Paco Sierra: El barítono y esposo de Esperanza Iris que puso una bomba en un avión para volverse millonario

Sierra, junto a su cómplice, buscaba asesinar a siete personas con esa explosión, para así cobrar una millonaria suma por los seguros de vida. Durante la investigación del atentado, Esperanza Iris padeció dos paros cardíacos mientras defendía la inocencia de su esposo

Paco Sierra y Esperanza Iris
El barítono Paco Sierra, junto a la actriz Esperanza Iris. Foto: Archivo El Universal
Cultura 17/10/2020 13:43 Frida Juárez México Actualizada 16:00

Todo inició el 24 de septiembre de 1952 cuando un avión de Mexicana de Aviación, que se dirigía a Oaxaca, tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Santa Lucía, minutos después de haber despegado, porque hubo un explosión al interior que dañó 25 cm. del fuselaje. Diecisiete personas iban a bordo de la nave, de las cuales solo 2 norteamericanos resultaron heridos. 

La detonación se dio en el área de equipaje y causó que se desprendiera la puerta que separa a la cabina de pilotos de la tripulación. Un pasajero entonces dijo a periodistas que había escuchado que se trataba de un “acto de sabotaje”. 

Poco después, la investigación revelaría que uno de los involucrados del atentado era Paco Sierra, cantante de ópera, con fama de estar dispuesto a todo por alcanzar fama y fortuna, además de ser esposo de la actriz Esperanza Iris.

Sierra, el autor intelectual, y Emilio Arellano, autor material, habían contratado a siete personas “para un trabajo bien remunerado”, pero para ello debían dirigirse a Oaxaca. Dicho trabajo no existía, los estafadores buscaban hacer volar ese avión para cobrar los seguros de vida de sus supuestos empleados. Según se reportó entonces, Sierra se habría llevado un millón 800 mil pesos si su plan se concretaba.

paco_sierra_archivo.jpg
Paco Sierra. Foto: Archivo

Así fue cómo EL UNIVERSAL cubrió el caso de “Los Dinamiteros”, el cual llevó a Sierra a pasar décadas en Lecumberri, desde donde mandó una flor para el féretro de su esposa cuando ella falleció.

El atentado al avión, obra de un verdadero maestro en el crimen

27 de septiembre de 1952

Meses de preparación del homicidio en masa

Se inicia esta historia en el mes de julio, cuando en “El Aviso Oportuno” comenzaron a aparecer pequeños avisos solicitando personal para un trabajo disque bien remunerado, fuera de la metrópoli, tanto para hombres como mujeres. Se indicaba ver al ingeniero Noriega.

A cada una de las futuras víctimas se les hablaba de un campo turístico o de una compañía constructora o de una fundición. Los contratados, entre ellos el tío del criminal, arribaron ayer, procedentes de Oaxaca, aún ajenos al papel que jugaban. Una vez puestos al corriente de la aventura que habían corrido, confesaron su situación precaria. Fueron bajados del avión, donde esperaba una camioneta de la Procuraduría, donde poco después se les sometió a interrogatorio.

paco_sierra_emilio_arellano_3.jpg
Yolanda Hernández Castillo, de 16 años, declarando ante un Agente del Ministerio Público Federal y las señoras Carmen Castillo de Bretón y Ester Magallanes Orozco, rindiendo también su declaración. Foto: Hemeroteca El Universal
 

Aparece la hebra

Fue el propio tío del criminal, don Ramón, quien puso a los investigadores sobre la verdadera identidad de su sobrino, Emilio Arellano Schetelige.

Ayer, cuando el anciano los puso sobre la verdadera pista, rápidamente se aclararon varias cosas definitivas, entre ellas que está legalmente casado con la respetable señora Elena Villalba de Arellano, aunque desde hace tiempo no vive con ella. Y, para mayor asombro, la señora, al tener que buscarse la vida, trabajaba ni más ni menos que en la mismísima Procuraduría General de la República.

tio_emilio_arellano.jpg
Ramón Martínez Arellano, tío del mismo criminal. Foto: Hemeroteca El Universal

Una mujer de teatro

Lo cierto es, por lo descubierto hasta anoche, que Emilio Arellano Schetelige  tiene como amante a una mujer llamada Sara Rodríguez Tenorio, que se hace pasar como gerente de teatro, aunque hay pocos datos acerca de ella en ese ambiente, donde se tiene la certidumbre que se encubre con otro nombre o con algún apodo. Ambos frecuentaban al matrimonio Paco Sierra-Esperanza Iris.

Se asegura que Paco Sierra le hizo préstamos desinteresados en más de alguna ocasión completamente ajeno a los planes que ya gestaba su “protegido”.

paco_sierra_emilio_arellano_atentado.jpg
Fragmentos de la bomba de tiempo que estalló en el interior del avión. Foto: Hemeroteca El Universal

El siniestro plan

Con morbosa delicadeza, Arellano contrató espléndidamente a cada una de sus futura víctimas, so pretexto de que deseaba llevar las cosas “en orden” con el mayor respeto para las leyes del trabajo, pidió a cada sentenciado su acta de nacimiento, cosa necesarísima (sic.), según él, para llenar los requisitos del Seguro Social.

Docenas de personas se libraron de caer en la red por falta de ese documento.

El objeto, evidente, era disponer de la documentación necesaria para hacer valer sus derechos cerca de la empresa aseguradora.

paco_sierra_emilio_arellano_atentado_3.jpg
Una de las pulseras obsequiadas. Foto: Hemeroteca El Universal

Por si esto fuera poco, y ya fijado el día de la salida, dotó a cada uno de los siete “elegidos” de pulseras de plata, con sus iniciales, hebillas para los cinturones y a cada una de las mujeres les obsequió una medallita religiosa, también grabada. Su propósito consistía en que la identificación de las víctimas no dejara lugar a dudas. Las actas harían el resto.

También lee: Hace 25 años, cuando Mario Molina ganó el Nobel, también se pedía más presupuesto para la ciencia mexicana

Anoche mismo, altos mandos de la Compañía Mexicana de Aviación ofrecían diez mil pesos a quien entregue a Emilio Arellano Schetelige.

paco_sierra_emilio_arellano_atentado_2.jpg
Foto: Hemeroteca El Universal
 

El artista Paco Sierra tenía en su poder las pólizas de seguro

28 de septiembre de 1952

Cincuenta mil pesos se ofrece por el asesino Emilio Arellano, vivo o muerto. 
Fue aprehendida Sara Rodriguez Tenorio, su principal cómplice

Nota de Enrique Montiel Pérez

La Procuraduría General de Justicia tiene ya en su poder a la principal cómplice de Emilio Arellano, Sara Rodríguez Tenorio, a su nombre figuran tres seguros por valor de trescientos mil cada uno. 

En este momento se ofrece al captor del peligrosísimo delincuente cincuenta mil pesos.

paco_sierra_2.jpg
La herramienta que entregó Arellano y que dice utilizó para fabricar un aparato registrador de temblores. Foto: Hemeroteca El Universal

Según el informe rendido ayer por los peritos químicos, si la bomba no causó la terrible catástrofe que se proponía, se debió a que las substancias empleadas no reaccionaron convenientemente.

Las pólizas en poder de la Procuraduría

El licenciado Manuel Rosales Miranda, director de Averiguaciones Previas, informó a EL UNIVERSAL que ya se encuentran en su poder las siete pólizas de seguros obtenidas en favor de los contratados, mismas que ayer le fueron entregadas por el cantante Paco Sierra, esposo de Esperanza Iris.

paco_sierra_3.jpg
Paco Sierra, al entregar las pólizas. Foto: Hemeroteca El Universal

El propio funcionario nos manifestó que el señor Sierra se presentó a hora temprana de ayer, para hacer entrega de un sobre que el propio criminal le entregó encerrado al siguiente día del fallido atentado, como garantía de un préstamo de quinientos pesos que le solicitó y que dijo necesitaba con urgencia,

Paco Sierra declaró que conoció a dicho individuo desde el año de 1950. Después lo invitó a formar parte de una sociedad, en el cual él invirtió como 75 mil pesos. Debido a la serie de pilladas que le cometió dicho individuo, determinó cortar definitivamente sus relaciones de carácter comercial.

