¿Si tú fueras juez, lo declararías culpable o inocente?

Alfonso Pérez Daza

La impartición de lo justo es devolver el rasgo de dignidad humana a la sociedad y a la persona vulnerada

Los jueces son de suma importancia en un Estado democrático de derecho. La sociedad mexicana demanda jueces que deliberen bien, hablen correctamente y actúen como es debido, pero sobre todo, que escuchen a quien acude a ellos. Juzgar con sabiduría es un deber de virtud inaplazable, pues la impartición de lo justo es devolver el rasgo de dignidad humana a la sociedad y a la persona vulnerada porque alguno se atribuyó derechos que rebasaban su propio límite. No es fácil ser juez, se requiere de inteligencia y perspicacia para encontrar la verdad entre los argumentos y evidencias presentados por cada una de las partes. Además, el debido ejercicio de la función exige largas noches de desvelo, poco tiempo para la familia o el descanso y una constante exposición a la crítica.

En una publicación del Instituto de la Judicatura Federal, Juan Mateo Brieba de Castro plantea el siguiente caso: Perlita era mesera en un bar y tenía una relación con Carlos, quien en ocasiones la esperaba afuera de su trabajo para irse juntos al término de la jornada laboral. Así sucedió la madrugada del 22 de noviembre de 2013, pero al día siguiente, Perlita no se presentó a trabajar. El 25 de noviembre fue encontraba sin vida en su departamento. Al realizar la necropsia, los peritos no pudieron determinar la causa de la muerte, no tenía huellas de violencia ni de asfixia. Carlos fue acusado de homicidio, por ser la última persona con la que Perlita fue vista con vida. Las pruebas presentadas durante el juicio oral fueron: 1) el examen del cadáver que no aportaba dato alguno respecto de la causa de la muerte; 2) testimoniales de amigos de Perlita que confirmaron su relación con Carlos y que ella les había dicho que a veces él era un hombre violento; 3) testimonio del padre de Carlos, quien aseguró que éste le confesó que la había matado con una almohada en su departamento, 4) testimoniales de los agentes aprehensores, quienes indicaron que Carlos les confesó que había matado a Perlita ahorcándola con sus propias manos; 5) un video de una estación de gasolina donde se puede observar a Carlos y Perlita a bordo de un Tsuru negro, a las 2:30 am del 22 de noviembre de 2013. Durante la audiencia, la madre de Perlita reprochó a Carlos por la muerte de su hija, a lo que éste respondió “Le pido me perdone, sé que no me perdona, pero en algún momento Dios lo hará”.

El artículo 359 del Código Nacional de Procedimientos Penales establece que sólo se podrá condenar al acusado si se llega a la convicción de su culpabilidad más allá de toda duda razonable. Esto significa que si el juez tiene el más mínimo resquicio de duda respecto de la culpabilidad de una persona, debe dejarlo libre. Ante esto, habría dos posibilidades, la primera que el juez lo declare inocente argumentando que la declaración ante los policías no tiene valor probatorio porque así lo dispone la ley, que el testimonio del padre es de oídas, ya que él no vio directamente el homicidio y sobre todo, que no hay evidencia física que involucre al acusado con la muerte de la víctima ni que demuestre que murió por asfixia; la evidencia no da certeza absoluta de que Carlos es el homicida, existe duda suficiente para declararlo inocente. La segunda posibilidad sería que el juez lo declare culpable sosteniendo que la ley prevé la posibilidad de tener por acreditado un hecho desconocido a través de la prueba circunstancial, si el cúmulo de indicios permite llegar a una conclusión lógica; en el caso, las pruebas acreditan que la víctima y el acusado mantenían una relación sentimental y que se encontraban juntos a las 2:30 am del 22 de noviembre de 2013 a bordo de un vehículo, siendo la última vez que ella fue vista con vida. Además, el padre de Carlos testificó haberse enterado del homicidio por el dicho de su propio hijo y, en audiencia ante el juez, el acusado pidió perdón a la madre de la víctima. Todos estos indicios permiten concluir que Carlos es culpable del homicidio de Perlita. ¿Si tú fueras el juez, lo declararías culpable o inocente?

Consejero de la Judicatura Federal

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios