Concluye Cartónclub “La línea de fuego”

El encuentro convocó a caricaturistas de 14 países de América, Europa y África para reflexionar sobre los desafíos de la caricatura en el mundo actual como la inseguridad, censura, violencia, asesinatos, miedo, represión y desplazamientos

Concluye Primer Encuentro Internacional Cartónclub
FOTO: Valente Rosas/EL UNIVERSAL
Cultura 08/09/2018 17:03 Alida Piñón Ciudad de México Actualizada 17:09
Guardando favorito...

Los defensores de derechos humanos, activistas sociales y periodistas de América Latina necesitan mejores herramientas de protección, porque han sido víctimas de la violencia del crimen organizado y de las autoridades locales y federales; coincidieron hoy periodistas y caricaturistas durante la última mesa de reflexión del Primer Encuentro Internacional Cartónclub “La línea de fuego”, que convocó a caricaturistas de 14 países de América, Europa y África para reflexionar sobre los desafíos de la caricatura en el mundo actual como la inseguridad, censura, violencia, asesinatos, miedo, represión y desplazamientos. 

Los periodistas mexicanos Edith Freire Domínguez y Luis M, así como el caricaturista nicaragüense Pedro X Molina, el artista alemán Til Mette, y el portavoz y director de Asuntos de Prensa y Centro Alemán de Información para Latinoamérica y España, Christian Wild, ofrecieron la tarde de este sábado la mesa de diálogo "Periodistas desplazados" en el Instituto Goethe.

Durante su participación Luis M, cuyo nombre real fue omitido por su seguridad, compartió con los asistentes su experiencia en el estado de Guerrero, en donde, dijo, los periodistas han sido atacados por las autoridades y por el crimen organizado.

"Muchos compañeros estamos padeciendo la violencia, yo he sufrido más de tres atentados y estoy vivo. No quiero regresar a Acapulco porque me van a asesinar; en 2016 sufrí el primer atentado, me apuñalaron, el chaleco que traía puesto me salvó la vida", aseguró. 

El periodista dijo que también fue golpeado y amenazado por autoridades locales, pero decidió seguir trabajando. Sin embargo, sufrió un nuevo ataque, lo "levantaron" y lo golpearon, para después ser tirado en la carretera. Hizo una denuncia y después continuó trabajando en otro proyecto editorial, pero las amenazas continuaron y tuvo que salir de Guerrero.

Edith Freire Domínguez sostuvo que las autoridades, en coordinación con representantes de los periodistas, deberían unirse para fortalecer los mecanismos de protección de víctimas. "En todo el país se viven situaciones de violencia en contra de activistas, defensores de derechos humanos y periodistas", indicó 

Por su parte, Pedro X. Molina, explicó que en Nicaragua hay espacios de información como la televisión, que son controlados por el gobierno. Aseguró que aún quedan algunos medios independientes y digitales. Desde abril pasado la sociedad ha habido manifestaciones de la sociedad en contra del gobierno encabezado por Daniel Ortega, desde entonces, contó Molina, muchos periodistas han sido amenazados, golpeados y les han robado sus equipos. 

Molina recordó cómo en medio de unas las manifestaciones fue asesinado el periodista Ángel Gahona mientras realizaba una transmisión por Facebook Live, su muerte fue registrada en vivo. "Un reto que tenemos en Nicaragua es brindar mayor protección a los periodistas que están en el campo de batalla, principalmente en las provincias porque están alejado de todos. En México, aunque no funcione, aún se tiene la opción de denunciar y pedir justicia; eso en Nicaragua ya no es posible", indicó el caricaturista.

El artista alemán Til Mette indicó que en Alemania y en Europa no existen los peligros que han azotado a México y a Nicaragua, pero es necesario visibilizar lo que ocurre en todo el mundo para sumar voces en contra de la violencia y en contra de los atentados a la libertad de expresión. 

Mette añadió que hay otro tipo de control de la libertad de expresión. "La prensa ha cambiado mucho a partir de la digitalización y los anunciantes se han convertido en una parte central para los medios y por eso están jugando un papel importante. Por ejemplo, si yo hago una caricatura que va en contra de uno de los clientes del medio me pueden decir que no se publica porque nos podrían retirar el anuncio. Además, creo que también ahora hay una gran sensibilidad a temas religiosos que antes no existían; cuando se empezaron a hacer caricaturas contra los islamistas los periodistas y caricaturistas comenzaron a ser amenazados", comentó. 

Como parte del Primer Encuentro Internacional Cartónclub “La línea de fuego”, organizado por Cartónclub, con el apoyo de instituciones como el Museo de Memoria y Tolerancia, Instituto Goethe y EL UNIVERSAL, continúa en exhibición la muestra "El camino de la bala", conformada por 36 caricaturas de moneros de 12 países, que tienen en común una línea y que se presenta en el lobby de esta casa editorial. 

rad 

Temas Relacionados
Guardando favorito...

Comentarios