Estrenos locos

Se encuentra usted aquí

27/02/2016
01:50
-A +A

De la cabina y los turbomotores de la interminable serie de Rápido y Furioso, el cara de piedra Vin Diesel se pasa a la escoba que defienden como símbolo de status varias mujeres de la vida airosa televisiva mexicana y de medio mundo, en la cinta de acción: El ultimo cazador de brujas y, junto con lo que queda de pundonor cinematográfico del veterano Michael Caine, la agarran contra brujas y hechiceros de la gran manzana. Los efectos especiales son, claro, de última generación brujeril para una cinta de acción, que pone el supuesto terror que debería inspirar, en un segundo plano que le ha dado un papel, hasta al muy venido a menos Elijah Wood.

Otro cara de piedra, John Travolta, favorito de Tarantino que, aunque no cumple los requisitos mínimos de una película de falsificaciones artísticas, ni mucho menos de acción como pregona en parte, es este thriller con aderezo de drama, robo y atraco que ni fu ni fa.

Por azares del destino un tipo que está guardado en prisión, es liberado para pasar el último tiempo que le queda de vida, a su hijo moribundo.

Una vez fuera de la grande, es enganchado para llevarse de un museo importantes obras de arte. Una pista: los grandes artistas copian, los genios roban (eso aplica también para cantantes como David Bowie) en un balazo que se atribuye a Pablo Picasso.

Atom Egoyan, que hace un año enfureció a algunos con un thriller de discordia y hielo (literalmente), Cautiva, regresa al siempre muy socorrido tema del nazismo y el holocausto con el drama de un nonagenario (Christopher Plumer), superviviente de las campos de concentración, que retorna a ejercer venganza contra un criminal de guerra nazi (Rudy) que exterminó a su familia. La pregunta es: ¿Lo dejará el alzheimer? Encima, el acabado cinematográfico del filme resulta a todas luces televisivo.

Sin embargo, es una cinta en la que hay que tomar partido entre cazador y verdugo.

Zima Entertainment reestrena la película mítica (El más buscado) que ensalza la legendaria vida del más grande asaltabancos que haya dado México: Alfredo Ríos Galeana, ahora como Mexican gangster. La cinta que se permite algunas licencias criminales como el de poner a una mujer en algunos atracos célebres al lado de un convincente Tenoch Huerta, cumple en la medida de recrear algunas buenas anécdotas cuando el crimen en el DF se organizó de la mano de El Negro Durazo. Su director se inspiró en un cortometraje ahora de culto, sobre el afamado delincuente que hoy, cosas del destino, ejerce como pastor desde el Penal de Mínima Seguridad (luego de la última fuga de El Chapo).

Pepenavar60gmail.com