No hay candado que no tenga llave

José Xavier Návar

Sin dármelas de experto y más bien atendiendo el sentido común: un clon es un clon y, es igual —trátese de un Blu-ray o un DVD— la primera copia que la cinco mil, porque se trata de una copia digital. Sin embargo, como una especie de acto reflejo, las majors, con tal de que su producto no sean copiado, siempre están inventando una serie de defensas con tal de no ser pirateados. Al menos, no tan fácilmente.

La más reciente línea de defensa se llama Cinavia: una plataforma o protección que bloquea el audio del Blu-ray. Hasta el momento parece que (aquí) este tipo de candado, no se puede quitar. Sin embargo, no hay que olvidar esa máxima que dice: “Para cada candado existe una llave”. Y, precisamente, ya hay un escuadrón especializado buscando esa llave. Así que no desesperen los que se han topado con esa molestia tecnológica con que vienen algunos de los recientes estrenos. Si se busca en Internet se pueden obtener no una sino varias soluciones al respecto. Sin embargo, en unos días, Cinavia ya no dará problemas según los expertos clandestinos.

Miles Davies (Miles Ahead), la reciente película de Don Cheadle que, dicho sea de paso, interpreta al legendario trompetista no en la biografía autorizada, ni en la biopic al margen de su legado, sino en una cinta que, sin llegar al thriller, es una película de acción, como bien apunta el crítico Octavio Chavarri, donde al divo le han robado unas cintas de su más reciente proyecto, con el cual tiene que lidiar con los ejecutivos de Columbia, lo mismo que con un reportero de Rolling Stone y gánsters, que con un superdotado de la trompeta, que no es Miles, pero por ahí anda… ha sufrido en clon a Cinavia. Lo mismo le ha pasado también a Sicario: un thriller de acción sobre el narco que va más allá de lo que marca la ley con violencia más que explicita a la hora de aplicar cualquier tipo de justicia, ya sea buena o mala… o inaudita para una cinta tan terrorífica como la llamada Guerra de Calderón.

Volviendo a Cinavia, para que a los responsables de la protección que no tardara en quedar desprotegida, su objetivo hasta ahora son las películas y, en especial, los llamados blockbusters y, señalados como “infectados” pueden estar los siguientes títulos ya en la calle: Orgullo, Prejuicio y Zombis, que se burla no sólo de la tendenciosa Jane Austen, sino que desbarra contra los muertos vivientes en el Reino Unido de 1819, mucho antes de que estos fueran inventados formalmente para el cine por George. A Romero en la clásica Night of the Living Dead.

Londres Bajo Fuego, un thiller increíble de terrorismo, risa loca y súper palomero a cargo de Gerald Butler, Aaron Eckhart y un Morgan Freeman totalmente loco de atar, en donde los efectos especiales son lo mejor, así como la arrogancia sin límites y la heroicidad chabacana de Butler, que ni los ridículos descomunales de Batman (Ben Affleck) y Superman (Henry Cavill), llegan a superar en esta firme candidata a la Frambuesa Dorada.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios