Suscríbete

Estudian subsuelo de templo dañado el 19-S

Los estudios buscan arrojar información sobre las condiciones actuales del subsuelo y su cimentación previo a la intervención

INAH estudia subsuelo de templo en Puebla afectado por sismo
Foto: Melitón Tapia, INAH
Cultura 29/08/2018 13:27 Redacción México Actualizada 13:36
Guardando favorito...

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) continúa con la recuperación del patrimonio cultural dañado por los sismos de septiembre de 2017. 

En los trabajos que realiza en Puebla indicó que está estudiando el subsuelo del Templo y el Ex Convento de la Asunción de Nuestra Señora de Tochimilco con un radar de penetración terrestre o georradar y la tomografía de la resistividad eléctrica. 

A través de un comunicado señaló que esta investigación tiene como fin conocer las condiciones acutales del subsuelo y su cimentación previo a su intervención. 

El complejo conventual franciscano es considerado un ejemplo relevante de la arquitectura religiosa del siglo XVI en América y pertenece a los 14 complejos que conforman la ruta de los "Primeros Monasterios del siglo XVI en las Laderas del Popocatépetl"

Tras el sismo resultó con afectaciones como grietas longitudinales a lo largo de las bóvedas de la nave principal del templo. 

El doctor José Ortega Ramírez, responsable del Laboratorio de Geofísica del INAH, comentó que su participación se debe a la iniciativa de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos de la institución, el Centro INAH Puebla, el Instituto de Ingeniería de la UNAM y de la UNESCO, quienes solicitaron colaborar con el estudio estructural para contar con bases científicas e ingenieriles del inmueble. 

Para restaurar las bóvedas del templo se instalará un gran andamiaje y apuntalamientos, cuyo considerable peso será soportado por el piso de la iglesia, por lo que se nos solicitó analizar el subsuelo de ésta para conocer las condiciones en las que se encuentra", comentó.

En el lugar también se realiza un estudio estructural de la profundidad y espesor de las cimentaciones, en colaboración con la UNAM. Esto busca reconstruir el inmueble con mayor estabilidad. 

Con el georradar han sondeado el subsuelo del frente de la entrada principal del templo, donde se aprecian anomalías como humedad, lo que puede generar un impacto directo al colocar pesadas estructuras. 

Ortega Ramírez, doctor en geología por la Universidad Estrasburgo, Francia, dijo que el dispositivo funciona con antenas de baja frecuencia con mayor prenetación en el subsuelo pero de poca definición a profundidades someras, y dos de alta intensidad montadas en un carrito que permite un análisis más preciso. 

El equipo de investigación además realiza un análisis de resistividad eléctrica del subsuelo para conocer la resistencia que oponen los materiales en el subsuelo al paso de la corriente eléctrica para conocer la profundidad y espesor de las cimentaciones.

Los resultados de estos análisis buscan arrojar información para tomar decisiones en la recuperación del inmueble. 

nrv

Guardando favorito...

Comentarios

 
Recomendamos