Garbaje, Prince, Dylan y Buckley

José Xavier Návar

El grupo donde canta hipnóticamente Shirley Manson y produce desde la batería Butch Big lanza su sexto álbum de estudio Strange little birds (y segundo independiente en el sello Stunvolume) como preámbulo a su próxima visita a la Arena Ciudad de México el 7 de septiembre, después de que aterricen en la ciudad de Monterrey el día 5. Lo mejor del disco es comprobar que siguen enfermos de rock alternativo electrónico que escapa a encasillamientos prematuros de un CD, donde más vale pájaro verde —mutado a quién sabe qué— en mano, que descarga digital volando de una fórmula musical que dominan y flexibilizan a su antojo. La Manson que se comió unos tacos afuera del Metropólitan en la época del primer disco (1995), que le provocaron tremenda diarrea, dice que ahora viene blindada para repetir la suerte.

Muerto el otro rey, digamos el alternativo, del rock, funk y el soul, es hora de hacerse por lo menos de esta compilación que ofrece el The Purple Era con los registros de Purple rain (de los American Music Awards, del 85), Baby I’m A Star (de los Grammy Awards, también del 85), Sing O’ The Times y Play in the sunshine (de los MTV Music Awards, del 87; el Electrir chair, extraído de Saturday night live, del 89, el Gett Off, de MTV y un mini acoplado de Diamond and Pearls, la intro de Let’s go crazy, el Push de Baby I’m A Star, Push y el tema de Peter Gun. La compilación involucra a varias compañías, entre ellas la emergente, Tepito LTD, que vio la oportunidad y lo sacó sin rendirle cuentas al de Minneapolis que se fue hace poco.

¿A qué suena ahora Bob Dylan en su álbum número 37 y contando? Pues a clásicos de la música norteamericana de todos los tiempos que firmaron en su momento leyendas como Johnny Mercer, Sammy Cahn, Harold Arlen y Carolyn Leigh. Una docena de temas placenteramente melancólicos que antes había grabado el líder del Rat Pack, Frankie Boy Sinatra, con excepción de una sola canción (Skaylark). Como un álbum que previamente ya había grabado (Shadows in the night), la leyenda que es toda una sorpresa cuando se presenta en un concierto de rock con parte de su repertorio susceptible de transformarse en otras canciones, haciendo irreconocibles las versiones originales.

Dylan es un estándar estadounidense que puede permitirse estas deliciosa y adictivas locuras.

En el cielo del infierno, a donde llegan algunos roqueros que mueren antes de tiempo, como el estrella del folk, Jeff Buckley, famoso por su rango vocal de cuatro octavas y media y por sus afortunados covers a legendarias de Led Zeppelin, Dylan, The Smiths y Sly & The Famili Stone y otros más compilado en este You and Me, que es el segundo oficial que puede adicionarse con justicia a su primero Grace, considerado como uno de los mejores discos de todos los tiempos. Su obra refrendada por nombres como Bob Dylan y Radiohead, llega ahora con este inédito que estaba por ahí guardadito. Sony lo acaba de destapar.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios