Se encuentra usted aquí

Los estragos de Eruviel

Si hacemos un breve recuento de los rezagos del estado, la inversión publicitaria, que en datos oficiales de 2011 a la fecha, alcanza poco más de los mil 250 millones de pesos, no consigue mover la balanza a favor del gobernador priísta
28/09/2015
01:17
-A +A

En las carreteras del Estado de México la belleza natural se irrumpe con sendos espectaculares de Eruviel Ávila promoviendo su informe como gobernador. Consiguió cobertura mediática nacional y promovió a su estado como una entidad moderna que, desde su perspectiva, ha dejado atrás la violencia y la corrupción.

Si hacemos un breve recuento de los rezagos del Estado de México, la excesiva inversión publicitaria que, en datos oficiales de 2011 a la fecha, alcanza poco más de los mil 250 millones de pesos, no consigue mover la balanza a favor del gobernador priísta.  Estas cifras no sólo causan indignación, sino que dislocan cualquier lógica de gasto de prioridades cuando lo que importa realmente es la población. Si Eruviel Ávila gobernara un estado próspero, igualitario y sin pobreza, podría vanagloriarse como lo hace dirigiendo esa cantidad de recursos públicos a promover su imagen. Sin embargo, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), 941 mil personas se incorporaron a los 8 millones de pobres que tiene el estado, lo que equivale a un aumento del 13 por ciento durante su administración.

Por otro lado, el sol de corrupción, que no puede tapar con el dedo, deslumbra en los escándalos de OHL, ya que su gobierno es de los que más ha beneficiado a la empresa con contratos multimillonarios que implican decisiones opacas, ilegales y de muy débil impacto social. No hay forma de justificar la vergonzosa reincorporación de Apolinar Mena, su ex secretario de Comunicaciones, quien se vio involucrado en el escándalo de OHL en concesiones en el estado. Mena violó la Ley de Responsabilidades de Servidores Públicos, pero al gobernador Ávila Villegas le parece suficiente que su amigo y colaborador  pague una multa de menos de 200 mil pesos y se hace de la vista gorda para volverlo a colocar convenientemente en el mismo cargo. Al fin y al cabo tiene ya probado el perfil corrupto que su gobierno requiere para administrar las comunicaciones del estado a su gusto y proceder.

Parece que OHL y el gobierno del Estado de México son tal para cual: las autoridades españolas han encausado a Juan Miguel Villar Mir propietario de la empresa por su presunta participación en la licitación amañada para la construcción de un hospital. Así que cuando de licitaciones asignadas previamente se trata, Ávila Villegas y Villar Mir brillan por su eficacia para tramitar sobornos y tráfico de influencias que se mueven bien desde el gobierno federal.

¿Cuántas personas piensan en feminicidio cuando se habla de violencia en el Estado de México? ¿El informe y publicidad de Ávila Villegas consiguieron revertir esta relación? Me temo que no todavía, pues naturalmente la resistencia del gobernador y de Peña Nieto a la solicitud hace más de una década para establecer la alerta de género tiene consecuencias irreversibles. Aunque ahora el gobernador anuncia su “logro” para instalar la alerta en 11 municipios, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio señala que al menos mil 258 niñas y mujeres fueron reportadas desaparecidas en el Estado de México de 2011 a 2012 y en lo que va de la administración de Ávila Villegas han desaparecido más de 600 mujeres menores de 20 años.

Los números son desgarradores, pero de alguna manera despersonalizan el dolor que representan para miles de familias mexiquenses. Acercarnos a las historias de carne y hueso nos permite aproximarnos con mayor nitidez a lo que implica vivir con un ingreso menor de 140 pesos diarios, ser mujer menor de 30 y circular por municipios de extrema violencia. Justo ahora estoy cerca de Colorines, uno de los pequeños poblados de Estado de México en donde varias jóvenes fueron desaparecidas en autos con autorización para circular como taxis y placas del Estado de México. Para esas familias, los espectaculares y el informe no significan nada.

¿Es miedo o masoquismo lo que abruma a la población mexiquense? ¿Por qué no hacen uso de su voto para permitir la alternancia de gobierno? ¿Cómo es que sobreviven a más de ocho décadas gobernados por el mismo partido? ¿Los partidos de oposición no han hecho un esfuerzo suficientemente sólido para informar a la población de lo que representa este monopolio en la gubernatura? ¿No existe una alternativa política que revierta la elección y ofrezca al Estado de México un futuro más prometedor? Mientras no haya una respuesta clara a estas preguntas, la pobreza, la corrupción y la violencia seguirán siendo un elemento de identidad para el Estado de México.

Analista política y activista ciudadana

Maestra en Políticas Públicas, Universidad de Concordia, Canadá. Fue servidora pública en el Instituto Federal Electoral (IFE), el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) y el Instituto...

TEMAS