocurrencia de madrugada de los senadores” que obligará a las empresas y personas que liciten y/o ganen licitaciones públicas a presentar también la declaración 3de3: fiscal, patrimonial y de conflicto de interés.

Dijo De Hoyos que, así, los senadores se vengaron por lo mucho que los patrones los presionaron para que aprobaran la 3de3: “Pero vemos que modificaron el espíritu de esa iniciativa y ahora pretenden pedir a los trabajadores y a los empresarios de este país que hagan lo que ellos no están dispuestos a hacer”.

Qué discurso tan desafinado del presidente de Coparmex. El Senado aprobó el miércoles, por abrumadora mayoría, cinco instrumentos del Sistema Nacional Anticorrupción. Entre ellos, la llamada ley 3de3. Y será un Comité de Participación Ciudadana, integrado por, valga la redundancia, cinco ciudadanos, el que determinará qué tanta de la información contenida en cada una de las tres declaraciones será de pleno dominio público.

“Es absurdo eso que están diciendo de que se trata de una venganza”, me dijo ayer el senador Pablo Escudero, presidente de la Comisión Anticorrupción y de Participación Ciudadana. “La ley 3de3 ya es una realidad. Lo que se consideró y votó es que estaba incompleta sin la inclusión de los empresarios que estén licitando contratos y obras públicas. Porque esos funcionarios corruptos, que por supuesto que los hay, están recibiendo dinero de empresarios corruptos, que también los hay. Esa corrupción siempre va en dos vías. ¡En dónde está la venganza!”

—Eso dicen los empresarios de Coparmex.

—No existe venganza. Se trata de una ley potente que va a cambiar el paradigma de este país, y que requiere de un esfuerzo de toda la clase política y de todos los empresarios. En menos palabras: se trata de seguir la ruta del dinero de la corrupción. Es el follow the money.

El Comité de Participación Ciudadana determinará el formato del 3de3 empresarial, incluido el momento de la presentación, sea cuando inicie una licitación o cuando se gane. Con respeto para el señor De Hoyos, ¿en dónde está el problema, en dónde se está castigando a los trabajadores?

Los empresarios que marcharon en 2004 y 2008 daban un paso al frente. Los de ayer parecían pedir la ley en las mulas del compadre gobierno.

¿Venganza? ¡Carajo! Lo parejo requiere ser parejo.

MENOS DE 140. Josefina Vázquez Mota piensa en ser candidata del PAN al gobierno del Estado de México. Ya lo saben Ricardo Anaya... y Luis Videgaray.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios