En México nadie se dio cuenta que un Fiscal era narco

Francisco Rivas

La persona encargada de la prevención del delito, la reacción, procuración de justicia, así como de la negociación y administración de las aportaciones federales en materia de seguridad en Nayarit, Édgar Veytia, fue detenido en los Estados Unidos de Norteamérica acusado de delitos contra la salud (conspiración internacional para producción y distribución de heroína, cocaína, metanfetamina y mariguana entre 2013 y febrero de 2017), así como por nexos con la delincuencia organizada.

Fue detenido y acusado en un país donde el sistema de justicia funciona, lo que no significa que sea culpable. A las autoridades de los Estados Unidos les tocará comprobar ante los jueces estos cargos.

Sin embargo, en un caso como éste, resulta difícil omitir adjetivos como "vergonzoso" y adelantar preguntas como ¿Y en México qué está pasando? ¿La presumida inteligencia dónde está y qué -no- hace? ¿Dónde están el CISEN, la PGR, la CNS, la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP? ¿De verdad el Gobernador y los poderes del Estado en Nayarit están tan distraídos, confundidos o son tan superficiales para no haber visto o notado algo que -tan sólo en la estadística oficial- parece raro?

La Ley Orgánica de la Fiscalía General del Estado de Nayarit, publicada en el Periódico Oficial de Nayarit el 15 de mayo de 2014, regula la organización, funcionamiento y atribuciones de la institución y de su titular. En un modelo similar al de Chihuahua, el Fiscal General concentra las funciones de procuración de justicia y de seguridad pública y, por si esto fuera poco, el Fiscal de Nayarit también ostenta el cargo de Secretario Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública (encargado de negociar y administrar las aportaciones federales, los controles de confianza y la estadística delictiva).

En pocas palabras, con relación al hombre más relevante para la seguridad y justicia de un estado clave para el combate a la delincuencia organizada del país, las autoridades federales encargadas de generar inteligencia y combate en el tema, o no sabían o no buscaron o no pudieron demostrar involucramiento o decidieron no actuar y esperaron o colaboraron con las autoridades Estado Unidos para no afectar la parte política o están siendo omisas en defender a un connacional injustamente detenido.

En el Observatorio Nacional Ciudadano desde 2013 hemos insistido en la falta de transparencia, rendición de cuentas y datos "anormales" que hacían suponer la manipulación y ocultamiento de información. 

Esto se informó a la opinión pública con declaraciones, artículos y evidencia documental. Se habló directamente con el Fiscal General y sus colaboradores, con el gobernador del estado Roberto Sandoval, y nada.

Es hora de que la omisión, complicidad o ineficacia tenga consecuencias. Urge rendición de cuentas que nos explique qué pasó en este gravísimo caso donde caiga quien tenga que caer o se limpie el buen nombre de alguien a quien hoy se le acusa.

Los nayaritas merecen acceso al Estado de Derecho y vivir seguros, y en el hecho, una autoridad comprometida con la delincuencia, la socava para todos nosotros.

Urge esclarecer este caso para abrir una investigación seria, profunda, justa y apegada a derecho porque no sabemos cuántas autoridades más estén involucradas con la delincuencia organizada.

 

Director general del Observatorio Nacional Ciudadano

@frarivasCoL

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios