Se encuentra usted aquí

La exhibición social como castigo

En las redes se dirime actualmente la acusación contra jóvenes que habrían cometido un abuso sexual en Veracruz; los usuarios de Facebook y Twitter ya emitieron su sentencia
29/03/2016
02:16
-A +A

Estrategia en Línea

No, este análisis no se trata de Xochitl Gálvez y Periscope, aunque los fundamentos aplican perfectamente, es sobre #LosPorkys. “Todo empezó donde empieza toda desgracia actual: Veracruz”, así introdujo Chumel Torres, uno de los Youtubers mas famosos de la actualidad, un segmento de su programa semanal por internet El Pulso de la República sobre el tema.

La banda de Los Porkys no es nueva ni se trata de los mismos, en el 2001 así se le denominó a una pandilla conformada por hijos de familias acaudaladas de Veracruz, que en aquel entonces fueron señalados por haber asesinado a golpes al joven Manlio Humberto Palomeque Ruiz en una fiesta de 15 años. Los jóvenes presuntamente responsables del homicidio evadieron la justicia gracias a las influencias de sus familiares, y 15 años después ahora varios de ellos son ex diputados locales, alcaldes e hijos del funcionarios priístas de primer nivel. Está claro, desde hace varios años en Veracruz la ley solo sirve cuando le sirve a la autoridad.

Hace un año la historia tendía a repetirse, un grupo de cuatro jóvenes al amparo de la impunidad y el tráfico de influencias, conocidos como Los Porkys de Costa de Oro —mismo nombre pero como diferenciados el apellido por un fraccionamiento de familias adineradas— agredieron física, sexual y verbalmente a una joven. Contra ellos y mediante una búsqueda sencilla en Google se pueden encontrar señalamientos por homicidio culposo, agresión sexual a por lo menos otras dos alumnas del colegio Rougier y otros ilícitos. El padre de una la víctima más reciente hace unos días publicó una carta y la familia hizo públicos los videos donde estos cuatro jóvenes piden una disculpa por sus actos.

#LosPorkys han generado impresiones en redes sociales desde casi 600 mil cuentas. Los videos compartidos en Facebook son reproducidos por personas indignadas y prácticamente todos los medios de comunicación locales y nacionales, Los Porkys del Mirreynato fue tendencia este lunes 28 de marzo, debido al eco que tuvo el artículo de opinión escrito por @RicardomRaphael publicado por @El_Universal_MX. Por otra parte, el domingo 27 de marzo por la noche, un grupo de activistas que se ostenta como Anonymous México https://www.youtube.com/watch?v=Lbdy- yQJ9-Zw cumplió la amenaza que lanzó a través de su canal de YouTube el pasado 23 de marzo en donde advierte con perseguir y hacer pública información personal de Los Porkys.

Probablemente lo más indignante resulta la estrategia de defensa que mantienen estos sujetos, haciendo un análisis de los perfiles de los cuatro implicados en ellos se puede observar que aun mantienen una vida “normal”, continúan viajando, asistiendo a fiestas, bares y discotecas, y no sólo eso, han intentado amenazar y exhibir a quien los denunciara por la agresión en situaciones buscando continuar la criminalización con un “ella se lo buscó”. En ese sentido hace unos días empezó a pautarse en Veracruz mediante una página de Facebook, de un supuesto medio de comunicación, un video donde el abogado de los presuntos responsables, Edgar Cinta, explica las razones por las cuales se debe desestimar la confesión de los jóvenes y lo equipara al caso de Florence Cassez para luego decir que existen motivaciones políticas perversas detrás de este asunto.

Al parecer de los usuarios que han comentado en mas de 9 mil 800 ocasiones diversos videos, no se equivoca Cinta, de quien también se dice su hijo está casado con una sobrina de Héctor Yunes, el candidato del PRI al gobierno del estado, pues el padre de uno de los jóvenes fue presidente municipal de Nautla por el PRI, el partido del gobernador Javier Duarte, y posteriormente delegado de Tránsito en Veracruz. Probablemente ahí se encuentre la motivación política para la inacción de la autoridad.

Mucho se ha comentado recientemente si el estigma social es un castigo válido. Esta semana, el padre y hermana de la víctima recurrieron a los medios sociales como la única fuente confiable de justicia, bien. No he encontrado a los críticos recurrentes y progresistas alegar derechos humanos o imposibilidad de defensa para los exhibidos, mejor. Reconocer que la justicia social y la norma no escrita funciona mejor que la autoridad legalmente constituida es aceptar que existe un estado fallido, ¿alguien pensó en Veracruz?

Fuentes: Prensa Nacional, Monitoreo en Twitter, Facebook, Hootsuite.

***En la foto: Preparativos para la marcha que se realizó ayer en Veracruz y en la que se demandó castigo a los llamados Porkys (PATRICIA MORALES. EL UNIVERSAL)

Cursó la carrera de Ingeniería Química en la UNAM. Cuenta con casi 20 años de experiencia en comunicación estratégica, operaciones gubernamentales, planes de continuidad de negocio y manejo de crisis...