Se encuentra usted aquí

El solitario de Montevideo

Complejo momento de la política internacional mexicana en Montevideo, comparable a cuando México votó en 1962 contra la expulsión de Cuba de la OEA
17/02/2019
02:05
-A +A

Con las maneras más finas diseñadas por la diplomacia, el ujier se acercó a Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, para transmitirle un mensaje que era una bofetada.

“Señor canciller, la alta representante (de la Unión Europea, Federica) Mogherini
le sugiere que, dado que México se abstendrá de firmar la Declaración, lo más prudente sería que su excelencia abandonara esta reunión…”.

 Ebrard Casaubón realizó un gesto que la atención general en ese encuentro dotó de dramatismo: abandonó su silla, como dispuesto a retirarse; simuló consultar con sus acompañantes …y regresó a su lugar en ese tenso encuentro del Grupo de Contacto Internacional (GCI) sobre Venezuela que, bajo la férrea conducción de la señora Mogherini, buscó construir el pasado día 7 en Montevideo, Uruguay, el respaldo global para elevar una amenaza armada contra el desastroso gobierno de Nicolás Maduro.

 Durante su intervención, Ebrard se había deslindado del gobierno chavista, pero echó mano del texto constitucional mexicano para exponer que no podría firmar ningún ultimátum para la realización de elecciones presidenciales en Venezuela.

 Consultas efectuadas por este espacio con diplomáticos y periodistas de varios países revelan el complejo momento vivido por la política internacional mexicana en el foro de Montevideo, acaso solo comparable con lo ocurrido 57 años antes en el balneario uruguayo de Punta del Este, en enero de 1962, cuando México, por conducto del canciller Manuel Tello, votó contra la expulsión de Cuba de la OEA.

 Como aquél, este nuevo episodio está teñido de la pugna entre potencias mundiales. “Venezuela no debe convertirse en un escenario más de la pequeña guerra fría que Estados Unidos y Rusia vienen librando (…). El retorno de la democracia a Venezuela exige que los pirómanos se hagan a un lado”, escribió este viernes en The New York Times el expresidente español Felipe González.

 Un compatriota de González, el ministro de Exteriores de su país, Josep Borrell, acudió a la citada reunión del GCI. Y en cierto momento dirigió a Ebrard una pregunta que encerraba otro agravio:

“Sé que se oponen a la Declaración, pero sólo son ustedes, ¿no?”, dijo en alusión a México, Bolivia y los países caribeños, que han intentado una posición neutral. El funcionario mexicano aclaró que ese bloque representa 17 de los 35 votos en la OEA.

Más tarde se le recordaría a Borrell que México es el país hispanohablante más grande del mundo, casi tres veces más que España, y que la crisis venezolana ha expulsado ya sobre la región a tres millones de personas, lo que se agravará si hay un estallido violento generalizado en esa nación empobrecida por el régimen fallido de Maduro. 

Fuentes diplomáticas de México y Bolivia confirmaron que fue el canciller de este último país, Diego Pary Rodríguez, indígena quechua, quien logró introducir en la llamada Declaración final del GCI un párrafo en favor de una “resolución pacífica, política, democrática y propiamente venezolana de la crisis”. Pero una vez logrado ello, expuso que no firmaría pues se sumaría a la postura de México.

En las semanas anteriores, Ebrard y su homólogo uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, habían diseñado una propuesta denominada “Mecanismo de Montevideo”, que proponía cuatro etapas para el diálogo y la transición en Venezuela. Pero esa idea empezó a cuartearse días antes de que Ebrard viajara al país sudamericano.

“Alguien apretó al gobierno de Tabaré (Vázquez, presidente uruguayo), y se bajó de ese barco”, dijo un periodista sudamericano a este espacio. En la víspera de la reunión del GCI, Ebrard se reunió con Vázquez y Nin Novoa, en la misma Torre Ejecutiva, sede de la Presidencia, en donde se realizaría el encuentro del GCI. Confirmó lo evidente: se habían acobardado.

Desde la noche de ese miércoles 6, circuló la Declaración entre los cancilleres y funcionarios comandados por Federica Moghereni, alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Políticas de Seguridad, una italiana de 46 años con fama de implacable. El mensaje fue que no se debía mover una coma al documento.

Tras el desencuentro provocado por la abstención de México y Bolivia, los representantes europeos, a los que se sumó Uruguay, firmaron la Declaración y ofrecieron una conferencia de prensa para darla a conocer. 

Ebrard acordó con el uruguayo Nin Novoa sostener una rueda de prensa posteriormente. Este lo aceptó, pero luego escurrió el bulto. El canciller mexicano fue interceptado por los periodistas, y comenzaba a informarlos de la postura nacional cuando el micrófono que utilizaba fue súbitamente desconectado. Aun así, siguió exponiendo sus comentarios.  

El balance futuro de los acontecimientos revelará si la política mexicana sobre Venezuela fue o no un acierto. Pero lo ocurrido en Montevideo debe ser registrado como una página de dignidad.

[email protected]

Es egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Diplomado por la Northwestern University en Administración de Empresas Periodísticas.

Comentarios

MÁS EN OPINIÓN