Suscríbete

Los calcetinazos culturales del góber Cuauhtémoc Blanco

Crimen y Castigo

Los calcetinazos culturales del góber Cuauhtémoc Blanco
Foto: Archivo El Universal
Cultura 02/12/2020 01:49 Periodistas Cultura Actualizada 10:02

Lo que mal empieza... Ese refrán aplica para la situación que desde hace dos años vive Museo Morelense de Arte Contemporáneo Juan Soriano. En 2018, más de 4 mil artistas pidieron al gobernador Cuauhtémoc Blanco no designar como titular del recinto a Carolina Ann Dubernard Smith, que venía de dirigir Control de Fauna del ayuntamiento de Cuernavaca, y para quien el mundo del arte —como lo ha demostrado— no es lo suyo. Sordo ante las peticiones de la comunidad cultural, el exfutbolista ha mantenido a la funcionaria en el cargo y la situación ha ido de mal en peor. Nos cuentan que el ambiente se ha vuelto insostenible para muchos. El artista y exdirector de Comunicación del recinto, Juan Soto, compartió en redes sociales la noticia de su renuncia, y denunció que Carolina Ann Dubernard Smith ha hecho del MMAC un lugar de caprichos, mezquindades e inestabilidad, que lo ha convertido en su “casa de muñecas”, salón de fiestas y de eventos VIP. El temor de los artistas que hace dos años reclamaban como necesario que se diera continuidad al proyecto anterior, se ha hecho realidad. El denunciante describe que existe una política sistemática de hostigamiento laboral: en tres meses han sido despedidos tres directores. ¿Y el gobernador? Tampoco parece que escuchará esta vez a la comunidad.

Mal cierre de año para el INBAL

La situación laboral en el INBAL tendrá un complejo cierre de año. Por un lado, los sindicalizados siguen en lucha desde 20 trincheras diferentes, es decir, desde 20 representaciones sindicales que buscan defender sus prestaciones y han topado con pared institucional. Y, por el otro, los prestadores de servicios profesionales que, cansados de la precarización laboral y del no reconocimiento de la relación de subordinación, están dispuestos a dar pasos más contundentes para exigir a las autoridades mejores condiciones de trabajo. En este caso, nos dicen, ya la subdirección general de administración reconoció que, efectivamente, hay retrasos en los pagos, pero prometen resolverlo. Faltaba más que no hubiera esa promesa. ¿Pero qué hay con lo demás? La siguiente semana los Capítulo 3000, que desde ayer están en paro en algunos centros de trabajo, se reunirán con Lucina Jiménez. ¿Y para qué? Es la pregunta. ¿Les resolverán algo, les pedirán paciencia o les dirán que la solución escapa de sus funciones y que eso es bronca de Hacienda? Son alrededor de 800 personas contratadas bajo este esquema, laboran en 14 museos y cuatro coordinaciones nacionales. De momento no todos están en paro, tienen miedo, nos dicen, de perder su fuente de empleo. Algunos cuentan con el apoyo de sus jefes directos, otros han sido llamados a no participar en ninguna manifestación. Otros más están por ir por todo o nada. El pronóstico es reservado.

También lee: Crece paro laboral de Capítulo 3000

Temas Relacionados
Crimen y Castigo

Comentarios