Se encuentra usted aquí

AMLO regresa a Sedena con noticias

AMLO regresa a Sedena con noticias
21/10/2018
02:04
-A +A

Si no hay cambios de última hora, Andrés Manuel López Obrador se reunirá nuevamente en privado la mañana de este lunes con el secretario de la Defensa Nacional, el general Salvador Cienfuegos. Todo indica que el presidente electo llevará noticias sobre el próximo titular de esa dependencia clave.

Según se ha confiado a este espacio, es probable que la revelación del nombre de su sucesor por parte del político tabasqueño no sea del agrado de Cienfuegos, lo que se sumará a una serie de motivos de rispidez que ambos han acumulado en las recientes semanas. Incluso, en días pasados se daba por hecho que el anuncio formal sobre el nuevo titular de la Defensa sería pospuesto hasta el 20 de noviembre, una fecha que reviste no solo el simbolismo de la Revolución de 1910. Es también cuando el Ejército otorga ascensos a la oficialidad.

El de mañana se tratará del segundo encuentro entre ambos desde que el pasado 22 de agosto el político tabasqueño visitó al general secretario Cienfuegos en sus oficinas, acompañado solamente por Alfonso Durazo, nominado para ser secretario de Seguridad Pública federal. La presencia de Durazo mismo está confirmada para esta nueva reunión, pero los detalles finales estaban siendo afinados la noche de este sábado.

Tras aquella junta inicial, López Obrador declaró haber solicitado a Cienfuegos una relación de los generales con mayores acreditaciones, para entrevistar a varios de ellos y tomar la decisión que, dijo, daría a conocer a finales de este octubre.

El referido escalafón fue entregado por la Defensa a mediados de septiembre. Sin embargo, no hay noticia de que el presidente electo haya sostenido ningún encuentro de tal naturaleza, pero podría haber delegado ello en alguno de sus colaboradores.

Asignar a un integrante del equipo tales entrevistas no es algo fuera de lo común. Tras ser electo presidente en 2012, Enrique Peña Nieto confió esa tarea a un personaje de sus mayores confianzas, Jesús Murillo Karam, quien luego sería el primer procurador general.

Reportes obtenidos indican que en el listado entregado por parte de la oficina del general Cienfuegos figuran los generales Eduardo Emilio Zárate, actual oficial mayor; Roble Arturo Granados Gallardo, subsecretario; Pedro Felipe Gurrola Ramírez, inspector y contralor general, y el jefe del Estado Mayor, Alejandro Saavedra Hernández.

López Obrador realizó el mismo procedimiento con el secretario de la Marina, Vidal Soberón. Hay versiones sólidas de que en este caso la decisión recaerá en favor del actual oficial mayor de la institución, el almirante José Luis Vergara Ibarra.

Por lo que se refiere a la Defensa, fuentes de primer nivel indicaron que el aspirante más cercano al secretario Cienfuegos es el general Roble Arturo Granados Gallardo, quien encabezó el desfile del 15 de septiembre, lo que hizo que se invocara la falsa tradición de que quien tiene esa función coloca un pie en la titularidad de la Defensa. Lo confiado a este espacio establece que en esta oportunidad ello tampoco ocurrirá. También será descartado el general Pedro Felipe Gurrola, a cuyos colaboradores se les atribuye haber filtrado profusamente hace días la “carta” de un supuesto militar dirigida a López Obrador.

El general Cienfuegos colocó también bajo los reflectores al general Saavedra Hernández al designarlo enlace de la Defensa con el equipo de López Obrador, donde se ha valorado positivamente su desempeño. Pero la palabra Ayotzinapa en el expediente de este militar parece igualmente descartarlo. Ello dejaría como aparente finalista al general Zárate, lo que lo ha colocado en semanas pasadas en un debate al centro de las Fuerzas Armadas.

Con todo, puede equivocarse el que dé las cosas por consumadas.

APUNTES: En varias áreas del equipo de transición de Andrés Manuel López Obrador se han prendido luces rojas ante un extraño asunto ligado a una licitación de fin de sexenio, por más de 23 mil millones de pesos, para comprar medicamentos, lanzada por el Instituto Mexicano del Seguro Social, cuyo director saliente es Tuffic Miguel Ortega. La extrañeza radica en que, en paralelo, un fabricante mexicano de medicinas genéricas emprendió forzadas gestiones presumiblemente para disputar el contrato respectivo, bajo el cabildeo de un ex funcionario del propio Instituto. Se trata de Patricio Caso, una figura cercana a Mikel Arriola, ex director de la dependencia. Caso fue, entre otros puestos, director de Administración en el IMSS (justo el área que controla procesos de adquisición) y podría estar violando disposiciones legales contra conflictos de interés por llevar de la mano a farmacéuticas como la compañía Landsteiner, que según información confiable estaría buscando un aval “exprés” para sus productos por parte de Cofepris —donde Caso también laboró al lado de Arriola— sin que se verifique si los mismos violan o no patentes internacionales.

[email protected]

Es egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Diplomado por la Northwestern University en Administración de Empresas Periodísticas.