Mentís del Procurador

29 de septiembre de 1952

El licenciado González de la Vega, Procurador General de la República desmintió categóricamente que se haya puesto precio a la cabeza del odioso criminal Emilio Arellano Scheteligue.

Se entregó ayer a Emilio Arellano y fue aprehendido Paco Sierra

30 de octubre de 1952

Abrumadoras pruebas de la responsabilidad de ambos

Sobrio informe del Procurador González de la Vega, dando cuenta de la detención de los dos principales protagonistas del criminal atentado, de cuyas respectivas declaraciones se desprende la plena corroboración del delito, en tanto que ellos mutuamente se dicen engañados, inculpándose entre sí.

paco_sierra_emilio_arellano_atentado_5.jpg
Foto: Hemeroteca El Universal

“Emilio Arellano Schtelige (sic.) se entregó personalmente. El llamado Paco Sierra fue aprehendido por Agentes de la Policía Judicial Federal.
 

Organización del macabro negocio, y otros nombres

Desde ayer se encuentran detenidas por la Policía Judicial Federal las hermanas Concepción y Rosa María Mnazano, beneficiarias de las pólizas que fueron aseguradas por Emilio Arellano. En los mismos separos sigue detenida Sara Gutiérrez Tenorio, cuyo nombre figura en tres pólizas. Por lo que resta al otro beneficiario, el tenor Hermenegildo Gil Mondragón, no ha sido posible que se le localice.

Durante las primeras declaraciones que se han tomado a estas personas, manifestaron que ignoraban que eran beneficiarios, pero todos ellos eran amigos de la señora Esperanza Iris y lógicamente de Paco Sierra.

paco_sierra_emilio_arellano_atentado_4.jpg
Foto: Hemeroteca El Universal

Cómo se pudo desenredar la madeja

Persona íntimamente ligada con Paco Sierra nos afirmó: “Paco está quebrado, se ha gastado todo el dinero de Esperanza Iris… ha entrado en infinidad de negocios en los que ha perdido hasta la camisa. Ahora necesita recuperarlo cuanto antes”.

paco_sierra_esperanza_iris_archivo_el_universal_2.jpg
Paco Sierra y Esperanza Iris. Foto: Archivo El Universal
 

En la casa de Paco

LLegamos al Teatro Esperanza Iris para hacer una entrevista a los esposos Sierra-Iris.

— Usted conoce a Sarita Gutiérrez Tenorio —Esperanza Iris interviene: No solamente la conocemos, es casi de nuestra familia. Pobrecita, está sufriendo tanto por causa de ese majadero.

— ¿Los detenidos conocieron a Arellano Schetelige? 

— Ninguno de ellos lo conoce, contestó Paco.

—Es que en la Procuraduría se afirmó que usted, señor Sierra, había declarado que Sarita y Emilio eran grandes amigos.

sara_gutierrez_tenorio.jpg
Sara Gutiérrez Tenorio. Foto: Hemeroteca El Universal

También lee: “En unos minutos aquello era un infierno”: Así relató un reportero de EL UNIVERSAL el 2 de octubre de 1968

— ¿Tú dijiste eso, Paquito? ¿Cómo es posible que lo hayas declarado si no es verdad? Debemos ir a la Procuraduría y declarar de inmediato.

— Entonces Paco Sierra, volviéndose hacia Esperanza Iris le dice “No reinita, yo nunca he dicho eso, pero tú sabes cómo es la policía, mete mentira para sacar verdad…”

Eso nos hace convencer de que Esperanza Iris estaba muy ajena a lo que estaba pasando a su alrededor.

Cateo

Ayer por la mañana, agentes de la Policía Judicial Federal realizaron un cateo en todo el Teatro Esperanza Iris. Iban convencidos de la culpabilidad de Paco Sierra, contra quien se han acumulado numerosas pruebas de su responsabilidad. No encontraron a Arellano, pero sí a Paco Sierra, a quien llevaron a la Procuraduría donde quedó detenido.

Hemos podido saber que al encontrarse cara a cara, Arellano y Sierra, los dos han comenzado a arrojarse mutuamente la responsabilidad.

Paco Sierra, autor intelectual; Emilio Arellano, autor material

1 de octubre de 1952

paco_sierra_emilio_arellano.jpg
Paco Sierra y Emilio Arellano. Foto: Hemeroteca El Universal

Paco Sierra, el cantante esposo de Esperanza Iris, admitió que fue él quien compró el despertador con el cual se fabricó la máquina que estuvo a punto de terminar la vida de veinte personas. Admite también haber llevado dicho reloj a la relojería ubicada en Isabel la Católica, para que fuera ajustado con precisión; de igual manera admite haber acompañado a Emilio Arellano a la joyería “La Reina de Oro”, en la esquina de 5 de Mayo y Bolívar, para comprar “los regalos” que se entregaron a los contratados con las iniciales de sus nombres.

El tenor Paco Sierra, al ampliar su declaración deseó que se precisen los hechos en los que no tuvo intervención que se le atribuye y por ello se considera inocente.

“Ahora que sé para qué sirvieron los regalos, me doy cuenta que fueron unos que Arellano compró y me pidió le ayudara a recoger en una platería situada exactamente de paso a mi casa”.

paco_sierra.jpg
El relojero Ignacio García Cano le vendió el reloj a Sierra con el cual se fabricó la bomba. Foto: Hemeroteca El Universal

“Para concluir, quiero hacer el siguiente considerando: Si yo me encontrara culpable en lo más mínimo no hubiera entregado voluntariamente la documentación que él les recogió y las pólizas que el mismo Arellano sacó y les hizo firmar a sus presuntas víctimas”.

Entrevista con Paco Sierra

Paco Sierra admite como única culpabilidad haber tomado sin consentimiento de los interesados sus nombres para un fin completamente ajeno al de las pólizas.

Confiesa en cambio que sintió pavor al enterarse de la grandísima responsabilidad que Arellano le arrojaba encima, al entregarle un sobre envuelto con los documentos y pólizas.

También lee: Así fueron los últimos días de vida de Gustavo Díaz Ordaz

Otra de sus faltas, nos dijo, es haberle dado dinero a un hombre que antes le había hecho numerosas pilladas; que también cometió el error de haberle comprado unos “regalos” que estaban destinados a la identificación de las víctimas.

“A pesar de todo me alegro —nos dice— porque es tan absurda la acusación, que cae por su propio peso”. 

Entrevista con Arellano

emilio_arellano.jpg
Arellano, sonriente y cínico nos dice que no es responsable del atentado. Foto: Hemerotec El Universal

Emilio Arellano Schetelige señaló ayer categóricamente a Paco Sierra como el autor intelectual del atentado, dando a entender que él sólo fue el instrumento del esposo de Esperanza Iris.

Consignación

Hoy ingresarán a la Penitenciaría del Distrito Federal, el cantante Paco Sierra, Emilio Arellano Schetelige, María Concepción Manzano y Sara Gutiérrez Tenorio, presuntos responsables e implicados en el atentado contra el avión de la Compañía Mexicana de Aviación.

El propio Director de Averiguaciones Previas de la Procuraduría, dictó las órdenes correspondientes para el traslado al palacio negro de Lecumberri de todos los presuntos responables.

La Procuraduría General de la República, solicita al mismo tiempo le dicte la orden de aprehensión del tenor Hermenegildo Gil Mondragón, que aún se encuentra prófugo.

esperanza_iris_archivo_el_universal.jpg
Esperanza Iris. Foto: Archivo El Universal

Esperanza Iris, grave

La famosa actriz todavía cree en la inocencia de Paco Sierra, quien tiraba la fortuna de ella

A la señora Iris le han sobrevenido dos ataques cardíacos que la pusieron al borde de la tumba, al grado de que durante la noche de antier hubo necesidad de que un médico permaneciera a su lado.

El domingo pasado por la tarde sufrió el primer síncope cardíaco. Llamaron al médico y éste aplicó un tratamiento y recomendó tranquilidad. El lunes a primera hora Paco Sierra fue detenido y esto volvió a agravar la situación de la mimada artista. Por la noche, Iris sufría su segundo ataque, esta vez más serio.

Paco Sierra, ayer confesaba que Sarita Gutiérrez Tenorio, Concha Manzano y Hermengildo Gil Mondragón no sabían una sola palabra y que fueron escogidas por él por ser personas ingenuas y fáciles de convencer.

También lee: La caída del Ángel de la Independencia y otras historias del terremoto de 1957

Paco Sierra, ambicioso al dinero, era fácil de estafar y tenía hábito al juego. El dinero de Esperanza Iris menguaba día a día. Primero fue hipotecado el Teatro. El gobierno pagó para que no lo perdiera.

teatro_esperanza_iris_jorge_soto_archivo.jpg
Teatro Esperanza Iris. Foto: Jorge Soto, archivo

Durante una breve entrevista que tuvimos con Esperanza Iris, nos dice: “En medio de mi intenso dolor tengo una satisfacción profunda, imborrable: todo México está conmigo porque sabe que mi Paquito es inocente”.

“No solamente yo creo en la inocencia de Paco, sino todo México. Es que no es posible que mi Paquito pudiera concebir tanta maldad en su cerebro… Dígamelo a mí que lo conozco de sobra”.

Sierra y Arellano en la Penitenciaría

2 de octubre de 1952

La Procuraduría envió ayer poco después de medio día a la Penitenciaría del Distrito Federal a los que hasta este momento aparecen como los únicos responsables del gravísimo atentado dinamitero.

El licenciado Clotario Margalli, juez segundo de distrito del ramo penal de esta Capital, recibió ayer la consignación del barítono Paco Sierra y del dinamitero Emilio Arellano Schetelige, por los delitos acumulados de intento de homicidio, lesiones, daño en propiedad ajena, uso de armas prohibidas, ataques a vías de comunicación.

Chantaje por unos amoríos

Se nos informó que efectivamente el cantante Paco Sierra, esposo de la actriz Esperanza Iris, sostuvo relaciones ilícitas con la antigua ama de llaves de su esposa, Concepción Manzano Morán, con la cual tiene un hijito de escasos dos años de edad.

Se nos dijo también que es muy posible que el asesino Arellano Schetelige haya logrado descubrir el amasiato de Sierra y que bajo la amenaza de denunciar a doña Esperanza Iris, lo haya estado chantajeando desde hace algún tiempo y obligándolo a entrar en el “negocio” del atentado del avión.

paco_sierra_emilio_arellano_2.jpg
Sin abandonar su actitud pulcra y un tanto teatral, Paco Sierra se deja tomar las huellas digitales al entrar en la Penitenciaria; abajo vemos al otro dinamitero del avión: Emilio Arellano, pasando con ademán muy distinto por la misma prueba dactilar. Foto: Hemeroteca El Universal

Formal prisión de los presuntos dinamiteros

3 de octubre de 1952

Paco Sierra, que acababa de recibir una manifestación de afectos de sus compañeros de teatro con motivo de su onomástico, lloró al ser notificado. Arellano dobló el papel y se lo metió en el bolsillo

El Juez Segundo de Distrito del Ramo Penal de esta Capital, ayer pronunció resolución judicial decretando la formal prisión de Francisco Sierra Cordero y Emilio Arellano Schetelige.

Paco Sierra oyó la resolución derramando lágrimas y exclamando a la hora de firmar la notificación: “¡Esto es una infamia!”.

También lee: En 1982, parte de la historia se borró con el incendio de la Cineteca Nacional

Emilio Arellano, más sereno que su compañero, se concretó a firmar la notificación, a recibir su boleta y doblarla para depositarla con mano nerviosa en la bolsa de su chamarra.

Pero antes de esta escena, en el interior de la sala de audiencias del Juzgado una veintena de artistas entre las que descolló María Conesa, la “Gatita Blanca”, dieron a Paco Sierra, que ayer fue día de su santo, unas alegres mañanitas en voz baja que rompieron con la austeridad del tribunal. Entre los artistas se encontraban Juan y Braulio Junco, Manuel Mendoza, Pepe Mora, Felipe Montoya y otros más.

Las sonrisas de agradecimiento se tornaron en lágrimas cuando se oyó que Sierra quedaba formalmente preso.

fjb
 

Temas Relacionados
Paco Sierra Esperanza Iris

Comentarios